Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Celebración del día
san charbel monje patrono de los que sufren en cuerpo y alma

San Charbel sirvió a Dios día y noche con entrega total con el ayuno, oración y grandes sacrificios. Es el Patrono de los que sufren

San Charbel. Monje. Patrono de los que sufren en cuerpo y alma.

San Charbel fue un sacerdote, monje maronita y ermitaño. Es el primer Confesor de la Iglesia Oriental levantado a la gloria de los altares en los tiempos modernos. Proveniente del norte de Líbano de padres pobres, pero respetables y devotos. Aprendió una piedad profunda con la oración continua y, desde su adolescencia, con una vida inspirada por el desprendimiento y la negación de las vanidades del mundo, siempre buscó soledad interior y exterior.

Fecha celebración: 24 de julio.

Martirologio romano: San Charbel (José) Makhluf, sacerdote de la Orden Maronita Libanesa, que, en busca de una vida de soledad austera y para alcanzar una perfección más alta, se retiró del monasterio de Annaya en el Líbano a una ermita, donde sirvió a Dios día y la noche en la sobriedad total de la vida con el ayuno, oración y grandes sacrificios, llegando el 24 de diciembre a descansar en la paz del Señor.

Biografía de San Charbel.

San Charbel Makhlouf, nació el 8 de mayo de 1828, en el pueblo de Biqa-Kafra en las altas montañas del norte de Líbano. Se le dio el nombre de José en su bautismo, y fue el último de los cinco hijos nacidos muy pobres pero de Padres muy religiosos padres.

Desde la primera infancia mostró una fuerte atracción a la oración y la soledad, y a los 23 años se fue de casa para convertirse en un monje en el Monasterio de San Maroun al Annaya. Después de ser recibido en el noviciado, se le dio el nombre de Charbel.

Después de haber finalizado con sus estudios teológicos, San Charbel fue ordenado sacerdote el 23 de julio 1859 y fue asignado al Monasterio de San Maroun, donde pasó dieciséis años, con sus compañeros de Bretheren, viviendo una vida de oración y devoción a Dios.

En 1875, San Charbel recibió el permiso de sus superiores para vivir solo en una ermita privada llamado Santos Pedro y Pablo, que estaba situada no muy lejos del monasterio, y que fue utilizada por los sacerdotes durante sus días de retiro. Era una cabina resistente y sencilla y contaba con las necesidades básicas para vivir.

Sacrificios y penitencias de San Charbel.

Fue en este santuario que pasó los 23 años restantes de su vida en la práctica de grandes sacrificios y de mortificaciones. Sus compañeros contaban que a menudo llevaba un cilicio, dormía en el suelo duro, y comía sólo una comida al día.

San Charbel tenía una extraordinaria devoción a la Sagrada Eucaristía y su preferencia por decir misa diaria a las 11:00 horas, por lo que podría pasar casi toda la mañana en la preparación para la Misa, y el resto del día en acción de gracias.

Los milagros de San Charbel.

San Charbel era un humilde monje que se unió a Cristo en sus sufrimientos y alegrías. Irradiaba paz y amor dondequera que iba. A continuación 3 de los milagros que este Santo pudo realizar en su vida.

  • En el año 1885, ocurrió uno de los muchos milagros realizados por este monje libanés. Una gran nube de langostas descendió sobre los campos de los pobres granjeros que vivían cerca del monasterio y comenzaron a arrasar con la cosecha. Esta terrible plaga iba a provocar en el puebo una hambruna de muchos días. El Prior del monasterio pidió al Padre Charbel que fuera inmediatamente a los campos infestados, para rezar sobre ellos y bendecirlos con agua bendita. Las langostas desaparecieron casi que inmediatamente de todos los campos que el monje libanés bendijo, y la cosecha se salvó.

  • En 1873 el superior del padre Charbel lo envió al palacio del príncipe Rachid Beik Al-Khoury, para rezar por su hijo Nagibem que se estaba muriendo de tifus. Los médicos no tenían esperanza para él. El Padre Charbel le administró el Sacramento de los Enfermos al niño y lo bendijo con agua bendita. Un instante después, yu para asombro de todos los testigos, el niño se recuperó. Después de terminar sus estudios de medicina, se convirtió en uno de los médicos más famosos del Líbano.

  • Con gran dificultad, varios hombres llevaron a un enfermo mental que vivía en el pueblito de Ehmej, para presentarlo al monasterio de Annaya y que pudiesen rezar por él. Al momento de entrar en la pequeña capilla no pudieron más con él, tenia una uerza sobrehumana con la que se resistía. San Charbel se acercó al enfermo y le ordenó que entrara con él y se arrodillara ante el tabernáculo. El hombre se calmó enseguida y para asombro de todos, siguió las instrucciones del monje en santa paz. Después de rezar por él, San Charbel le leyó el Evangelio y el milagro comenzó a suceder. El enfermo mental no solo recuperó su cordura, sino que luego, se casaría. Tuvo una familia numerosa y se mudó a los Estados Unidos.

Muerte de San Charbel.

Después de 23 años de sacrificio en una existencia tan pobre, en 1898, San Charbel sufrió un ataque mientras oficiaba la Santa Misa y un sacerdote asistente en el Santo Sacrificio se vio obligado a quitarle la Sagrada Eucaristía de las manos.

San Charbel murió ocho días después de este episodio, el día de Navidad a la edad de 70 años. Fue enterrado de manera muy sencilla en el cementerio del monasterio, donde habían sido enterrados tantos monjes santos antes que él. Su cuerpo no fue embalsamado, estaba vestido con el hábito completo de la Orden y se colocó en el suelo sin un ataúd

El cuerpo de San Charbel permaneció incorrupto hasta 1965, el año de su beatificación. El 9 de octubre de 1977, fue canonizado por el Papa San Pablo VI.

El cuerpo incorrupto de San Charbel.

Extraños sucesos comenzaron a suceder luego de la muerte de San Charbel. Desde lo lejos se podía ver que salía una luz brillante extraordinaria de su tumba, este efecto duró cuarenta y cinco noches después de su muerte.

Cientos de pobladores vieron la luz milagrosa. Esta misteriosa luz brillante se hizo visible en todo el valle. El evento causó un gran revuelo en todo el pueblo. Miles de cristianos y musulmanes se acercaron a la tumba para ver este extraordinario fenómeno (en la foto de arriba se puede ver su primera tumba). Algunos lograron cavar la tumba y se ayudaron de restos de la ropa del santo y mechones de su cabello como reliquias. Por razones de seguridad, los funcionarios del monasterio solicitaron el permiso de las autoridades eclesiásticas para exhumar el cuerpo y decidieron llevar el cuerpo al monasterio.

Tumba original de San Charbel de donde provino la luz misteriosa
[Tumba original en la que fue enterrado originalmente San Charbel de donde provino la extraña luz misteriosa]

En el día de la exhumación, su tumba fue abierta en presencia de los superiores de la Orden, los monjes del monasterio, y muchos aldeanos, el cuerpo de San Charbel fue encontrado milagrosamente en perfectas condiciones para el asombro de todos, a pesar de que las lluvias torrenciales habían inundado el cementerio en varias ocasiones y su cuerpo había sido encontrado flotando en el lodo en una fosa inundada.

Teniendo en cuenta que San Charbel fue enterrado en tierra sin ataúd, tales circunstancias, deberían de haber acelerado su descomposición, pero no fu así.

Después de ser limpiado y Revestidos con prendas frescas, el cuerpo de San Charbel fue colocado en un ataúd de madera y se colocó en una esquina de la capilla para la admiración y contemplación de los monjes y los fieles.

Asombros de la Ciencia con el cuerpo de San Charbel.

Un fenómeno extraordinario acontención entonces: de los poros del cuerpo de San Charbel salía un líquido color rojizo, y su olor era de sangre. Su ropa se manchó con este líquido y se cambiaba dos veces por semana. Pequeños trozos de estos lienzos empapados en este fluido misterioso se distribuyen como reliquias y se dicen que tienen efectos sanadores.

Entre los hombres de la medicina que examinaron el cuerpo de San Charbel era el Dr. George Choukrallah, quien examinó el cuerpo de un total de 24 veces durante 17 años y declaró:

"Siempre me ha asombrado su estado de conservación y especialmente este líquido rojizo exudado por este... Mi opinión personal basada en el estudio y la experiencia, es que este cuerpo se conserva por un poder sobrenatural".

El 24 de julio de 1927, el cuerpo de San Charbel se colocó en un nuevo ataúd de madera cubierta de zinc y fue colocado en un sepulcro nuevo. El ataúd fue colocado sobre dos piedras para evitar el contacto con la humedad del suelo.

El 25 de febrero del Año Santo 1950, los peregrinos al santuario notaron un líquido filtrándose desde una esquina de la tumba. El padre superior del monasterio, al examinar el líquido y temiendo daños a la tumba, la abrió en presencia de la comunidad reunida.

La tumba fue encontrada seca y el ataúd en la misma condición que cuando se colocó en posición, excepto que un líquido de color rojizo goteaba a través de un pequeño orificio en el pie del Santo.

El cuerpo de San Charbel fue una vez más encontrado completamente incorrupto y era perfectamente flexible y realista. El líquido continuaba exudando desde su cuerpo, y las prendas estaban manchadas de sangre. Parte de la casulla se había podrido y el tubo de zinc que contiene los documentos oficiales fue cubierto con la corrosión.

Durante 67 años el cuerpo de San Charbel permaneció perfectamente conservado, fue documentado y examinado por profesionales de la medicina durante este período de 67 años y describieron que esto solo se explicaba de forma sobrenatural.

San Charbel y su legado de santidad.

Con motivo de su beatificación el 5 de diciembre de 1965, al cierre del Concilio Vaticano II, el ermitaño católico oriental fue descrito por San Pablo VI como "un nuevo y eminente miembro de la santidad monástica", que "a través de su ejemplo y su intercesión está enriqueciendo a todo el pueblo cristiano". En ese mismo año, el cuerpo de San Charbel dejó de exudar líquido y cumplió con las leyes de la naturaleza. Hoy, solamente se conservan sus huesos y estos son de un color rojo.

San Charbel fue canonizado en 1977 por el mismo San Pablo VI, que antes había aclamado al santo maronita libanés como una "admirable flor de santidad que florece en el tallo de las antiguas tradiciones monásticas de Oriente". Es el primer santo maronita incluido en el calendario de escritura latina.

En su homilía para la misa de la canonización de San Sharbel, el Papa Pablo VI expresó:

"La Iglesia necesita gente que se ofrezca como víctima para la salvación del mundo, en una penitencia libremente aceptada, en una incesante oración de intercesión, como Moisés en la montaña, en una búsqueda apasionada del Absoluto, testimoniando que Dios es digno de ser adorado y amado por sí mismo".

La tumba de San Sharbel ha sido un sitio de peregrinación desde su muerte. Se cree que cientos de milagros ocurrieron por su intercesión ante Dios, tanto en el Líbano como en todo el mundo.

Oración a San Charbel.

Oh Dios del Silencio, de paz y de amor, en la quietud tu adorable y misteriosa Trinidad vive, ama y actúa. En el silencio del tiempo, Tus grandes Misterios se han cumplido. Bendito sea el que calma todo dentro de sí mismo y escucha la voz impetuosa que conduce a Ti. Tu siervo San Charbel escuchó esta voz y se encerró en la soledad. Se separó de un mundo egoísta y habló contigo. Le enseñaste a negarse a sí mismo y a morir, como el grano de trigo. Le pediste que se atara a Ti en una vida de pobreza, castidad y obediencia. Liberado de sí mismo, te descubrió, Señor, abrazó el camino de la cruz y llenó su espíritu con el recuerdo de la pasión y la muerte de tu Hijo. Los santos Misterios se convirtieron en su vida, la Eucaristía en su verdadero alimento y la Madre de Dios en su consuelo. Día y noche te buscó en las Escrituras y en la vida de los santos. A través de la oración interminable toda su vida se convirtió en un himno vivo de alabanza a Ti y terminó en un sacrificio de amor que continúa proclamando Tu gloria. Te suplicamos, por su intercesión, que nos inspires a una vida de oración y sacrificio. Ayúdanos a vivir vidas de tranquila dedicación al servicio de Tu Iglesia, para siempre. Amén

Rezar un Padre nuestro, un Ave María y un Gloria.

San Charbel, bendito monje humilde y fiel siervo de Dios, ruega por nosotros. Amén.

Recursos sobre San Charbel.

Santos de la semana

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Biografía de Santos - Celebraciones y Fiestas de la Iglesia
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD