Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar

Noveno día Novena a los Santos Ángeles Custodios. Los Ángeles de la Guarda son seres puros, poderosos protectores. Día 9: Agradeciendo al Ángel por su ayuda

Novena a los Ángeles Custodios. Día 9: Agradecimiento por la ayuda.

En el instante en que somos concebidos en el vientre de nuestra madre, cuando el alma es infundida por Dios en nuestros cuerpos, Dios da a cada uno de nosotros, un Santo Ángel de la Guarda. Él es único, irrepetible, diferente a cualquier otro ángel. Dios amorosamente lo ha creado y hecho a medida solo para nosotros y para nuestra salvación. Para la meditación del noveno día de la Novena a los Ángeles Custodios vamos a inclinar nuestros corazones a ese Dios Padre para darle todo nuestro agradecimiento por habernos concedido la asistencia celestial de estos ángeles guardianes. Ellos custodian nuestra vida y, sobre todo, son los custodios de nuestra alma. Se esmeran en presentarnos limpios y sin manchas ante el Trono de Dios ¿Cómo no vamos a agradecer su poderosa ayuda?

Los Ángeles Custodios.

El trabajo principal del Ángel de la Guarda es protegernos del bombardeo constante de los malos espíritus que invaden todo a nuestro alrededor con sus tentaciones para atraernos al pecado y hacer que perdamos nuestro camino de vida

"Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar". (1 Pedro 5,8)

Nuestro Ángel de la Guarda está ahí también para protegernos de los peligros físicos de la gente perversa, de los animales salvajes y de los accidentes. Ellos recurren a sus inspiraciones, infundiendo sensaciones en nuestro interior que nos alertan sobre los peligros que nos asechan.

Santa Francisca Romana desde muy pequeña veía a su Ángel de la Guarda. En ocasiones, como favor especial, su Ángel de la Guarda le permitía ver el esplendor de su figura. Ella lo describe así:

"Era de una belleza increíble, con un cutis más blanco que la nieve y un rubor que superaba el arrebol de las rosas. Sus ojos, siempre abiertos tornados hacia el cielo, el largo cabello ensortijado tenía el color del oro bruñido. Su túnica llegaba al suelo y era de un blanco algo azulado y, otras veces, con destellos rojizos. Era tal la irradiación luminosa que emanaba de su rostro, que podía leer maitines en plena media noche".

Novena a los Ángeles Custodios.

A continuación, puedes rezar la Novena a los Santos Ángeles Custodios (Ángeles de la guarda) de la siguiente forma que se muestra. Nos desprendemos de toda preocupación en este momento y, desde el fondo de nuestro corazón, damos gracias a los ángeles de la guarda por permanecer a nuestro lado.

1. Oraciones iniciales.

Señal de la Cruz.

Por la señal de la Santa cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición.

Jesús, mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos, he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar, y confío en que, por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén.

2. Meditación día 9 - Novena a los Ángeles Custodios.

Meditación para el noveno día: Agradeciendo a los ángeles de la guarda por su ayuda divina.

Unos preciosos ángeles de la Guarda que fueron creados por la bondad amorosa de Dios para darnos consuelo, guía y protección. Ellos nos inspiran a hacer el bien. Nos inspiran a seguir los pasos de Jesús y a apoyarnos en ellos cuando las fuerzas nos falten. ¿Cómo no vamos a estar agradecidos por esa ayuda que nos dan? ¿Cómo no vamos a agradecer su apoyo en todos los altibajos de nuestras vidas? En agradecimiento a estos poderosos seres protectores, elevamos una oración al Padre porque ellos nos dan su compañía y nos hacen llegar las dulzuras del Cielo.

3. Oración del día 9 de la novena.

O dulce Ángel amigo, mi fiel y amoroso guardián, cómo podría agradecerte lo suficiente por todo ese amor ardiente y observancia fiel, con el cual tú me has vigilado siempre y has velado por mí, hasta que me has conducido de forma segura a la dulce presencia de Dios. Oh, Ángel de mi guardia, ruega por mí, para que yo siempre sea agradecido por la obediencia a tus santas inspiraciones, de manera que yo pueda amarte cada día más y más, y pueda merecer estar contigo por toda la eternidad. Amén.

4. Oración final a los Ángeles Custodios.

Ángel custodio mío, Tú vienes de lo más alto del cielo; Dios te ha encomendado la misión de cuidar de mí. Ven y refúgiame bajo tus alas. Aligera mi camino, dirige todos mis pasos. No me dejes en el momento de la prueba, permanece bastante cerca de mí y defiéndeme contra el espíritu malo. Pero, sobre todo, ven en mi ayuda en la última batalla por mi vida. Oh Ángel Custodio, Libra mi alma de toda impureza, para que contigo pueda alabar, amar y contemplar la eterna bondad de Dios Padre para siempre. Amén.

Ángel de la Guarda, dulce compañía, No me desampares, ni de noche ni de día, no me dejes solo que sin ti me perdería. Llévame con paz y alegría hasta que descanse en los brazos de Jesús, José y María. Amén.

Rezar el Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Novena a los Ángeles Custodios completa.

A continuación pueden consultar la novena a los Santos Ángeles de la Guarda completa, día a día

Los ángeles de la Guarda son esos seres mensajeros celestiales que se mueven a velocidades que escapan de nuestra limitada comprensión humana. Ellos lo hacen para llevar a cabo la voluntad de Dios (Salmo 103:20-21). En tiempos de peligro, los ángeles de la Guarda tienen el permiso concedido por Dios para protegernos y cuidarnos el camino (2 Reyes 6:13-17). Hay ángeles asignados a naciones enteras. Como vimos en Fátima, aquel ángel se presentó como el "Ángel de Portugal". Ellos poseen un poder sobrenatural y su magnífica belleza es debido a la pureza con la que fueron creados. Ellos arden en deseo profundo por nuestra salvación y que cumplamos la voluntad de Dios. Su amor por nosotros no se agota, ya que, en su misión, protegernos, rescatarnos y guardarnos, es reflejo del amor de Dios para todos sus hijos. En este noveno día de la Novena a los Ángeles Custodios, nos ponemos con gran espíritu de agradecimiento por estos guardianes celestiales. Los amamos y damos gracias a Dios por su Presencia.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD