Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     
FAMILIA - MATRIMONIO Y NOVIAZGO - MATRIMONIO - ESPOSOS

5 consejos para ser un mejor esposo

 
 
   
 
 
 

Consejos para ser un mejor esposo, ese mejor esposo que está llamado a ser protector de su esposa y de todos sus hijos

 

Sigue estos consejos para ser un mejor esposo y dar algo especial a tu esposa y a tu familia. Para ser un mejor esposo no tienes que ser el esposo perfecto, pues todos tenemos en mente lo que podría ser el cónyuge perfecto, y es a menudo una imagen que obtenemos del sistema superficial del mundo. 

La Biblia dice que las personas tendemos a dejarnos llevar por la apariencia externa, pero Dios siempre mira el corazón. Porque no se mide el valor de un esposo o esposa por la cantidad de dinero que podría tener en el banco o por lo mucho que pese. Es una cuestión de corazón, y nos ha dado un camino claro para seguir.

5 consejos para ser un mejor esposo.

A continuación se presenta una lista de 5 consejos para ser un gran esposo y dar lo mejor de ti a tu cónyuge. 

Para los esposos, el modelo de seguir es Jesús. Y puede que piensen:

"Espera un minuto. ¡Pensaba que Jesús no estaba casado!".

Y sí, tienes razón, pero a Jesús a menudo se le llama esposo, y los esposos son llamados a imitar la relación que Jesús tiene con su esposa, la Iglesia.

Habiendo dado este ejemplo, aquí están algunos consejos para saber en qué debe esforzarse usted para ser un gran esposo. Sin ningún orden en particular.

1. Un esposo ama a su esposa apasionada y desinteresadamente.

Jesús fue la encarnación del amor, y nos mostró que el amor es mucho más acción y compromiso que sentimiento. Él nos siguió apasionadamente y luego mostró el amor supremo al morir en nuestro lugar en la cruz.

La Biblia específicamente llama a los esposos a amar a sus esposas con ese mismo tipo de amor desinteresado.

2. Un esposo sirve a su esposa.

Jesús era un rey, pero dejó los derechos que tenía de ser servido y en su lugar, sirvió a otros.

Como esposos, somos llamados a servir a nuestras esposas y familias. En términos prácticos, esto significa colocar sus necesidades por delante de nuestros deseos. Significa priorizarlos antes de nuestras aficiones e incluso nuestras carreras. Significa estar dispuesto a lavar platos, doblar ropa o cualquier otra cosa que sea necesaria para mantener nuestras familias felices.

3. Un esposo protege a su esposa.

Jesús fue descrito como un pastor. En su cultura, un pastor era aquel que protegería a las ovejas de cualquier peligro o ataque, aunque significara arriesgar su propia vida en el proceso.

Como esposos, somos llamados a ser los protectores de nuestras esposas e hijos ¡Dios te dio esos músculos masculinos por una razón!

La protección física es parte de la ecuación, pero todos necesitamos ser protectores emocionales y espirituales. Esto significa que debemos dar palabras de estímulo y esperanza en lugar de desprestigio.

También significa aceptar el llamado de Dios para llevar a nuestras familias a una madurez espiritual más profunda.

4. Un esposo provee a su esposa.

Jesús provee todas las necesidades, tanto las grandes como las pequeñas. Él dio el ejemplo de buen esposo como proveedor al dar la vista a un ciego, dando comida a las masas hambrientas que no habían almorzado, ofreciendo vino en un banquete de bodas e incluso dando su propia vida para traer la salvación.

Proporcionar financieramente es una parte de esto, pero no lo uses como una excusa para trabajar tanto que te ausentes de tu familia.

El regalo más grande que Jesús proveyó fue él mismo, y el regalo más grande que puedes proporcionar es el don de ti mismo. Aparte de proporcionar medios, también debes proporcionar tu presencia. Tu esposa y tu familia harían cualquier cosa para tener más de ti.

5. Un esposo se comunica abierta y honestamente con su esposa.

La mayoría de las frustraciones en el matrimonio vienen directa o indirectamente de un colapso en la comunicación entre marido y mujer. Tanto hombres como mujeres contribuyen a la ruptura de la comunicación de diferentes maneras.

Para los hombres, la ruptura a menudo viene a través de una falta de comunicación.

Nuestras esposas necesitan hablar con nosotros, y no sólo en la forma en la que hablamos del clima o el fútbol con nuestros amigos. Nos necesitan para compartir los detalles de nuestro día y debemos escuchar atentamente lo que están tratando de comunicarnos.

Hablar con verdad y amor, y escuchar con respeto y compasión. Si haces de la comunicación una prioridad, creo que todos los demás aspectos de tu matrimonio comenzarán a mejorar.

Consejos para ser una mejor esposa

 
 
Adaptación por Mariel Parra. Artículo publicado en: Dave Willis´s Blog

pildorasdefe woman mujer silueta logo firmaMariel Parra, Tengo siempre presente al Señor: Él está a mi lado, nunca vacilaré. Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro (Salmo 16,8-9)

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
  Facebook      Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
santa barbara no es chango santeria martir de la iglesia
 
sacerdote tomando una hostia con su mano de la patena para dar comunion caliz
 
papa francisco rostro preocupado cosas que llevan a la soledad
 
esposos recien casados en boda sostiene ramo de flores matrimonio
 
novena a la inmaculada concepcion de maria dia  mujer pura y de virtudes
 
 
virgen de guadalupe novena en honor a maria nuestra senora de guadalupe
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sonrie rostro jesucristo rey
 
- Lo más leído -
 

Oración de liberación del miedo, la angustia y el dolor emocional

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

¿Comulgar sin confesarse? Ten mucho cuidado.

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Oración para vencer el miedo y aumentar la confianza

San Miguel Arcángel: nuestro gran defensor en el combate espiritual