Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
que es el adviento corona velas

Qué es el Adviento. Conoce el significado más profundo del Adviento en Latín. Es la palabra que mejor se ajusta para describir lo que precede a la Navidad

¿Qué es el Adviento? ¿Cuál es su significado?.

El significado más profundo del Adviento, proveniente del latín "Adventus", no significa simplemente venida o advenimiento. Es una palabra que describe lo que verdaderamente precede al tiempo de Navidad. Pero, ¿qué es el Adviento? ¿Qué significado encierra el tiempo de Adviento en nuestras vidas?

Hay, al menos, dos otras palabras en latín que pudiesen traducirse de esta manera, sin contar diversas interjecciones. Entonces, ¿por qué seleccionó la Iglesia en sus inicios el término "Adventus" para describir el período que lleva a la Navidad?

Adviento en Latín.

En latín, la palabra Adviento (Adventus) tiene un rango intrigante de significados.

Adventus es una forma del verbo advenio que se define no solo como llegada, advenimiento, sino además: desarrollo, surgimiento. Adventus por sí mismo se refiere a la invasión, incursión, madurar, y aparecimiento, todas estas denotaciones son ricas en implicaciones en lo que respecta al evangelio de Cristo.

La relación entre Adventus y llegadas militares es especialmente notoria. En la antigua Roma, Adventus era un término técnico para la "entrada gloriosa" de un emperador a su ciudad capital. Esto acontecía a menudo luego de una victoria militar. Adicionalmente a celebrar la victoria en el campo de batalla, el cumpleaños de un líder real era también conmemorado en un Adventus.

Una de las aplicaciones más famosas de la palabra en este contexto aparece en la antigua Roma el poema épico de Virgilio, la Eneida. En el sexto libro sucede que Eneas ha viajado al inframundo para visitar a su difunto padre Anquises. En el curso de esta visita, Anquises le predice a su hijo el glorioso futuro de Roma:

"Ese es Cesar, esa es toda la progenie de lujo, que ha de venir bajo la gran bóveda del cielo. Ese será el héroe que tantas veces te fue prometido, Cesar Augusto, del linaje de los dioses, que por segunda vez hará nacer los siglos de oro en el Lacio, y en esos campos que antiguamente reinó Saturno; en el que llevará su imperio más allá de los Garamantas y de los Indios, a regiones situadas más allá de donde brillan los astros, fuera de los caminos del año y del sol, donde el celífero Atlante hace girar sobre sus hombros la esfera tachonada de lucientes estrellas. Y ahora, en la expectativa de su llegada, los reinos Caspios y la tierra Meótica oyen con terror los oráculos de los dioses, y se turban y estremecen las siete bocas del Nilo." (Eneida, Sexto Libro, p. 147)

Nótese que la cuenta de César inicia con una referencia a su genealogía y por lo tanto, implícitamente su nacimiento.

La "llegada" de César se describe como un evento con ramificaciones globales, reverberando desde el mar Caspio hasta el río Nilo, lo que en ese entonces contaba como lo más remoto del mundo conocido. César es además divinizado acá: él "asciende" al "mundo de luz" y su dominio se extiende no solo hacia el horizonte, sino además más allá del "camino brillante" del sol.

¿Qué es el Adviento?: tiempo que precede la Navidad.

El Adviento, entonces, es la palabra que mejor se ajusta para describir el período que precede a la Navidad. Porque lo que celebramos es la venida de un rey, un emperador, uno que fue ambos, completamente humano y completamente Dios.

La Iglesia nos facilita el entender esto al establecer la Fiesta de Cristo el Rey justo antes del comienzo del Adviento.

Hasta ahora, el rango de significados que se adjudican a la palabra Adviento han estado dentro de lo físico y tangible. Pero la palabra podría también tener un significado más metafórico y místico, expresando una llegada de algo a nuestra alma o nuestra mente.

Así es utilizado en el tratado "Sobre la Naturaleza de los Dioses" de Cicerón. La palabra toma lugar en una sección donde Cicerón critica el argumento de un filósofo por la existencia de los dioses:

"Pues si los dioses solamente son accesibles a la facultad del pensamiento y no tienen ninguna solidez o diseño definido, ¿qué diferencia hay entre pensar en un hipocentauro y en un dios? Todas estas figuras mentales son llamadas por todos los demás filósofos simples imaginaciones vacías; pero vosotros decís que son la llegada [ADVENTUM] y entrada a nuestras mentes de ciertas imágenes." (Sobre la Naturaleza de los Dioses, Libro I, N° 105)

En un contexto puramente deísta, Cicerón, que vivió en el siglo antes de Cristo, hace un argumento epistemológico y ontológico. En el nivel de la ontología, que trata con la naturaleza de las cosas, él se pregunta si los dioses Romanos tienen alguna substancia o realidad tangible si aparecen solamente como imágenes a la mente.

Este hecho se convierte luego en epistemológico: ¿Cómo podrían saber los antiguos Romanos si los dioses existieron incluso si solo les fueron conocidos de esta manera?

En la ausencia de la Cristiandad, las preocupaciones de Cicerón tienen cierto sentido. Pensar en los dioses como meras imágenes o ideas puede parecer problemático, especialmente cuando uno es tentado a argumentar contra su existencia.

El ejemplo del hipocentauro, o simplemente, el centauro, es instructivo. En la mitología antigua el centauro era una creatura mitad humana, mitad caballo. Si no te puedes imaginar esto, puedes encontrar cualquier cantidad de imágenes para ayudarte. Pero por supuesto, la habilidad de la imagen de registrar en tu mente la información no significa que existe tal creatura.

Sin embargo, entonces, considera cómo todo esto se voltea patas arriba con el Adventus de Cristo. Él es, en realidad, "la imagen del Dios invisible" como nos dice Colosenses 1,15.

Pero en este caso, la imagen tiene "solidez" y un "diseño definido": la imagen se encarna, la Palabra se hace carne. Y por lo tanto, basados en este hecho, nosotros como Cristianos, a diferencia de los antiguos Romanos, tenemos bases sólidas para nuestra fe y causa de nuestra alegría. Este es el significado más profundo del Adviento en Latín, nuestra alegría inmensa que está por recibir el amor de El Salvador a través de la figura de un Niño recién nacido.

Sobre el Adviento.

Redacción: María Mercedes Vanegas, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic Exchange
Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD