¿Cuál monje eres tú?
     

Reflexiones / Reflexiones

¿Cuál monje eres tú?

 
 
   
 
 
 

Estamos llamados a la perfección, pero hasta qué punto tratamos de alcanzar tal perfección si dejamos que nos invada el espíritu del orgullo

 

Cuatro monjes hicieron un voto de silencio. Cuando llegó la noche, uno de ellos dijo: "Arreglen las lámparas". A lo que el segundo respondió: "Se supone que no debemos hablar". Y el tercero dijo: "¡Tontos estúpidos! ¿Por qué hablaron?... El cuarto monje se quedó en silencio y se dijo en su interior: "Yo soy ahora el único que no ha hablado".

En cada nivel de escalada, hay una mayor ruptura con el espíritu del voto; el cuarto monje, que es el único que mantiene la apariencia exterior de silencio, es en realidad el peor delincuente porque rompe su silencio en el interior de sí mismo y lo rompe para entretenerse con orgullo.

Ahí reside el peligro del legalismo. Hay una tendencia a pensar que, debido a que guardamos los mandamientos y obedecemos las leyes de la Iglesia, en cierto modo somos superiores a todos los pecadores que existen.

Nos ponemos de pie y miramos los pecados exteriormente visibles de los demás en la convicción presumida de que somos los buenos, los justos, los rectos. Por supuesto, el mismo momento en que pensamos esto caemos en el peor de los pecados: el orgullo espiritual. (Melinda Selmys)

¿Cuál monje eres tú?

Entonces, ¿cuál monje eres tú? Si solo tienes un alto concepto de ti mismo por ser más como el primer, segundo o tercer monje en lugar del cuarto, simplemente te conviertes en el cuarto. Si entonces, acabas de felicitarse por no ser ninguno de estos cuatro, acabas de convertirse en el cuarto.

Qué fácil y común es convertirse en el cuarto.

Me gustaría agregar un quinto monje. Es el monje que, después de ver los fracasos de los otros cuatro monjes, dice:

"No tiene sentido aspirar a tal perfección cuando inevitablemente nos quedamos cortos de todos modos".

El quinto es peor que el cuarto monje porque ha perdido toda esperanza.

Después de todo, Jesús dice que *debes* llegar a ser perfecto (con Su ayuda, por supuesto).

Eres llamado a tal perfección como el más alto propósito y objetivo de tu vida. Y con perseverancia fiel, alcanzarás eso.

Adaptación y traducción por Qriswell Quero de Pérez para PildorasdeFe.net, del artículo publicado en: The Radical Life, autor: Matthew Warner

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero de Pérez, venezolano, felizmente casado, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con anunciar el Evangelio y los buenos valores familiares. Entregado al servicio en todos los aspectos de mi vida. Mi lema es: Quien a Dios tiene nada lo detiene

 
Estimado lector: ¡Gracias por leernos! Tú formas parte de este portal que renueva la fe y la esperanza. Queremos seguir comprometidos con esta labor y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar a más personas. ¡Te necesitamos!
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 

Déjanos tus comentarios

 

Artículos de interés

 
 
mujer caminando feliz al lado de su perro por verdes praderas
 
silueta de mujer esparciendo cenizas de difunto en el mar
 
padre carlos riudavets montes sacerdote jesuita espanol asesinado en peru
 
esposos abrazados perdonando perdon alivio feliz
 
mujer preocupada angustiada con las manos en la cabeza triste sola
 
 
san cayetano sostniendo al nino jesus en sus brazos novena por un empleo
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco rostro preocupado y serio en fondo negro
 
- Lo más leído -
 

Prometo serte fiel: ¿Sabes qué significa esta promesa en el matrimonio?

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

10 citas bíblicas que te permitirán descansar tus problemas en Dios

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Oración a tu Ángel de la guarda para protegerte de engaños y tentaciones

7 principios que te demuestran que Dios no te ha abandonado