Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     
ORACIÓN - APRENDE A ORAR - ORACIONES CRISTIANAS - ORACIONES CATÓLICAS

Novena a San Judas Tadeo. Día 1 - Presentando las causas imposibles

 
 
   
 
 
 

San Judas Tadeo es el patrono de las causas imposibles. Recurre a la protección de San Judas Tadeo. Novena a San Judas Tadeo

 

San Judas Tadeo es el santo patrono de las causas imposibles y de las situaciones desesperadas. Siguiendo esta Novena a San Judas Tadeo, patrono de los causas y casos imposibles, puedes conocer un poco más sobre su vida y pedir por su intercesión ante tus necesidades.

Te sugerimos que ores esta Novena a San Judas Tadeo con gran confianza. Son muchos los católicos que han recurrido a su poderosa intercesión en tiempos de necesidades extrema durante siglos.

San Judas fue uno de los doce apóstoles de Jesús. Él estuvo presente en la Última Cena y también en la llegada de Pentecostés. San Judas es también conocido por el nombre de Tadeo, el cual significa dulzura y suavidad de carácter. Siguió a Jesús fielmente hasta su crucifixión, y más tarde trabajó en la evangelización.

Muy poco se sabe sobre la vida de San Judas Tadeo, pero sí sabemos que él murió como un mártir - algunos dicen que alrededor de 65 AD, dando su vida por Jesucristo.

Novena a San Judas Tadeo

  • Oraciones iniciales
  • Oración para el primer día
  • Oracion final

Oraciones iniciales

Señal de la Cruz: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

Acto de contrición: Jesús, mi Señor y Redentor: Yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar, y confío en que, por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén

Oración inicial

Glorioso Apóstol San Judas Tadeo, siervo fiel y amigo de Jesús. Tú que eres honrado e invocado por la Iglesia universal como el santo patrón de las causas desesperadas, sin esperanza e imposibles, te pido hoy que ruegues por mí, en este momento que me siento sólo y angustiado en la dificultad.

Presenta mi humilde petición al Señor, para que pueda gozar las gracias de su bondad y misericordia si es su voluntad y si ayuda a mi santificación.

Pero lo más importante, ruega para que pueda yo, algún día, unirme a ti y a todos los santos del cielo, para alabar a Dios en la consolación, el descanso y la alegría, por toda la eternidad.

Amén

Oración para el primer día

San Judas, apóstol glorioso, el nombre del traidor ha causado que algunos se hayan olvidado de ti. Pero la Iglesia te honra y te invoca universalmente como el Santo patrón de los casos imposibles, y de las cosas desesperadas. Ruega por mí, que estoy tan angustiado.

Te ruego, oh amado Apóstol del Señor, que hagas uso de ese privilegio especial que concede traer ayuda visible y rápida donde la súplica fue casi desesperaba.

Ven en mi auxilio en esta gran necesidad para que pueda recibir el consuelo y socorro del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente en... (Indique su intención aquí) y que pueda bendecir a Dios junto a ti y con todos los elegidos por toda la eternidad.

San Judas, Apóstol, mártir, y cercano a nuestro Señor Jesucristo, de María y de San José, intercede por nosotros.

Tú que trabajaste con celo apostólico entre los gentiles en muchos países, y realizaste numerosos milagros en casos necesitados y desesperados, clamo a ti, en el nombre del Señor, para que tomes especial interés en nosotros y en nuestras necesidades.

Nosotros sentimos que tú nos entiendes de una manera particular. Escucha nuestras oraciones y peticiones y aboga por nosotros en todas nuestras necesidades.

Amén

Oración final

San Judas Tadeo, apóstol, mártir y amigo de Jesús, tú que eres el Santo Patrón de los casos imposibles, te pido que ruegues por mí y todas mis intenciones. Ruega para que la gracia y la misericordia de Dios cubra mis necesidades.

Ora por todo eso que parece imposible para mí, pero posible para Dios, si es su voluntad. Ruega por mí para que pueda crecer en la fe, la esperanza y el amor y en la gracia de Jesucristo. Ruega por estas intenciones... (Indique su intención aquí)

Bendito San Judas Tadeo, alcánzame la gracia de poder ser paciente en el aprendizaje de la santa voluntad de Dios y valiente en llevarla a cabo con éxito en mi vida, aunque sea dolorosa y difícil para mí.

Amén

Rezar el Padrenuestro, Avemaría y Gloria

Novena a San Judas Tadeo Completa

 
 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
  Facebook      Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
santa barbara no es chango santeria martir de la iglesia
 
sacerdote tomando una hostia con su mano de la patena para dar comunion caliz
 
papa francisco rostro preocupado cosas que llevan a la soledad
 
esposos recien casados en boda sostiene ramo de flores matrimonio
 
novena a la inmaculada concepcion de maria dia  fortaleza de los debiles
 
 
novena a la inmaculada concepcion de maria dia  mujer pura y de virtudes
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sonrie rostro jesucristo rey
 
- Lo más leído -
 

Oración de liberación del miedo, la angustia y el dolor emocional

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

¿Comulgar sin confesarse? Ten mucho cuidado.

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Oración para vencer el miedo y aumentar la confianza

San Miguel Arcángel: nuestro gran defensor en el combate espiritual