Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe

Estos son poderosos consejos y frases del Santo Padre Pío de Pietrelcina para lograr la felicidad. Una cosa es necesaria, elevar el espíritu y amar a Dios

50 consejos del Padre Pío para lograr la felicidad.

El Padre Pío nació el 25 de mayo de 1887 en Pietrelcina, en el sur de Italia. Hizo su entrada al noviciado de los frailes capuchinos a la edad de 15 años. De salud débil pero de fuerte voluntad, con la ayuda de la gracia, completó los estudios requeridos y fue ordenado sacerdote en 1910. Su vida de Santidad fue increíble, se puede decir que Él mismo fue una ofrenda de amor a Dios. Es por ello que estos consejos del Padre Pío pueden ayudarte a lograr la felicidad y vivir en santidad.

Vida del Padre Pío.

El 20 de septiembre de 1918, por gracia de Dios, el Padre Pío recibió las cinco heridas de la pasión de nuestro Señor. Estas aparecieron en su cuerpo físicamente, convirtiéndolo en el primer sacerdote estigmatizado en la historia de la Iglesia Católica. Innumerables personas se sintieron atraídas por su confesionario y muchas más recibieron su santo consejo y guía espiritual a través de la correspondencia.

Toda su vida estuvo marcada por largas horas de oración y una continua austeridad. Sus cartas a sus directores espirituales revelan el inefable sufrimiento, físico y espiritual, que le acompañó durante toda su vida. También revelan su profunda unión con Dios, su ardiente amor por la Sagrada Eucaristía y la Virgen María.

Su humildad y pobreza personal se puede ver en este extracto de una conversación que tuvo en 1940:

"Elevándose por encima del egoísmo, debemos inclinarnos ante las heridas y los sufrimientos de nuestros semejantes. En cada enfermo es Jesús mismo quien languidece, en cada pobre es Jesús mismo quien sufre, en cada enfermo y pobre Jesús es doblemente visible".

En 1956, el más grande y preciado sueño del Padre Pío se hizo realidad con la apertura de la "Casa para el Alivio del Sufrimiento", un hospital para personas de escasos recursos.

50 frases del Padre Pío para la felicidad.

En su tiempo terrenal aquí en la tierra, el Padre Pío escribió numerosas cartas, ofreció innumerables consejos y homilías de los cuales se han podido extraer sus consejos para vivir nuestra vida de forma correcta, orientada al amor de Dios y así lograr la felicidad. Sin ningún orden en particular, aquí tienes los consejos y frases del Santo Padre Pío para tu vida extraídos desde el portal de Aleteia.

  1. El tiempo mejor invertido es el que se gasta en la santificación del alma de los demás.

  2. El tiempo gastado para la gloria de Dios y para la salud del alma, nunca es malgastado.

  3. ¡Qué bello es el rostro de nuestro dulcísimo Esposo Jesús! ¡Qué dulces son sus ojos! ¡Qué felicidad estar cerca de Él en el monte de su gloria! Allí debemos poner nuestros deseos, nuestros afectos, no en las criaturas, en las que no hay belleza o, si la hay, viene de lo alto.

  4. No te canses en torno a cosas que general preocupación, perturbaciones y afanes. Una sola cosa es necesaria: elevar el espíritu y amar a Dios.

  5. Dios es caridad, amor, gracia, Providencia. El culmen de la perfección es la caridad: el que vive la caridad vive en Dios, porque Dios es caridad, como dijo el Apóstol.

  6. Faltar a la caridad es como herir a Dios en la pupila de su ojo. ¿Qué hay más delicado que la pupila del ojo?

  7. Faltar a la caridad es como pecar contra la naturaleza.

  8. El que ofende a la caridad ofende la pupila del ojo de Dios.

  9. La caridad que no tiene por base la verdad y la justicia, es caridad culpable.

  10. La Divina Bondad no solo no rechaza a las almas arrepentidas, sino que sale en busca de las obstinadas.

  11. El Corazón del Divino Maestro no tiene ley más amable que la de la dulzura, de la humildad y la caridad.

  12. Pon a menudo tu confianza en la Divina Providencia, y estate seguro de que pasarán antes el cielo o la tierra, que tu Señor deje de protegerte.

  13. La caridad es la reina de las virtudes. Como las perlas se mantienen unidas por el hilo, así las virtudes por la caridad. E igual que si se rompe el hilo las perlas caen, así, si falta la caridad, las virtudes se desperdigan.

  14. La beneficencia, venga de donde venga, es siempre hija de la misma madre, es decir, la providencia.

  15. ¿Nos bastamos a nosotros mismos para formar un deseo santo sin la gracia? Por supuesto que no. Esto lo enseña la fe.

  16. Si en un alma no hubiera otra cosa que el ansia de amar a Dios, ya lo tiene todo. Porque Dios no está donde no hay deseo de su amor.

  17. Yo sé que ningún alma puede amar dignamente a su Dios. Pero cuando hace lo posible por su parte y confía en la Divina Misericordia, ¿por qué Jesús le va a rechazar? ¿No nos ha mandado amar a Dios con todas nuestras fuerzas? Así que si has dado todo a Dios, ¿por qué temer? ¿Quizás porque no puedes hacer más? ¡Pero Jesús no pide, no quiere imposibles! Pide al buen Dios que haga Él mismo lo que tú no puedes hacer.

  18. Te afanas por buscar el sumo bien: pero en verdad está dentro de ti y te tiene extendido en la Cruz, respirando para soportar el martirio insoportable y, más aún, para amar amargamente al Amor.

  19. Los males son hijos de la culpa, de la traición que el hombre ha perpetrado contra Dios... Pero la misericordia de Dios es grande... Un solo acto de amor del hombre hacia Dios tiene tanto valor a sus ojos que a Él no le importaría devolverlo regalando toda la creación... El amor no es otra cosa que la chispa de Dios en los hombres... la esencia misma de Dios personificada en el Espíritu Santo... Nosotros pobres criaturas deberíamos dedicar a Dios todo el amor de que somos capaces... Nuestro amor, para ser adecuado a Dios, debería ser infinito, pero por desgracia solo Dios es infinito.

  20. Debemos empeñar todas nuestras energías en el amor, para que el Señor un día pueda decirnos: Tenía sed y me has saciado, tenía hambre y me has dado de comer, sufría y me has consolado.

  21. Dios puede rechazar todo en una criatura concebida en pecado y que lleva la marca indeleble heredada de Adán, pero no puede en absoluto rechazar el sincero deseo de amarle.

  22. La humildad y la caridad van al paso. Una glorifica y la otra santifica. La humildad y la caridad son las cuerdas maestras, todas las demás dependen de ellas: una es la más baja, la otra la más alta. La conservación de todo el edificio depende de la cimentación y del tejado.

  23. Si se tiene el corazón ejercitado en humildad u caridad, no habrá dificultades con las demás. Estas son las madres de las virtudes, aquellas le siguen como hacen las crías con sus madres.

  24. Di tú también siempre al dulcísimo Señor: quiero vivir muriendo, para que de la muerte venga la vida que no muere y ayude a la vida a resucitar a los muertos.

  25. Debes humillarte ante Dios antes que abatir tu ánimo, si Él te reserva los sufrimientos de Su Hijo y quiere hacerte experimentar tu debilidad: debes elevar a Él la oración de la resignación y de la esperanza, aunque caigas por fragilidad, y darle las gracias por tantos beneficios de que te está enriqueciendo.

  26. Besa a menudo con afecto a Jesús y le compensarás por el beso sacrílego del apóstol Judas.

  27. Procura avanzar en la caridad: ensancha tu corazón con confianza a los divinos carismas que el Espíritu Santo quiere derramar en él.

  28. Si queremos recoger es necesario no tanto sembrar mucho, como esparcir la semilla en buen campo, y cuando esta semilla se vuelva planta, vela para que la cizaña no sofoque las plantas tiernas.

  29. ¿Amas desde hace tiempo al Señor? ¿Le amas ahora? ¿No ansías amarlo para siempre?.

  30. No tengas ningún miedo.

  31. Aunque hayas cometido todos los pecados de este mundo, Jesús te repite: te perdono muchos pecados porque mucho has amado.

  32. Sufres, es verdad, pero con resignación y no temas porque Dios está contigo; tú no le ofendes, sino que le amas: sufres, pero crees que el mismo Jesús sufre en ti y por ti.

  33. Jesús no te ha abandonado cuando huías de Él; mucho menos te abandonará ahora que quieres amarlo.

  34. La humildad y la pureza de costumbres son alas que elevan hasta Dios y casi le divinizan. Recuérdalo: está más cerca de Dios el malhechor que se avergüenza de hacer el mal que el hombre honrado que enrojece por hacer el bien.

  35. Debes tener siempre prudencia y amor. La prudencia tiene los ojos, el amor las piernas. El amor, que tiene piernas, quisiera correr a Dios, pero su impulso de abalanzarse hacia él es ciego, y a veces podría tropezar si no le guiara la prudencia que tiene los ojos.

  36. La prudencia, cuando ve que el amor podría ser desenfrenado, le presta los ojos. Así el amor se calma y, guiado por la prudencia, actúa como debe y no como querría.

  37. El grado sublime de la humildad es no solo reconocer la propia abyección, sino amarla. He elegido, dice el profeta, ser abyecto en la casa de Dios, antes que vivir en los tabernáculos de los pecadores.

  38. En el mucho hablar no falta el pecado.

  39. Hay que saber confiar: existen el temor de Dios y el temor de Judas.

  40. El miedo excesivo nos hace actuar sin amor, y el exceso de confianza no nos deja ver el peligro que debemos superar. Uno y otro deben ir de la mano y proceder como hermanos.

  41. Nadie sea juez en causa propia.

  42. En el tumulto de las pasiones y en las circunstancias adversas nos sostenga la esperanza de su inagotable misericordia: corramos confiados a la penitencia, donde Él con ansia de Padre nos espera cada instante, y aún conscientes de nuestra insolvencia ante Él, no dudemos del perdón solemnemente pronunciado sobre nuestros errores. Pongamos sobre ellos, como lo hizo el Señor, una piedra sepulcral.

  43. Las puertas del Paraíso están abiertas para todas las criaturas: acuérdate de María Magdalena.

  44. La misericordia del Señor, hijo, es infinitamente más grande que tu malicia.

  45. Quien dice que ama a Dios y no sabe frenar su lengua, su religión es vana.

  46. Dios no hace prodigios si no hay fe.

  47. Sacudámonos, porque la indolencia devora todo, la indolencia devora completamente todo.

  48. Buscar, sí, la soledad, pero no faltar a la caridad con el prójimo.

  49. A Dios se sirve solo cuando se le sirve como Él quiere.

  50. Debéis esforzaros en dar gusto a Dios solo, y contento Él, contentos todos.

Toda la vida del Padre Pío podría resumirse en las palabras de San Pablo a los Colosenses: "Ahora me alegro de mis sufrimientos por vosotros, y en mi carne completo lo que falta a las aflicciones de Cristo por su cuerpo, es decir, la Iglesia".

Que estos consejos del Padre Pío puedan servirte en tu camino de vida Espiritual y ayudarte a alcanzar la felicidad que todos anhelamos. San Pío de Pietrelcina, ruega por nosotros.

Recursos sobre el Padre Pío.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Aleteia español
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD