Categoría: Familia
Tiempo de lectura: 3 minutos

Acepta la vejez de tu papá y de tu mamá con paciencia y amor. Para todos, nuestros padres son héroes del hogar aunque hayan envejecido

Nos pasa a todos, nuestro padres envejecen; pero aprender a amar más a tus padres en ese momento, acepta su vejez con paciencia, con amor, con caridad y servicio. Amar más a tus padres en ese momentos de fragilidad que algú momento también llegará a nosotros. Lo dieron todo por ti y por mí.

Tus padres pudieron haber atravesado por algunas circunstancias buenas o malas que quizás no te hayan contado, muchos éxitos o fracasos, momentos de felicidad o de aflicción, de angustias, preocupación, llantos escondidos, lamentos en el silencio de la noche; pero nunca se rindieron contigo.

Para nosotros nuestros padres y madres son nuestros grandes héroes. Pasamos buena parte de nuestra existencia cultivando estos estereotipos.

Hasta que un día el padre héroe comienza a pensar todo el tiempo, protesta bajito y habla de cosas que no tienen ni pie ni cabeza. La heroína del hogar comienza a tener dificultades en terminar las frases y empieza a enojarse con la empleada.

Acepta con paciencia la vejez de tus padres.

Envejecieron…Nuestros padres envejecieron. Nadie nos había preparado para eso. Un bello día ellos pierden la compostura, se vuelven más vulnerables y adquieren unas manías "bobas". Tienen muchos kilómetros andados y saben todo, y lo que no saben lo inventan.

Están cansados de cuidar de los otros y de servir de ejemplo: ahora llegó el momento de ser cuidados y mimados por nosotros. No hacen más planes a largo plazo, ahora se dedican a pequeñas aventuras como comer a escondidas todo lo que el médico les prohibió.

Tienen manchas en la piel. De repente están tristes. Pero no están caducos: están caducos los hijos, que rechazan aceptar el ciclo de la vida.

Es complicado aceptar que nuestros héroes y heroínas ya no están con el control de la situación. Están frágiles y un poco olvidadizos, tienen ese derecho, pero seguimos exigiendo de ellos la energía de una locomotora. No admitimos sus flaquezas, su tristeza.

Nos sentimos irritados y algunos llegamos a gritarles si se equivocan con el celular u otro equipo electrónico, y encima no tenemos paciencia para oír por milésima vez la misma historia que cuentan como si terminaran de haberla vivido.

En vez de aceptar con serenidad el hecho de que adoptan un ritmo más lento con el pasar de los años, simplemente nos irritamos por haber traicionado nuestra confianza, la confianza de que serían indestructibles, como los súper héroes.

Provocamos discusiones inútiles y nos enojamos con nuestra insistencia para que todo siga como siempre fue. Nuestra intolerancia solo puede ser miedo. Miedo de perderlos, y miedo de perdernos, miedo de también dejar de ser lúcidos y joviales.

Con nuestros enojos, solo provocamos más tristeza a aquellos que un día solo procuraron darnos alegría. ¿Por qué no conseguimos ser un poco de lo que ellos fueron para nosotros?

Ama más a tus padres aceptando con paciencia su vejez.

¡Cuántas veces estos héroes y heroínas estuvieron noches enteras junto a nosotros, medicando, cuidando y midiendo fiebres! Y nos enojamos cuando ellos se olvidan de tomar sus medicinas, y al pelear con ellos los dejamos llorando, tal cual criaturas que fuimos un día.

El tiempo nos enseña a sacar provecho de cada etapa de la vida, pero es difícil aceptar las etapas de los otros... más cuando los otros fueron nuestros pilares, aquellos para los cuales siempre podíamos volver y sabíamos que estarían con sus brazos abiertos y que ahora están dando señales de que un día irán a partir sin nosotros.

Hagamos por ellos hoy lo mejor, lo máximo que podemos para que mañana cuando ellos ya no estén más y podamos recordarlos con cariño, de sus sonrisas de alegría y no de las lágrimas de tristeza que ellos hayan derramado por causa nuestra.

Al final, nuestros héroes de ayer, serán nuestros héroes eternamente.

Redacción: Andrea Pérez, PildorasdeFe.net | Con información de: Martha Madeiros, Venezuela entre líneas

pildorasdefe andrea perez de quero firmaAndrea Pérez, Venezolana viviendo en Ecuador, hija de Dios, mujer de fe, madre y esposa. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en mi crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12,2)

Puedes compartir toda esta información en tus redes sociales a través de los botones compartir de facebook, twitter, Whatsapp. También puede copiar la Url (Link) de este artículo y compartirlo en su red favorita. Para cualquier otro tipo de copia, reproducción o utilización le invitamos a leer todos nuestros términos legales
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

cheklist verdeConversando con el amor

EVANGELIO DE HOY - LITURGIA

PAPA FRANCISCO - IGLESIA

Categoría:

Meditación

Tiempo de lectura: 5 minutos
corazon rojo con llave consejos para aprender a perdonar

Perdonar es poner a un prisionero en libertad y descubrir que ese prisionero eres tú. Practica estos consejos para aprender a perdonar

CONOCE TU FE CATÓLICA

FAMILIA - MATRIMONIO

ORACIÓN

REFLEXIONES

Categoría:

Reflexiones

Tiempo de lectura: 5 minutos
gatito rezando cuando Dios habla a traves de los animales

Cuando Dios habla a través de los animales es porque quiere comunicarnos algo o quizás para salvarnos. Yo tengo un perrito y lo llamo amigo

FACEBOOK TWITTER WHATSAPP