Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
Categoría: Papa Francisco

El Papa Francisco: Podemos salir de esta crisis espiritual y moralmente más fuertes. Pandemia de coronavirus mostró lo mejor de cada uno

Vaticano (22/06/2020) - Durante los días más oscuros y mortales de la pandemia de coronavirus COVID-19 en el norte de Italia, los profesionales médicos y los voluntarios fueron "artesanos silenciosos de una cultura de cercanía y ternura", una cultura que no se puede permitir que desaparezca, así lo dijo el Papa Francisco.

El pasado 20 de junio, en una de sus primeras reuniones de grupos grandes desde que la pandemia golpeó a Italia a finales de febrero, el Papa Francisco dio la bienvenida a los doctores del Vaticano, enfermeras, paramédicos, voluntarios de protección civil, sacerdotes, obispos y funcionarios civiles de la región italiana de Lombardía.

El coronavirus golpeó la región mucho más fuerte que cualquier otra área de Italia; hasta el 21 de junio, cerca de 93.000 de los residentes de la región habían contraído el virus y 16.570 de ellos habían muerto. Italia en su conjunto ha tenido unos 238.500 casos de COVID-19 y 34.630 muertes.

Papa francisco: Personal de salud: los pacientes los vieron como ángeles.

La mayoría de los italianos, habían afrontado la pandemia con generosidad y compromiso, pero el personal médico realmente abrió el camino, convirtiéndose en puntos de referencia seguros para los enfermos y para sus familias que no podían visitarlos.

Los enfermos encontraron en ustedes, trabajadores de la salud, casi miembros de la familia, capaces de unir la competencia profesional con el tipo de atención que incluye expresiones concretas de amor. Los pacientes a menudo se sentían como si tuvieran ángeles a su lado, ayudándoles a recuperar la salud y, al mismo tiempo, consolándoles y apoyándoles y, a veces, acompañándoles hasta el umbral de su encuentro final con el Señor".

Ahora es el momento de atesorar toda esta energía positiva que se invirtió. Puede y debe dar fruto para el presente y el futuro.

Para honrar los sacrificios, el sufrimiento y la muerte, la gente debe comprometerse a continuar el testimonio del amor generoso y gratuito, que ha dejado una huella indeleble en las conciencias y en el tejido de la sociedad, enseñando cuánta necesidad hay de cercanía, cuidado y sacrificio para aumentar la fraternidad y la convivencia civil.

Podemos salir de esta crisis espiritual y moralmente mucho más fortalecidos, eso dependerá de la conciencia y la responsabilidad de cada uno de nosotros. Pero no solos, sino juntos y con la gracia de Dios.

Dios nos creó para la comunión, para la fraternidad, y ahora más que nunca se ha demostrado cuán ilusoria es la pretensión de contar sólo con uno mismo, es ilusorio, y de hacer del individualismo, el principio rector de la sociedad.

La gente debe estar atenta mientras la pandemia se desacelera porque es fácil deslizarse, es fácil volver a caer en esta ilusión. Es fácil olvidar que todas las personas necesitan a los demás.

Papa Francisco: Hub sacerdotes que actuaron como Padres y otros como adolescentes.

Aunque durante el encierro la gente no pudo asistir a la misa en persona, no dejaron de sentirse parte de una comunidad. Rezaron solos o con sus familias, incluso a través de los medios de comunicación social, unidos espiritualmente y percibiendo el abrazo del Señor.

Muchos sacerdotes mostraron celo pastoral al obedecer las normas y reglamentos establecidos por los funcionarios del gobierno para salvaguardar la salud del pueblo, al tiempo que encontraban formas de llegar a sus feligreses, telefonear a los enfermos y a los solitarios, alimentar a los pobres y ayudar a los que no podían salir de sus casas.

Su atención derrotó a algunas pocas expresiones adolescentes, en contra de las medidas de las autoridades (refiriéndose aparentemente a los sacerdotes que se quejaron o incluso desafiaron públicamente la prohibición de las misas con los fieles presentes, que terminó el 18 de mayo), y a las medidas como la exigencia de máscaras para los asistentes a la misa una vez que el encierro se redujo.

Los sacerdotes que hicieron lo que pudieron, obedeciendo las precauciones de seguridad, fueron realmente padres, no adolescentes.

Más del Papa Francisco y coronavirus.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic News service

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Puedes compartir toda esta información en tus redes sociales a través de los botones de compartir. Si usted va a copiar esta información en su blog, debe colocar un link activo de la forma: Pildorasdefe.net | Para cualquier otro tipo de copia, reproducción o utilización le invitamos a leer todos nuestros términos legales
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

FACEBOOK TWITTER WHATSAPP