Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Familia

Enseñar a los hijos a pedir perdón y también hay que enseñarlos a perdonar. Los hijos sabrán perdonar a través del ejemplo de sus Padres

Enseñar a los hijos a perdonar y a pedir perdón puede ser un proceso lento, pero genera frutos con el tiempo y conducirá a los hijos por los mejores caminos para lograr su felicidad y su propia estabilidad emocional.

¿Qué es el perdón?

"Yo te perdono". Estas puede ser quizás tres de las palabras más duras que se le puede ofrecer a una persona. El perdón es extremadamente difícil, pero puede ser el mayor regalo si estás dispuesto a ofrecerlo a los demás.

El perdón es una decisión en la que te liberas de una carga muy pesada. Has experimentado un dolor y una herida que parece no sanar. Quieres descargar tu dolor, pero no tienes donde ponerlo, así que continúas llevando la carga hasta que DECIDES hacerlo.

El perdón requiere un inmenso valor. Necesitas hacerte vulnerable cuando todo lo que quieres hacer es protegerte. Temes ser herido una vez más. y luchas contra ese pensamiento de que perderás el control cuando pongas tu supuesta "debilidad" en evidencia.

Ganar la batalla del perdón.

Don Leonardo Bravo amaba mucho a su patria; por eso, cuando se inició la lucha por la independencia, él, su hermano Miguel y su hijo Nicolás, se enrolaron como soldados, dispuestos a dar su vida.

A don Leonardo lo tomaron prisionero y lo trajeron a México donde fue fusilado el 13 de septiembre de 1812.

Mientras tanto, su hijo, don Nicolás, venció a los españoles en la batalla del Palmar y les tomó 300 prisioneros. Ése mismo día recibió la noticia del fusilamiento de su padre.

Lleno de dolor, su primera reacción fue ordenar que fusilaran a todos sus prisioneros al amanecer del día siguiente. Humanamente hablando era lo lógico, pero esa noche don Nicolás ganó otra batalla, la más importante de su vida, la batalla contra su deseo de venganza, y perdonó la vida a los 300 prisioneros, además de ordenar su liberación.

Perdón y clemencia

El perdón es no tomar en cuenta la culpa. Clemencia es perdonar también la pena, y todo esto por benevolencia, es decir, por el amor de aquel que perdona.

Cuando alguien me ofende tiene culpa y merece una pena. Si la culpa es grave, la pena la aplica la autoridad designada para ejercer justicia. Si la culpa es leve, la pena suele ser que yo ya no le hable a esa persona, que la borre de la lista de mis amigos y que jamás vuelva a beneficiarla. Pero si procedo a hacerle el mal, entonces hablamos de venganza que suele ser más injusta que la ofensa original.

Lo contrario al amor es el odio y es este sentimiento el que nos lleva a guardar rencores interminables y a planear venganzas que nos hacen más indignos que el que nos ofendió.

El odio nace de un exagerado amor a nosotros mismos, es decir, de nuestro egoísmo. Se dice que sufre más el que odia que el odiado y es muy cierto.

¿Por qué perdonar?

El perdón nace de la bondad natural de la persona o del amor natural que se tiene al que cometió la culpa. Los padres perdonan con mucha facilidad las faltas de los hijos porque los quieren.

Cuando se perdona una gran culpa, entonces se habla de que el que perdona tiene magnanimidad. Si además se perdona el castigo merecido por la culpa, entonces es clemente. Los cristianos perdonamos, además, por nuestros principios evangélicos.

En la solapa de un católico vi un escudito que decía 70x7 y, de pronto, no capté el significado. Le pregunté y me dijo lleno de orgullo por sus conocimientos bíblicos:

"Jesús le dijo a Pedro que perdonara setenta veces siete". (Mateo 18,21)

Los que seguimos a Jesús perdonamos siempre. Perdonamos como el Padre Dios nos perdona (Mateo 6,12)

El Perdón y el castigo con los hijos.

Si entonces, enseñamos a los hijos a pedir perdón, también enseñémosles a perdonar.

El perdón está muy relacionado con la justicia. El hijo flojo puede pedir perdón por no haber aprovechado la escuela.

Como enseñar a los hijos a perdonar y pedir perdón. Mamá abraza a su hija sonriendo
Mamá abrazando a su hija felices - Se puede lograr enseñar a los hijos a perdonar y a pedir perdón, pero requiere amor, tiempo y disciplina [Foto vía: Unplash.com]

Los papás ciertamente lo perdonan, pero, en justicia, deben corregir al hijo e incluso aplicarle un castigo correctivo que lo enseñe a ser responsable de sus obligaciones.

Se perdona la culpa, pero se le pide al hijo que no salga de la casa, que no vaya con los amigos, que no vea televisión, para que recupere el tiempo perdido en sus estudios.

No es una venganza, es un castigo justo que el hijo deberá cumplir incluso con alegría porque sus padres lo perdonaron. Cuidado. Si el castigo denigra, es venganza.

Cómo enseñar a los hijos a perdonar y a pedir perdón puede llevar su tiempo, pero es cuestión de amor y disciplina.

Te perdono, pero no olvido.

Cuando el que nos ofende es un ser muy querido, causa en nosotros un gran dolor unido a la desilusión natural por la pérdida de la confianza en el ser amado.

Se puede perdonar, incluso se desea perdonar, pero ¿cómo restaurar la confianza? Se ha perdido la ilusión y va a ser muy difícil que renazca.

El que ofende y pide perdón debe comprender que pasará mucho tiempo para que se vuelva a la confianza original y que a él le toca hacer méritos para que se le olvide la ofensa al ser amado.

Muchos creen que perdonar es igual que olvidar, pero perdonar es recordar sin sufrir, recordar sin dolor

Sus hijos aprenderán a perdonar:

  • Si ustedes, esposos, no permiten que se ponga el sol sobre su enojo.

  • Si no se aplican esa ley del hielo que mata de frío el amor conyugal.

  • Si son capaces de reconciliarse con esos parientes que no los quieren.

  • Si no se hacen del rogar ni piden condiciones cuando sus hijos piden su perdón.

  • Si ustedes mismos reconocen sus culpas y piden el perdón de los hijos humildemente.

  • Si oran con sus hijos por las personas que les hacen daño.

  • Si les piden que se perdonen entre hermanos simplemente porque se quieren.

Cómo enseñar a los hijos a perdonar y a pedir perdón.

Todo se trata sobre el amor. El perdón se trata sobre el amor. Perdona se trata sobre el amar.

El cómo enseñar a los hijos a perdonar y a pedir perdón no será una tarea fácil para su vida, pero es un deber educarlos y sembrar en ellos lo mejor para que puedan ser partícipes de construir una sociedad más justa y más saludable.

El amor juega un papel clave en esta enseñanza. Es a través del amor a los demás donde logrará de una manera fácil el como enseñar a los hijos a pedir perdón y a perdonar.

Cuando los hijos aprender a perdonar, ellos aprende a amar y a dar segundas oportunidades. Cuando un hijo aprende a pedir perdón, está alimentando su espíritu con la responsabilidad y la humildad.

Más sobre hijos y el perdón.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Desde la Fe

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD