Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
Categoría: Matrimonio y noviazgo

Esta es la recopilación de 10 situaciones que NUNCA deben existir en el matrimonio, que en lugar de contribuir, dañan el matrimonio

Hay 10 cosas que nunca jamás deben existir en el matrimonio si los esposos quieren tener una relación saludable y que los lleve en una sola dirección. El matrimonio puede ser más asombroso de lo que se piensa si se siguen ciertos parámetros de respeto dentro del mismo.

La Iglesia Católica apoya el matrimonio, lo ve como un increíble regalo de Dios y enseña que surge de la relación única entre el hombre y la mujer.

"La íntima comunidad de vida y amor que constituye el estado matrimonial ha sido establecida por el Creador y dotada por él de sus propias leyes. Dios mismo es el autor del matrimonio". La vocación al matrimonio está inscrita en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, tal como salieron de la mano del Creador" (CIC 1603).

El matrimonio es la unión exclusiva y permanente de un hombre y una mujer que se prometen respeto y amor en toda su relación.

Desde el website, LaFamilia.info, les traemos este artículo que puede ser de ayuda para muchos matrimonios y familias, gestos que siempre deben tener presente los cónyuges y actitudes que nunca deben tomar para encarar alguna de sus situaciones.

En un matrimonio existen varias situaciones que en lugar de contribuir, lesionan a los cónyuges, dando opción a que se formen pequeñas heridas que en un principio pueden parecer insignificantes, pero con el tiempo, pueden llegar a volverse muy nocivas.

10 NUNCA que jamás deben existir en el matrimonio.

Esta es la recopilación de 10 situaciones que esperamos puedas evitar y que nunca estén presentes en el matrimonio.

1. Nunca hablen mal del cónyuge con nadie.

La ropa sucia se lava en casa, reza un dicho muy sabio. Es mejor que los problemas se hablen y se resuelvan entre los esposos.

Involucrar a terceros, puede complicar las cosas, pues aunque la tormenta pase, los miembros de la familia siempre lo recordarán, o peor aún, tomarán partido de forma poco objetiva.

La comunicación sincera y oportuna es la mejor solución. Si lo que se busca es un consejo, es mejor buscar a alguien neutro, ajeno a la familia, de preferencia a un asesor espiritual, terapeuta familiar o alguna pareja con más experiencia y capacidad de orientación.

2. Nunca hablen ni piensen en singular.

Desde el momento en que ambos dijeron "acepto" se convirtieron en una sola carne y una sola alma.

Esto también implica compartir los bienes materiales, por lo que se debe pensar siempre en plural al tomar decisiones, principalmente las que implican dinero.

De igual forma, el lenguaje debe ser coherente con ese compromiso, es decir, hablar en plural cuando se refieren a proyectos o actividades comunes: "nuestra casa", "nuestro auto", "fuimos a pasear", "decidimos dejarlo para después", etc.

La prioridad debe ser el bienestar y tranquilidad de la familia, antes que las necesidades y caprichos personales de cada uno.

3. Esposos: Nunca se griten.

Los gritos son una falta de respeto que deteriora el matrimonio, no son propios del lenguaje del amor. Existen otras formas de expresar los desacuerdos y las diferencias.

Además no es el ejemplo que queremos dar a nuestros hijos, ¿con qué autoridad les pediremos después que no griten a su hermano, a sus compañeros o a nosotros mismos?

"Cuando discutan, no digan palabras que los distancien, pues llegará el día en que la distancia sea tan larga que no encontrarán más el camino de regreso". (Autor desconocido)

4. Nunca se duerman sin terminar una discusión.

A veces la indiferencia o el silencio parecen resolver los problemas, pero esto no es cierto. La mejor herramienta es la comunicación oportuna, cuando ambos tengan sus pensamientos claros y fríos.

Si bien hay que tomarse un tiempo para meditar antes de hablar, no hay que dejar que la discusión termine hasta el día siguiente, pues empeorará las cosas.

Los esposos son un equipo, ambos deben trabajar juntos para resolver sus problemas, en lugar de culparse y agredirse el uno al otro, asimismo hay que ceder no una, sino muchas veces.

5. Nunca dejejn de retroalimentarse en el matrimonio.

En algunos casos los grandes conflictos son consecuencia del represamiento de pequeños agravios que se viven en el día a día.

Cuando algo de su pareja no le guste (un gesto, una palabra, un comportamiento…) comuníqueselo de inmediato y juntos busquen la salida.

Solucionar las cosas a tiempo, impide que se alimenten rencores y se agranden los problemas.

6. Nunca pongan a sus hijos antes que al cónyuge.

Si bien es cierto que los hijos demandan atenciones y cuidados de parte de los padres, hay que tener claro que la prioridad es la pareja.

Si los cónyuges están bien, los hijos también lo estarán. La armonía entre los esposos genera un ambiente estable y feliz para los hijos.

7. Nunca discutan frente a los hijos.

Los hijos deben ser un factor de unión en el matrimonio. Una pelea frente a ellos no solo les puede generar inseguridad, sino efectos a largo plazo como agresividad, ansiedad y depresión.

Si hay algo que discutir, habrá que guardar las palabras para después, buscar el momento y lugar adecuado.

8. Nunca pierdan el romanticismo.

El romanticismo es uno de los aliados por excelencia que tienen los esposos para mantener vivo el amor a través de los años. Es por eso que los cónyuges no deben descuidarse y menos dejar que otros aspectos les roben el espacio mutuo.

Se deben dar tiempo para estar solos, sin los hijos. Cada día debe estar lleno de detalles para volver a enamorar a la pareja, resaltando sus virtudes y no sus defectos.

9. Nunca entren en conflicto con la familia del cónyuge.

La relación con la familia política es la piedra en el zapato de muchos matrimonios.

Pero aún en los casos donde por diversas razones no es posible una fraternidad con la familia de origen del cónyuge, hay que conservar un mínimo trato de cordialidad y respeto, por el bien de todos.

10. Esposos: Nunca se olviden de Dios

Por último, pero lo más importante, ubicar a Dios como centro de la vida matrimonial y familiar.

Si Dios está presente en la vida cotidiana y en todas las decisiones, con seguridad que el amor reinará en el hogar.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: LaFamilia.info

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Puedes compartir toda esta información en tus redes sociales a través de los botones compartir de facebook, twitter, Whatsapp. También puede copiar la Url (Link) de este artículo y compartirlo en su red favorita. Para cualquier otro tipo de copia, reproducción o utilización le invitamos a leer todos nuestros términos legales
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

Categoría:

Matrimonio y noviazgo

Tiempo de lectura: 5 minutos
como mejorar tu matrimonio con el celular maneras esposos felices miran el celular

La tecnología puede traer problemas al matrimonio, pero también puede aprovecharse. Conoce 7 maneras de mejorar tu matrimonio con el celular

FACEBOOK TWITTER WHATSAPP