Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     
FAMILIA - FAMILIA - FAMILIAR - FAMILIAS

3 consejos para educar hijos santos en un mundo hostil

 
 
   
 
 
 

Educar hijos santos en este mundo hostil puede ser desalentador para cualquier padre, pero la gracia de Dios te asiste en esta misión

 

Educar hijos santos debe ser la misión de todo cristiano, educar hijos con valores que vayan contracorriente en este mundo hostil y sean testimonio del amor de Dios adondequiera que vayan.

Antes que Dios bendijese mi matrimonio con hijos, yo estaba consciente de la guerra cultural moderna y el relativismo moral, la indiferencia ante la injusticia y el aumento de principios agnósticos y ateos en la educación y la política.

Crecí entre los años 1980 y 1990, la época del "sexo seguro", distribución de preservativos, promoción generalizada de "educación sexual" en las escuelas, y una evidente y total relajación de las costumbres sexuales tradicionales.

Atribuyo en gran medida haber acogido como propio el catolicismo durante mi adolescencia al hecho de que mis padres adoptaron un enfoque natural y moderado para luchar contra las guerras culturales de mi infancia.

En lugar de apartarnos de la cultura pop, identificaron los programas de televisión, grupos musicales y tendencias en la ropa de nuestros días sin hacer mucho alboroto. Por otro lado, ellos no permitieron que mi hermano y yo siguiéramos caprichosamente ideologías seculares, especialmente si iban en directa contradicción con nuestra fe católica.

Mis padres solían hablar con nosotros sobre temas candentes como debates durante las comidas o los trayectos en el automóvil, esto ayudó a formar nuestras florecientes conciencias para que estuviésemos más sólidamente arraigados en la comprensión de nuestras creencias religiosas.

En vez de cosas que "tienes y no tienes" que hacer, mis padres explicaron por qué teníamos esas creencias, lo que siempre llevaba a mi joven mente a hacerse más y más preguntas. Si mis padres no tenían las respuestas, le preguntaban a su vez a nuestro párroco o nos sugerían hablar directamente con él.

Ahora, soy madre de dos niñas que están creciendo en tiempos sin precedentes: exposición al fenómeno abortista de Planned Parenthood, legalización federal del matrimonio homosexual, anticoncepción y abortos financiados por el gobierno, eutanasia alabada y pública con el nombre de "muerte digna", y así sucesivamente.

Muchos de los programas de televisión y la música popular para niños en edad preescolar, honestamente me horrorizan, pero no quiero caer en la trampa de la negación y tomar el camino de la pereza, al permitir a nuestras niñas simplemente ver y escuchar lo que todos hacen, pero tampoco quiero aislarlas socialmente de sus compañeros restringiéndoles todo.

Consejos para educar hijos Santos.

¿Cuál es la solución para criar niños espiritualmente saludables desde la más temprana infancia y que vayan encontra de esas nuevas corrientes del mundo que nos alejan de Dios?

A continuación les presento algunas ideas que me han ayudado en el camino.

1. Mirar previamente las películas, programas de televisión, libros y música antes de exponer a tus hijos a ellos.

Esto puede parecer obvio, pero realmente requiere un esfuerzo consciente y cuidadoso de mi parte para sentarme y obligarme dolorosamente a soportar episodios de Dora la Exploradora.

Aunque usted no lo crea, hay un montón de basura ahí, así que lo que pudiese parecer inocente en inicio, podría contener una serie de mensajes espirituales desastrosos para nuestros hijos.

Por ejemplo, mi hija Mayor, Felicity, quería ver un episodio de My Little Pony. Como yo crecí viéndolo, me relajé y asumí que las historias imitarían lo que yo recordaba de mi infancia (esto fue imprudente de mi parte). Así que ella y yo vimos juntas un breve episodio y yo quedé horrorizada pues abundaba el culto a la magia y la superstición.

Ni siquiera era un cuento de hadas almidonado o con cierto simbolismo cristiano. Era explícitamente acerca de ocultismo, el cual reconocí (afortunadamente) por mi experiencia en el estudio de los efectos nocivos del ocultismo y la Nueva Era.

Después de ese episodio cambiamos calmadamente a un programa que ya había revisado y aprobado anteriormente: Veggie Tales

La conclusión es esta:

conocer lo que atrae a los niños

de hoy y, a continuación, con prudencia, discernir con tu propio filtro espiritual lo que es apropiado y lo que no. Si no estás seguro, puedes preguntarle a un sacerdote o consultar una fuente católica confiable para obtener más información.

2. Limitar, pero no eliminar, la exposición de tus hijos al mundo real.

Es difícil, pero no meto a mis hijos en una cápsula para protegerlos de lo que está pasando en el mundo. Incluso, si les impidiera ver espectáculos inapropiados, películas, libros, etc. inevitablemente se encontrarán con algo contrario a nuestras creencias católicas cuando estén fuera de nuestro hogar.

Estoy indignada por las vallas que podemos ver cuando viajamos por carretera, pero no me asusto. Si mis niñas (sobre todo Felicity) me preguntan acerca de una mujer con poca ropa en una de estas vallas, hablamos en privado acerca de la modestia y por qué es importante respetar nuestros cuerpos.

Me impresioné un día cuando la lleve a un centro comercial local y se dio cuenta de una joven que llevaba el vientre descubierto y unos pantalones realmente muy cortos. Felicity se inclinó y susurró: "Mami, esa chica no está vestida con modestia".

Gratamente sorprendida, le respondí "tienes razón ¿y por qué ocurre eso? Y partiendo de allí, hablamos de la importancia de cubrir nuestros vientres y piernas, porque nuestro cuerpo es privado y sagrado.

Además del tema de la modestia, mis hijas están conscientes de las noticias locales y del mundo. Mi esposo y yo discutimos abiertamente temas de actualidad cuando cenamos en familia, y Felicity entiende rápidamente las señales de nuestro lenguaje corporal y nuestros tonos de voz. Ella a menudo nos hace preguntas, las cuales nos facilitan tener un diálogo abierto y honesto acerca de lo que creemos y por qué.

El punto central de esto es que los niños son mucho más receptivos a la enseñanza moral de lo podemos pensar, sobre todo si empezamos formándolos espiritualmente cuando son pequeños.

Para los niños pequeños es muy natural simplemente creer que Dios existe, al igual que los ángeles, la Virgen y los Santos.

Mi percepción es que debemos aprovechar su deseo natural por conocer las cosas eternas cuando son todavía pequeños y no están contaminados por la influencia del mundo. Es mucho más fácil construir una sólida base católica en sus vidas si comenzamos temprano.

3. Sean un modelo de santos reales que puedan imitar.

Una de las herramientas de enseñanza más poderosas y evidentes que tenemos los padres es vivir aquello que creemos. Aunque esto se encuentra bien fundamentado por investigaciones psicológicas, es claro para cualquiera de nosotros que aprendemos más fácilmente del ejemplo.

Tenemos que ser conscientes de cómo estamos viviendo porque nuestros hijos son espejos que nos reflejan a nosotros mismos, tanto en lo bueno como en lo malo.

Contrario a lo que podamos pensar, los niños tienden a adoptar los actitudes y estilos de vida de sus padres por sobre los modelos culturales o tendencias de sus compañeros.

Si quiero que mis hijos sean sanos emocional, física y espiritualmente, entonces tienen que verme cuidarme en esos aspectos.

A veces esto implica una dosis considerable de humildad de mi parte, sobre todo cuando cometo un error y tengo que pedirles disculpas a las niñas por gritarles o perder la paciencia. Pero ellas siempre perdonan fácilmente y usualmente me abrazan con fuerza y me regalan una enorme sonrisa.

La vida de todos nosotros es agitada y está llena de muchas ocupaciones, pero realmente creo que tenemos que dejar que nuestros niños sean testigos de nuestras limitaciones.

A veces esto significa que tengo que decirles a las niñas que estén tranquilas para que pueda tomar una siesta, mientras que otras les explico que estoy abrumada y necesito un descanso. Luego, esto puede generar una conversación sobre nuestra debilidad humana y la necesidad y dependencia que tenemos de Dios para continuar.

Educar hijos santos en este mundo hostil loca de aversión a la religión puede ser desalentador para cualquier padre. Lo sé, porque yo también estoy en las trincheras de la crianza de los niños en la primera infancia. Pero tengo que creer en dos cosas cuando todo lo demás falla y me pregunto si logré hacer algo bien como madre: Una es que los padres reciben una gracia especial de Dios para criar a sus hijos y la otra es que la gracia de Dios compensa mis faltas como padre.

Todo lo que necesitamos es pedir a Dios la sabiduría para guiar a nuestros hijos a la santidad y agradecerle por llenar los vacíos que hemos ido dejando.

Más sobre ser santos

 

 
 
Adaptación por Andrea Pérez. Artículo publicado en: Catholic Exchange, autor: Jeannie Ewing

pildorasdefe andrea perez de quero firmaAndrea Pérez, Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
  Facebook      Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
manos abiertas para recibir tener un director espiritual recibir consejos
 
figura demonio oscura demonio engana a ninos y jovenes
 
papa francisco levanta su pulgar ok frases del papa francisco ser verdadero cristiano
 
hombre y mujer mirandose consejos para ser una mejor esposa
 
mujer feliz acostada grama con hija sonrie parque
 
 
novena a la virgen de la medalla milagrosa dia
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sentado silla papal denuncia creciente violencia contra pueblo judio
 
- Lo más leído -
 

El Alma de Cristo: La oración que todo católico debe rezar

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Una poderosa oración de sanación interior para el corazón

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

¿Comulgar sin confesarse? Ten mucho cuidado.

9 consejos para ir a Misa con tus hijos y enseñarles su valor