Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario, además de mejorar la velocidad y la seguridad del sitio durante su visita. Estas cookies se utilizan para adaptar el contenido de la web a las preferencias del Usuario del Servicio y optimizar el uso del sitio, las cuales permiten que el dispositivo reconozca al usuario y muestre adecuadamente el servicio ofrecido, adaptada a sus necesidades individuales. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Configuración" o en nuestra Política de Cookies en este sitio web. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Reflexiones

Una situación cualquiera podría enseñar lo pobres que somos. Un buen hijo dice: GRACIAS PAPÁ. A veces olvidamos lo que tenemos y pensamos en lo que no tenemos

Gracias papá, por enseñarme lo pobres que somos.

Cuando estudiamos la pobreza, realmente creemos que nos referimos comúnmente a la escasez material. Si nos vamos a las definiciones comunes encontramos que la pobreza puede ser un estado o condición en el que una persona o comunidad carece de los recursos financieros y esenciales para un nivel de vida mínimo. Lo que puede significar que el nivel de ingresos de un empleo es tan bajo que las necesidades humanas básicas no pueden ser satisfechas. Entonces ¿puede la pobreza enseñarnos algo? ¿Puede un hijo darle gracias a su papá por lo pobre que pueden ser?

La pobreza.

Este es el punto que quiero tratar. Las personas y las familias afectadas por la pobreza pueden carecer de una vivienda adecuada, agua limpia, comida sana y atención médica. Cada nación puede tener su propio umbral que determina cuántos de sus habitantes viven en la pobreza. Y esto se refiere a pobre material, pero, ¿quién determina lo pobre que somos? ¿Pobres en cuánto a qué?, ¿con respecto a qué?

A través del siguiente relato que conseguí de un autor anónimo, quiero invitarte a meditar sobre eso que llamamos pobreza, y que puede ser visto desde otra perspectiva.

Gracias papá, por enseñarme lo pobre que somos.

Un día el padre de una familia muy rica llevó a su hijo de viaje al campo con el firme propósito de mostrarle a su hijo la pobreza en que la gente puede vivir.

Pasaron un par de días en una granja de lo que podría considerarse una familia "muy pobre". En el viaje de regreso, el padre le preguntó:

- Hijo, ¿Qué te pareció el viaje?

- Fabuloso, papá.

- ¿Te diste cuenta de cuan pobre puede ser la gente? –preguntó el papá.

- Oh, sí. -respondió el hijo.

- Bueno y ¿qué aprendiste del viaje? -preguntó el papá.

- Me di cuenta de varias cosas papá:

  • Que tenemos un perro y ellos cuatro.
  • Nosotros tenemos una alberca que llega a la mitad de nuestro jardín y ellos tienen un arroyo que no tiene límite.
  • Iluminamos nuestro jardín con faroles importados, más ellos tienen las estrellas por la noche.
  • Nuestra terraza llega al patio del frente y ellos tienen todo el horizonte.
  • Poseemos un pedazo pequeño de tierra para vivir y ellos tienen campos que van más allá de lo que alcanza nuestra vista.
  • Tenemos personas que nos sirven, pero ellos sirven a los demás.
  • Compramos nuestra comida y ellos cultivan la suya.
  • Para protegernos tenemos cercas alrededor de nuestra propiedad, ellos tienen amigos que los protegen.

Con esta respuesta el padre del muchacho se quedó sin habla. Entonces su hijo añadió:

- "Gracias papá, por enseñarme lo pobres que somos".

Padre Dios, gracias por enseñarme a ser pobre.

Muchas veces nos olvidamos de lo que tenemos y nos concentramos en lo que no tenemos. Lo que para algunos es su objeto más menospreciado para otros puede ser su posesión más valiosa. Todo se basa en la perspectiva de cada uno.

Yo añadiría, más bien la perspectiva de Dios, la cual, los santos se han esforzado tanto en tener. ¡Cuán menospreciados, cuán pobres, cuántas renuncias, cuántos sacrificios por atesorar en el cielo en vez de atesorar, como muchos de nosotros, en la tierra!

Esto nos lleva a preguntarnos lo que pasaría si todos le diéramos gracias a Dios por lo que generosamente nos ha dado, en vez de siempre querer más. Agradezcamos y gocemos lo que Dios nos ha dado a todos y cada uno de nosotros y digámosle siempre: Gracias Dios, por enseñarme lo pobres que somos.

Recursos para padres e hijos.

Redacción y edición: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, Venezolano, esposo y padre de familia, servidor, ingeniero y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado originalmente en Píldoras de fe, bajo el Link: https://www.pildorasdefe.net/aprender/reflexiones/Gracias-papa-por-ensenarme-lo-pobres-que-somos - Puede copiar esta información en su Blog citando siempre la referencia a esta fuente consultada. Para compartir en sus redes sociales, utilice los botones compartir. Conozca términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya esta misión


Si crees que este apostolado ha sido de bendición para tu vida, y si está en tus posibilidades hacer una ofrenda voluntaria, de modo que sigamos llevando de forma gratuita esta buena obra, puedes hacerla a continuación.

Recursos de Utilidad

Categoría:

Reflexiones

el nombre en el desierto

El hombre en el desierto nos enseña que en nuestra vida habrá momentos en los que necesitaremos fe y confianza, aunque alrededor no veamos un buen panorama