Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Devociones y oraciones

En día 3 de la Novena al Espíritu Santo, pedimos que nos conceda el don de Piedad, la sumisión a toda autoridad que fluye del amor de Dios

El conocimiento de que estamos siguiendo el camino indicado por el Espíritu Santo, el camino hacia la vida eterna y lejos de una eternidad perdida, debe permitirnos acercarnos a la vida con un mayor sentido de seguridad, paz y alegría, un sentido de completa serenidad. Con esta Novena, podemos pedir el don de piedad.

Todo esto se hace evidente en la vida de aquellos que han puesto su confianza en Jesucristo y se dejan guiar por las inspiraciones del Espíritu Santo. Ya no están ansiosos por lo que sucederá cuando esta vida termine

Estas personas son capaces de vivir la vida en toda su plenitud ahora, ya que anticipan el maravilloso futuro eterno con Dios.

Jesús ha hecho posible que caminemos en paz y el Espíritu Santo dentro de nosotros nos recuerda eso, nos va alertando cuando estamos en camino de perderla

Un verdadero seguidor de Jesús, lleno completamente del Espíritu Santo, vive una vida alegre, serena y en paz, aun en medio de las tormentas.

Novena al Espíritu Santo.

En el tercer día de la Novena al Espíritu Santo, pedimos al Espíritu Santo que nos conceda el don de la piedad, la sumisión a toda autoridad legítima (incluyendo el respeto a nuestros antepasados) que fluye del amor de Dios.

1. Verso para el tercer día.

"Tú, de todos los consoladores el mejor, visitando el corazón quebrantado, concede la gracia de la refrescante".

2. Meditación día 3: El don de Piedad.

El don de la Piedad engendra en nuestros corazones un afecto filial por Dios como nuestro Padre amorosísimo. Nos inspira, por su amor, a amar y respetar a las personas y cosas consagradas a Él, así como a aquellos que están investidos de Su autoridad, Su Madre Santísima y todos los Santos, la Iglesia y su Cabeza visible, nuestros padres y superiores, nuestro país y sus gobernantes.

Aquel que está lleno del don de Piedad encuentra la práctica de su religión, no un deber pesado, sino un servicio delicioso. Donde hay amor, no hay trabajo.

3. Oración para el tercer día.

Ven, Oh Espíritu Santo de Piedad, posee mi corazón. Enciende en él tal amor a Dios, para que yo pueda encontrar satisfacción solamente en Su servicio, y por Su amor, someterme a toda autoridad legítima. Amén.

- Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria

4. Consagración al Espíritu Santo.

De rodillas ante la gran multitud de testigos celestiales, me ofrezco, en alma y cuerpo a Ti, Espíritu Eterno de Dios. Adoro el resplandor de tu pureza, la perfección infalible de tu justicia y el poder de tu amor.

Tú eres la Fuerza y ​​la Luz de mi alma. En Ti vivo, me muevo y soy. No deseo nunca afligirte por la infidelidad a la gracia y rezo con todo mi corazón para ser guardado del menor pecado contra ti.

Misericordiosamente, guarda todos y cada uno de mis pensamiento y concédeme que yo pueda siempre mirar tu luz, escuchar tu voz y seguir tus inspiraciones llenas de gracias.

Me aferro a Ti, me entrego a Ti y te pido, por tu compasión, para que me vigiles en mi debilidad.

Sosteniendo los Pies perforados de Jesús, mirando Sus Cinco Llagas, confiando en Su Preciosa Sangre y adorando Su costado abierto y su Corazón herido, Te Suplico, Espíritu Adorable, Auxilio en mi flaqueza, que me guardes en tu gracia para que nunca pueda pecar contra Ti.

Dame la gracia, oh Espíritu Santo, Espíritu del Padre y del Hijo, para decirte siempre y en todas partes: "Habla, Señor, que tu siervo escucha". Amén.

- Rezar un Gloria

5. Oración por los 7 dones al Espíritu Santo.

Oh Señor Jesucristo, que antes de ascender al cielo, prometiste enviar al Espíritu Santo para terminar Tu obra en las almas de Tus Apóstoles y Discípulos, dígnate concederme el mismo Espíritu Santo para perfeccionar en mi alma la obra de Tu gracia y de tu amor.

Concédeme, Oh Espíritu Santo, el don de Sabiduría, para despreciar las cosas perecederas de este mundo y aspirar sólo después de lo eterno.

Concédeme, Oh Espíritu Santo, el don de Entendimiento, para iluminar mi mente con la luz de Tu divina verdad.

Concédeme, Oh Espíritu Santo, el don de Consejo, para que yo pueda elegir el modo más seguro de agradar a Dios y ganar el cielo.

Concédeme, Oh Espíritu Santo, el don de Fortaleza, para que lleve mi cruz Contigo y para que yo pueda vencer con valentía todos los obstáculos que se oponen a mi salvación.

Concédeme, Oh Espíritu Santo, el don de Conocimiento, para conocer a Dios, conocerme a mí mismo y perfeccionarme en la ciencia de los santos.

Concédeme, Oh Espíritu Santo, el don de Piedad, para que pueda encontrar el servicio de Dios dulce y amable.

Concédeme, Oh Espíritu Santo, el don de Temor de Dios, para que yo pueda estar lleno de una reverencia amorosa hacia Dios y temer de alguna manera desagradarle.

Señálame, Señor mío, con la señal de Tus verdaderos discípulos y anímame en todo con tu Espíritu. Amén.

Intenciones de oración al Espíritu Santo. Día 3.

En el día 3 de la novena, ponemos en oración a las mujeres embarazadas, para que Dios les conceda un bun embarazo y una buena salud de su bebé par estos tiempos que vivimos agitados. Puedes también dejar tus peticiones de oración en los comentarios y pedirle al Espíritu Santo tu intención particular. Preséntale a tus familiares difuntos. Nos unimos a ti en esta oración

Oración al Espíritu Santo para pedir sus dones.

Oh Espíritu Santo, tú eres la tercera persona de la Santísima Trinidad. Eres el Espíritu de verdad, amor y santidad, procedente del Padre y del Hijo, e igual a Ellos en todas las cosas. Te adoro y te amo con todo mi corazón. Enséñame a conocer y a buscar a Dios, por quien y para quien fui creado. Llena mi corazón con un santo temor y un gran amor por Él. Dame paciencia y sabiuría, y no me dejes caer en las tentaciones del mundo

Aumenta la fe, la esperanza y la caridad en mí. Ayúdame a crecer en las cuatro virtudes cardinales. Concede a mi alma, todos los dones que necesita para generar frutos y bendiciones para Dios

  • Ruego a ti en este momento Señor para que me concedas el Don de piedad, ese que me mueve a tratar a al Dios de la vida con la confianza con la que un hijo trata a su Padre. Ese don que me invita a mirar a Dios como un Padre amoroso; a tener un amor generoso e infantil, de modo que, con mis acciones, siempre quiera agradar a Dios cumpliendo con una obediencia amorosa hacia las enseñanzas y los mandamientos, viéndolas como expresiones del amor hacia nosotros.

Espíritu Santo de los divinos consuelos, hazme un fiel seguidor de Jesús, un hijo obediente de la Iglesia y una ayuda para mi prójimo. Dame la gracia de guardar los mandamientos y de recibir dignamente los santos sacramentos. Elévame a la santidad, a ese estado de vida al que me has llamado.

Concédeme también, oh Espíritu Santo, Dador de todos los buenos dones, el favor especial por el cual te pido...

- Nombra aquí tu intención -

Concédeme esto, si es para tu honor y gloria y para mi bienestar y por mi propia salvación. Llévame, a través de una muerte feliz, a los gozos de la vida eterna. En el nombre de Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Novena al Espíritu Santo completa.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD