Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Celebración del día

La Epifanía del Señor es la gran Manifestación del Señor. Jesús se ha revelado a todos y al mundo pagano representado en las personas de los Reyes Magos

Epifanía del Señor. Solemnidad. La Manifestación de Jesús.

La Epifanía del Señor, conocida también como la Manifestación del Señor, es una de las fiestas litúrgicas más antiguas de la Iglesia, incluso aún más que la Navidad. Esta fiesta, que ahora es una Solemnidad, comenzó a celebrarse en Oriente en el siglo III y en Occidente se la adoptó en el curso del IV. En la Epifanía del Señor se da el encuentro del Niño Dios con su pueblo, manifestándose a los humildes pastores y a los Reyes Sabios.

Fecha: 6 de enero.

La Epifanía: Significa manifestación, viene del griego. Significa que el Señor se ha revelado al mundo pagano representado en las personas de los Reyes Magos. La historia de los Reyes Magos se puede encontrar en Mateo 2,1-12.

La Epifanía del Señor.

La Epifanía del Señor es la fiesta en la que Jesús, el Hijo del Dios vivo, toma rostro de hombre en la tierra y se hace a conocer a todos los pueblos, es por ellos que esta fiesta se celebra después de la Navidad.

Este un día de inmensa alegría, en el que salimos al encuentro al Niño Jesús en brazos de su Madre y le rendimos nuestra adoración como lo hicieron los Reyes Magos en su momento.

Tenemos que saber que la Iglesia celebra tres manifestaciones, o tres epifanías:

  • La Epifanía del Señor ante los Reyes Magos,
  • La Epifanía a San Juan Bautista en el Jordán,
  • La Epifanía a sus discípulos en el milagro en Caná.

De estas tres Epifanías, la Iglesia ha querido dejar en claro que la primera manifestación del Hijo de Dios hecho Hombre al mundo pagano, fue aquella que tuvo lugar con la adoración de los Reyes Magos y por ello es que esta es la celebración magna, la cual proclama la misión salvadora de Cristo a todos los Pueblos.

La Epifanía del Señor, tal cual como lo expresa la liturgia, anticipa nuestra participación en la gloria de la inmortalidad y divinidad de Jesucristo encarnado. Es una fiesta de esperanza que prolonga la luz de Navidad.

La visita de los Reyes Magos.

El Papa emérito Benedicto XVI nos dijo algo muy valioso a propósito de la celebración de la Epifanía del Señor:

Podemos aprovechar esta fiesta de la Iglesia para reflexionar y vivir las enseñanzas que nos da este pasaje evangélico:

  • Los magos representan a todos aquellos que buscan, sin cansarse, la luz de Dios, siguen sus señales y, cuando encuentran a Jesucristo, luz de los hombres, le ofrecen con alegría todo lo que tienen.

  • La estrella anunció la venida de Jesús a todos los pueblos. Hoy en día, el Evangelio es lo que anuncia a todos los pueblos el mensaje de Jesús.

  • Los Reyes Magos no eran judíos como José y María. Venían de otras tierras lejanas (de Oriente: Persia y Babilonia), siguiendo a la estrella que les llevaría a encontrar a El Salvador del Mundo. Representan a todos los pueblos de la tierra que desde el paganismo han llegado al conocimiento del Evangelio.

  • Los Reyes Magos dejaron su patria, casa, comodidades, familia, para adorar al Niño Dios. Perseveraron a pesar de las dificultades que se les presentaron. Era un camino largo, difícil, incómodo, cansado. El seguir a Dios implica sacrificio, pero cuando se trata de Dios cualquier esfuerzo y trabajo vale la pena.

  • Los Reyes Magos tuvieron fe en Dios. Creyeron aunque no veían, aunque no entendían. Quizá ellos pensaban encontrar a Dios en un palacio, lleno de riquezas y no fue así, sino que lo encontraron en un pesebre y así lo adoraron y le entregaron sus regalos. Nos enseñan la importancia de estar siempre pendientes de los signos de Dios para reconocerlos.

Jesús quiere manifestarse a todos los pueblos, y quiere que todos nosotros seamos misioneros, que ayudemos a llevar la luz a todo el mundo.

De pequeños todos hemos jugado a lanzar piedras en algún gran estanque. Y competíamos entre nosotros para ver quién hacía llegar más lejos la piedra resbalando sobre el agua, y por lo tanto quién hacía más ondas sobre el agua.

Jesús fue, por así decir, como una piedra lanzada en Oriente. La primera onda alcanzó a los judíos. La segunda onda alcanzó a los gentiles. Hubo más ondas que llegaron hasta nosotros. Son ondas de amor y de luz, que emanan de la piedra que es Cristo y llegan hasta nuestra orilla.

Epifanía: encuentro con Jesús.

El encuentro de los Reyes Magos con el Niño Jesús, les hizo cambiar de rumbo. Ellos se marcharon a su tierra por otro camino. Ya no volvieron por el camino viejo, el camino del mundo, el camino de Herodes, el camino de la traición, de la muerte, del peligro.

El encuentro con Jesús les abre un nuevo camino, el camino de Jesús, el camino seguro, el camino de la salvación. Todo aquel que se encuentra con Jesús recibe caminos nuevos donde avanzamos en la esperanza y la paz.

¿Qué estás dispuesto a dejar para que el Señor se manifieste?

Los Reyes Magos dejaron todo, y se fueron en busca de Jesús. Se llenaron de luz y esperanza por ver al Mesías. Ojalá también nosotros nos llenemos de esa misma luz de Cristo. Vencieron muchos obstáculos: un largo viaje, muchas preguntas, la estrella que se esconde.

La Epifanía del Señor nos revela que la vida del creyente es también la historia de un viaje, un viaje de búsqueda de Dios. Si Dios viene a mi encuentro, yo también tengo que salir a su encuentro. La gran manifestación del Señor es también eso, Él viene a nuestro encuentro y nosotros nos dejamos encontrar por su luz y su amor. Con la Epifanía, nos dirigimos al Encuentro de un Niño que ha salido a encontrarse con nosotros.

Oración por la Epifanía del Señor.

Padre amado, quiero agradecerte en este momento por el don de habernos dado a tu Hijo Jesucristo. Gracias por haber permitido la manifestación del Señor a todo tu pueblo. Quiero que, en este domingo que celebramos la Epifanía del Señor, te reveles con fuerza a mi corazón. Te ruego que me hagas pequeño siempre, que me mantengas en la humildad de aquel Niño Dios en el Pesebre. Bendíceme mis pensamientos y que estén guiados por la Luz de la Estrella que iluminó el firmamento para revelar al Cristo Vivo. Hazme obediente a Ti en todo momento y que, como los Reyes Magos, sea siempre prudente y sabio en saber elegir los caminos apropiados que me conduzcan a Ti. Renueva mi corazón, que sea un pesebre vivo para acoger tu palabra, guardarla, meditarla y practicarla. Que por tu Epifanía, me vea libre de toda vanidad, de todo orgullo que se antepone a que te manifiestes por completo con tus bendiciones en mi vida y en mi hogar. En el Nombre de Jesucristo. Amén.

Sobre la Epifanía y los Reyes Magos.

Santos de la semana

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Biografía de Santos - Celebraciones y Fiestas de la Iglesia
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - No está permitido extraer contenido para publicar en redes sociales, plataformas digitales o tranferirlos a audios, videos o cualquier otro archivo multimedia para fines personales o comerciales. Se puede compartir usando los botones de compartir en redes sociales. Lea nuestro aviso: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD