Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Meditación
jesus descendio a los infiernos proposito mision para que

En el Credo de los Apóstoles proclamamos que Jesús descendió a los infiernos. Pero, ¿qué significa esto? ¿Qué y cuál fue la misión de Jesús en los infiernos?

¿Por qué Jesús descendió a los infiernos? ¿Qué misión tenía allí?.

En el Credo de los Apóstoles proclamamos que Cristo "descendió a los infiernos". ¿Qué significa esta frase? ¿Qué fue a hacer Jesús en ese lugar?  Para abordar esta cuestión, debemos examinar primero la palabra "infierno".  Normalmente, cuando oímos la palabra infierno, pensamos inmediatamente en el lugar de condenación eterna para aquellos que han rechazado a Dios en esta vida y han cometido pecados mortales sin arrepentimiento. Debemos tener en cuenta que este Credo, formulado en el siglo V, se refiere al descenso del alma de Cristo, ya separada del cuerpo por la muerte, al lugar que también se llama "sheol" o "hades". El Cuarto Concilio Lateranense, en el 1215, definió esta doctrina de Fe. En este caso "infierno" no se refiere al lugar de los condenados, sino que es "el lugar de espera de las almas de los justos de la era pre-cristiana" (Ott, p. 191).

Entre la multitud de justos allí esperando la salvación, estaba San José, los patriarcas y los profetas, como todos aquellos que murieron en paz con Dios. Todos necesitaban, como nosotros, la salvación de Cristo para poder ir al cielo. (Ver Hechos 2,24; 2,31; Filipenses 2, 10, 1 Pedro 3,19-20, Apocalipsis 1,18, Efesios 4,9)

Entre los Padres de la Iglesia que enseñaron esta doctrina incluyen: San Justino Mártir, San Ireneo de Lyon, San Ignacio de Antioquía, Tertuliano, San Hipólito, San Agustín de Hipona.

Santo Tomás Aquino enseña que el propósito de Cristo en descender a los infiernos fue liberar a los justos aplicándoles los frutos de la Redención (Suma Teológica III, 52,5)

Ahora bien, Santo Tomás de Aquino también enseña que, puesto que los fieles del Antiguo Testamento no tenían los sacramentos, el descenso de Cristo a los infiernos fue para ellos como los sacramentos lo son para nosotros: "Por lo tanto, así como el poder de la Pasión se aplica a los vivos a través de los sacramentos que nos hacen semejantes a la Pasión de Cristo, así también se aplica a los muertos a través de su descenso a los infiernos. Por lo cual está escrito (Zacarías 9:11) que "Él envió a los prisioneros desde la fosa, en la sangre de su testamento", es decir, por el poder de su Pasión".

El Catecismo de la Iglesia y el Descenso de Cristo al Infierno.

Podemos apreciarlo en los siguientes numerales del Catecismo de la iglesia Católica, que nos habla claro sobre el descenso de Cristo al infierno.

Cristo descendió a los infiernos.

632: Las frecuentes afirmaciones del Nuevo Testamento según las cuales Jesús "resucitó de entre los muertos" (Hch 3, 15; Rm 8, 11; 1 Co 15, 20) presuponen que, antes de la resurrección, permaneció en la morada de los muertos.

Es el primer sentido que dio la predicación apostólica al descenso de Jesús a los infiernos; Jesús conoció la muerte como todos los hombres y se reunió con ellos en la morada de los muertos. Pero ha descendido como Salvador proclamando la buena nueva a los espíritus que estaban allí detenidos.

633: La Escritura llama infiernos, sheol o hades a la morada de los muertos donde bajó Cristo después de muerto, porque los que se encontraban allí estaban privados de la visión de Dios.

Tal era, en efecto, a la espera del Redentor, el estado de todos los muertos, malos o justos, lo que no quiere decir que su suerte sea idéntica como lo enseña Jesús en la parábola del pobre Lázaro recibido en el "seno de Abraham".

Son precisamente estas almas santas, que esperaban a su Libertador en el seno de Abraham, a las que Jesucristo liberó cuando descendió a los infiernos".

Jesús no bajó a los infiernos para liberar allí a los condenados ni para destruir el infierno de la condenación, sino para liberar a los justos que le habían precedido.

634: "Hasta a los muertos ha sido anunciada la Buena Nueva..." (1 Pedro 4, 6) El descenso a los infiernos es el pleno cumplimiento del anuncio evangélico de la salvación.

Es la última fase de la misión mesiánica de Jesús, fase condensada en el tiempo, pero inmensamente amplia en su significado real de extensión de la obra redentora a todos los hombres de todos 605 los tiempos y de todos los lugares porque todos los que se salvan se hacen partícipes de la Redención.

635: Cristo, por tanto, bajó a la profundidad de la muerte para "que los muertos oigan la voz del Hijo de Dios y los que la oigan vivan". Jesús, "el Príncipe de la vida" (Hch 3,15), aniquiló "mediante la muerte al señor de la muerte, es decir, al diablo y libertó a cuantos, por temor a la muerte, estaban de por vida sometidos a esclavitud" (Hb 2, 14-15).

En adelante, Cristo resucitado "tiene las llaves de la muerte y del Hades" (Ap 1,18) y "al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en los abismos" (Flp 2, 10).

"Un gran silencio se cierne hoy sobre la tierra; un gran silencio y una gran soledad. Un gran silencio, porque el Rey está durmiendo; la tierra está temerosa y no se atreve a moverse, porque el Dios hecho hombre se ha dormido y ha despertado a los que dormían desde hace siglos... En primer lugar, va a buscar a nuestro primer padre, como a la oveja perdida. Quiere visitar a los que yacen sumergidos en las tinieblas y en las sombras de la muerte; Dios y su Hijo van a liberar de los dolores de la muerte a Adán, que está cautivo, y a Eva, que está cautiva con él ... Y, tomándolo de la mano, lo levanta diciéndole: Despierta, tú que duermes, y levántate de entre los muertos y te iluminará Cristo". Yo soy tu Dios, que por ti me hice hijo tuyo, por ti y por todos estos que habían de nacer de ti... Despierta, tú que duermes; porque yo no te he creado para que estuvieras preso en la región de los muertos. Levántate de entre los muertos; yo soy la vida de los que han muerto". (Antigua homilía sobre el grande y santo Sábado: PG 43, 440. 452. 461).

El Apóstol San Pablo nos enseña en la carta a los Efesios (4,9) que Cristo nuestro Señor descendió a los infiernos después de ofrecer su vida en la cruz. "Ahora que ascendió, ¿qué es, sino porque también descendió primero a las partes inferiores de la tierra?".

En la primera carta del Apóstol San Pedro (3,19), el mismo Pedro habla de "este Jesús, que por el mismo espíritu por el que ha resucitado de entre los muertos va y predica a los espíritus perdidos en la cárcel". Ese texto ha sido utilizado como el principal texto de prueba para decir que Jesús, en algún momento después de su muerte, generalmente se cree que entre su muerte y su resurrección, fue al infierno. Esto fue un descenso real de Jesús a los infiernos habiéndose ya consumado todo. Así entonces, Cristo va al infierno para liberar a los espíritus que, desde la antigüedad, han sido encarcelados. Su tarea en el infierno es entonces de triunfo, liberando a los santos del Antiguo Testamento.

Más sobre el infierno.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Corazones.org
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Grupo Oficial de Pildorasdefe en Whatsapp
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD