Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

Conoce tu fe / Caminando en la fe

5 maneras sencillas de celebrar el Adviento en familia

 
 
   
 
 
 

Me encanta el Adviento y cada parte de la alegría navideña en familia. La Navidad es un asunto importante, es el nacimiento de Jesús.

 

Todos lo hemos visto desde antes de entrar en el tiempo de Adviento: las exhibiciones de luces de Navidad rojas y verdes, prácticamente se caen por las puertas de cada tienda, juguetería y grandes almacenes en la ciudad. Los comerciales con populares villancicos navideños ya se están reproduciendo en todos los canales, la promesa de adorables conjuntos de pijamas para toda la familia y casas y árboles perfectamente decorados saltando de la pantalla.

¿Y saben qué? Me encanta. Me encanta cada parte de la alegría navideña. Me encanta ver las decoraciones en las tiendas, disfruto revisando los anuncios y seleccionando los regalos que compraré para mis amigos y familiares, y tarareo felizmente cada canción de Navidad que escucho (han probado ser excelentes canciones de cuna para mi hija).

Pero, y reconozco la potencial contradicción en lo que voy a decir: hay un momento y lugar para esta alegría navideña, y el día después de Halloween no es ese.

Casi un mes antes incluso de comer el pavo de Acción de Gracias parece demasiado temprano para cubrir los pasillos con decoraciones navideñas.

Para que esto no se convierta en un artículo sobre "ralentizar la Navidad", haré un sencillo comentario: haríamos bien en preparar activamente nuestros corazones y hogares para la época más maravillosa del año mediante la celebración activa y deliberada de la, a menudo olvidada y pasada por alto, época litúrgica de Adviento.

El Adviento

La temporada de Adviento marca el comienzo del nuevo año litúrgico, iniciando un nuevo ciclo de lecturas y permitiéndonos anticipar cuidadosamente la llegada de Jesús.

La Encarnación no es un asunto menor: es la Palabra convirtiéndose en Carne y morando entre nosotros. Merecemos – necesitamos – cuatro semanas para pensar, orar, estudiar y anticipar con alegría el nacimiento de nuestro Salvador.

En su sabiduría, la Iglesia nos da estas cuatro semanas para preparar nuestros corazones y mentes, preparar nuestros hogares y esperar el mejor regalo que se le ha dado a la humanidad: la presencia del Señor en el mundo.

Aquí hay 5 maneras sencillas en las que puedes concentrarte y celebrar la temporada de Adviento, ayudándote a introducirte por completo y regocijarte en la próxima temporada de Navidad.

1.- Fiesta católica de Año Nuevo

Este año, el primer domingo de Adviento cayó el 2 de diciembre.

Celebra una Fiesta Católica de Año Nuevo. Organiza una reunión entre amigos y familiares la noche anterior, brinda con champán y sidra, y comienza el nuevo año litúrgico con estilo

¡Puntos extra si haces fuegos artificiales!  

2.- Corona de Adviento y velas

Quizás una de las tradiciones de Adviento más populares (y más fáciles) es el encendido de las velas de Adviento (3 violetas, 1 rosa) dispuestas alrededor de una corona, semana por semana.

Mientras crecíamos, encendíamos las velas al comienzo de la cena, cantábamos el estribillo de "¡Oh ven!, ¡Oh ven, Emanuel!", y discutíamos brevemente sobre las formas en que permitimos que Jesús entrara en nuestros corazones ese día.

De vez en cuando, leíamos un breve pasaje de un libro de Adviento explicando la importancia y el significado de los colores de las velas, reflexiones sobre las lecturas diarias, o algunos hechos sobre la vida de un santo.

El Dr. Edward Sri tiene un libro excelente que reflexiona sobre ciertas Escrituras para prepararse para la Navidad. Esta tradición nocturna regular puede ser un recordatorio consistente, al final de un largo día, de lo que vendrá pronto: Jesús.

3.- Calendario de Adviento diario.

Además de tener una corona de Adviento como parte de la tradición, incorporábamos un calendario diario con un pequeño obsequio o un ritual a manera de generar emoción sobre el regalo más grande que se nos haya dado: el hijo de Dios que viene al mundo.

Algunos calendarios tienen un pequeño trozo de chocolate por cada día. Otros agregan un pedazo de la escena de la Natividad cada día. Algunos calendarios incluyen una pequeña caja con un pequeño presente.

Incluso hay un calendario de Adviento con alcohol ahora. De cualquier manera, esta "apertura de un pequeño regalo" diaria e intencionalmente es una preparación para el gran presente por venir, el Niño Jesús, la presencia literal de Dios en el mundo.  

4.- Decora un árbol de Jesé.

El Adviento se trata de anticipar la llegada de Jesús, y quizás la mejor manera de prepararse para su llegada es recordar y reflexionar sobre los años en que Dios preparó los corazones del pueblo israelita.

Esto es lo que la tradición del Árbol de Jesé pretende hacer: ayudarnos a reflexionar sobre la Historia de la Salvación contando la historia del pueblo de Dios mientras esperaban al Mesías.

Cada día de Adviento tiene un adorno asignado que cuenta las historias del Antiguo Testamento culminando en el nacimiento de Cristo.

Si estás ansioso por poner tu árbol de Navidad, agrega estos adornos uno a uno cada día, lee las historias y el pasaje correspondiente, y profundiza aún más en la hermosa historia de Dios preparando los corazones de Su pueblo para la Encarnación.  

5.- Celebra a los santos de Adviento.

El tiempo de Adviento está llena de hermosos días festivos. San Francisco Javier el 3 de diciembre, San Nicolás el 6 de diciembre, la solemnidad de la Inmaculada Concepción el 9 de diciembre, Nuestra Señora de Guadalupe el 12 de diciembre, Santa Lucía el 13 de diciembre, San Juan de la Cruz el 14 de diciembre y San Pedro Canisio el 21 de diciembre.

Tómate un tiempo para celebrar a estos hombres y mujeres santos y honrar a Nuestra Señora durante el tiempo de Adviento.

Estas personas tenían corazones volcados y enfocados en Jesús, que es precisamente lo que el Adviento debe lograr en nosotros. Mirar y celebrar sus vidas puede ayudarte a formar tu propia vida más perfectamente en una que se regocija en el Salvador.

La Navidad es un asunto importante. ¡Jesús nace! Dios nos ama tanto que no podía soportar estar lejos de nosotros, por lo que literalmente toma carne y cuerpo y habita entre nosotros. Esto vale la pena celebrarlo.

Es por eso que las tiendas están decoradas de arriba a abajo, es por eso que escuchamos canciones pegadizas, y es por eso que tenemos que pasar cuatro semanas enfocándonos en cómo preparar nuestros corazones y hogares para la llegada de nuestro Señor.

 
 
Adaptación y traducción por María Mercedes Vanegas, del artículo publicado en: Epic Pew, autor: Katie Prejean

pildorasdefe maria mercedes venegasMaría Mercedes Vanegas, Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización

 
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
imagen de la virgen de guadalupe san juan diego tilma de guadalupe radiografia blanco negro
 
mujer con una mascara en su mano fondo sepia
 
papa francisco mirando hacia abajo misa vaticano
 
matrimonio pareja jombre mujer felices y pareja triste
 
dos mujeres abrazadas sontiendo abrazo de perdon felices
 
 
santo rosario piedras de madera colgado
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco mirando pensando haci abajo
 
- Lo más leído -
 

Una asombrosa historia de terror atada al poder del Santo Rosario

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

9 consejos para ir a Misa con los hijos y enseñarles su gran valor

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Por qué el demonio odia tanto a María y por qué tú deberías amarla

Una oración especial para sanar mi relación con María