Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario, además de mejorar la velocidad y la seguridad del sitio durante su visita. Estas cookies se utilizan para adaptar el contenido de la web a las preferencias del Usuario del Servicio y optimizar el uso del sitio, las cuales permiten que el dispositivo reconozca al usuario y muestre adecuadamente el servicio ofrecido, adaptada a sus necesidades individuales. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Configuración" o en nuestra Política de Cookies en este sitio web. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
Boletín diario del Evangelio de hoy por email

San Felipe Neri nos enseña el poder de la penitencia en la confesión con esta sencilla anécdota. Esta es la penitencia que nadie quiere hacer si se la imponen

La penitencia que nadie desea que un sacerdote le imponga.

Como seres humanos imperfectos, en ocasiones nos vemos envueltos en situaciones de la vida que nos conducen a proceder de forma incorrecta en la vida, sea voluntaria o involuntariamente y caemos en el pecado. Nos cuesta aceptar muchas veces nuestros errores y hasta vemos con mucha negativa el asumir las consecuencias de nuestras acciones. Con esa gran enseñanza de San Felipe Neri, nos muestra que, nuestros actos de reparación por el mal que hemos causado, a veces suelen ser difíciles. Esta es la penitencia que ninguno quería hacer si un sacerdote nos la llega a imponer, simplemente porque  a veces suele difícil de lograr.

Confesión: oportunidad y reparación.

¿Caíste? Sí. Todos caemos en alguna oportunidad. Levantarnos e intentarlo de nuevo es nuestra más inmediata misión. Esta es la oportunidad que todos tenemos cuando asistimos al Sacramento de la reconciliación.

"Reza 3 Avemaría", "5 Padrenuestro", "un Rosario", es muchas veces lo que escuchamos decir al Sacerdote en estos tiempos cuando le toca imponer la penitencia que debemos cumplir para reparar nuestros actos.

Pienso que la oración NO debería considerarse una penitencia, la oración es un momento especial de diálogo con Dios, una expresión del amor puro entre Padre e hijo, no una penitencia; pero ese es otro tema de estudio que quizás podamos debatir en algún otro artículo.

La penitencia que nadie quiere que se la impongan.

¿Qué sucedería si el acto de reparación que te impone el Sacerdote va más allá de tu imaginación? Algo que jamás hayas pensado.

San Felipe Neri era un santo con gran sentido común. Trataba a sus penitentes de una manera muy práctica y era bastante didáctico con su manera de obrar.

Una señora tenía la costumbre de irse a confesar donde él y casi siempre tenía el mismo cuento que decir: el de calumniar a sus vecinos. Por ello, san Felipe, le dijo: 

- "De penitencia vas a ir al mercado, compras un pollo y me lo traes a mí. Pero de regreso lo vas desplumando, arrojando las plumas en las calles conforme caminas".

La señora pensó que esta era una penitencia un poco rara, pero deseando recibir la absolución, hizo conforme se le había indicado y por fin regresó donde san Felipe.

- "Bueno, Padre, he completado mi penitencia", dijo la Señora, y le mostró el pollo desplumado. 

- "Oh, de ningún modo la has completado", dijo San Felipe Neri. "Ahora regresarás al mercado y en el camino recoges todas las plumas y las pones en una bolsa. Entonces regresas donde mí con la bolsa".

- "¡Pero eso es imposible!" (lloró la señora), "¡esas plumas deben de estar ahora por toda la ciudad!"

- "Es cierto" (replicó el santo), "pero tienes aún menor oportunidad de recoger todos los chismes que has dicho sobre tus vecinos".

Debemos tener cuidado con lo que decimos de los demás, ya el mismo Papa Francisco lo ha dicho muchas veces: "El chisme es el terrorismo de las palabras". Amemos a nuestro prójimo y una de las formas de amarlo es no inventar calumnias. Amar a nuestro prójimo en todo momento, evitará que caigamos en esta penitencia que ninguno quisiera que un sacerdote se la impusiera. Seamos prudentes con lo que digan nuestros labios. Amemos en todo momento. Un abrazo en Cristo.

Sobre la confesión.

Redacción y edición: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, Venezolano, esposo y padre de familia, servidor, ingeniero y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado originalmente en Píldoras de fe, bajo el Link: https://www.pildorasdefe.net/aprender/fe/penitencia-confesion-catolico-impone-sacerdote - Puede copiar esta información en su Blog citando siempre la referencia a esta fuente consultada. Para compartir en sus redes sociales, utilice los botones compartir. Conozca términos legales - Pildorasdefe.net
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
Apoya esta misión


Si crees que este apostolado ha sido de bendición para tu vida, y si está en tus posibilidades hacer una ofrenda voluntaria, de modo que sigamos llevando de forma gratuita esta buena obra, puedes hacerla a continuación.

Recursos de Utilidad