Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe

Creer en el infierno o el demonio, lejos de negar la bondad de Dios, la ilustra. Creer que el infierno existe, hace que el Cielo sea posible

Dios no es cruel, así que el infierno no existe ¿Eso crees?.

Recientemente tuve una conversación con una persona muy buena e inteligente que comenzó diciendo que no creía ni en el infierno ni en el demonio. El resultado de la conversación fue este: "Dios es bueno y misericordioso, Dios nunca condenaría a nadie al sufrimiento interminable. Él simplemente no lo haría. Eso sería cruel y Dios no es cruel, así que el infierno no existe".

Lo que él expresó, por un lado, fue una bella expresión de fe en la bondad de Dios. Dios verdaderamente no quiere que ninguno de Sus hijos vaya al infierno. Esa nunca sería Su elección.

Pero pensando en los que deambulan en el infierno podemos decir que saber qué escogería Dios o qué agradaría a Dios probablemente no fue una de sus prioridades, ¿cierto?

El problema de estas almas es que, su propia elección o intereses, siempre fueron primero. Si es cierto que pasaron toda su vida poniendo su voluntad por encima de la de Él (y en su defecto, encima de la de quien fuese), ¿por qué sería diferente cuando se encuentren delante de Él en el momento de su juicio?

Para quienes no toleran que alguien quiera frustrar su voluntad, el cielo sería más un infierno para ellos que el mismo infierno. Incluso la justicia de Dios es una manifestación de Su misericordia.

Libertad de elegir entre Cielo e Infierno.

El amor de Dios y el cielo no tienen sentido sin creer en la realidad y la posibilidad de que el infierno existe. Se trata acerca de la libertad de elegirlo a Él y de elegir amar o no. Cuando contemplas el cielo (y espero que lo hagas de vez en cuando), ¿te imaginas consiguiendo todo lo que quieres a tu manera? Si es así, puede que quieras reconsiderar las cosas. No se trata de ti sino de Dios y Su gloria. Y, si no puedes aceptar esta realidad aunque sea un poco, entonces Dios puede convertir la llama de ese deseo en un fuego para la vida eterna.

La mayoría de nosotros tenemos una idea vaga acerca del cielo… de reunirnos con nuestros seres queridos, estando en paz y siendo felices en un lugar hermoso. Pero, ¿nos hemos detenido a pensar acerca de cómo reaccionaríamos y como interactuaríamos con quienes ya están ahí? ¿Habría alguna diferencia con cómo actuamos y reaccionamos acá? Por favor Dios, espero que así sea.

La Iglesia es madre que cuida.

Hay un dicho que dice que el pecado es su propio castigo. Muy cierto. La Iglesia nos enseña a diferenciar el bien y el mal para nuestro propio bien. Nuestra Santa Madre Iglesia, como cualquier buena madre, quiere ayudar a sus hijos a evitar caer en las trampas que nos dañarían o destruirían.

Si un padre advierte a un hijo del uso de la heroína, no es porque esté intentando restarle diversión, sino porque ellos saben que hay un buen chance de que mueran por tal adicción, y lastimen a otros también en el proceso.

Creer en el infierno, lejos de negar la bondad de Dios, la ilustra. Si, para vivir en paz eternamente, debemos priorizar una sola Voluntad, entonces alinearnos a esa Voluntad es la opción más obvia. Imponer aunque sea una sola voluntad a Ésta, abre las compuertas del infierno, imposibilitando el cielo.

Simplemente hay que echar un vistazo a nuestra sociedad hoy en día, más y más gente se desconecta de Dios y Su Iglesia y viven de acuerdo al libre albedrío, demandando que sus necesidades y deseos les sean cumplidas a cualquier precio. Todos conocemos gente así, ésos que demandan felicidad bajo sus propios términos y hacen que todos a su alrededor se sientan miserables. Lo vemos todo el tiempo, ésos que no se detendrán ante nada, destruyendo a cualquiera que se les ponga en frente de sus ambiciones.

  • ¿Deberíamos creer que a la hora de su muerte cambiarán mágicamente?
  • ¿Será que perderemos nuestras personalidades y nuestra libertad y nos convertiremos en robots en el cielo?
  • ¿No significaría eso que dejamos de ser quienes somos?
  • ¿No sería eso una muerte eterna?

El infierno es tener misericordia con los buenos.

Mientras más gente se separa de Dios y voltean el orden moral patas arriba, presenciamos una degeneración continua de la Tierra y podemos imaginarnos cómo será si ese comportamiento se magnifica en la eternidad.

Estamos presenciando literalmente el infierno en la Tierra. Sólo observen lo que está sucediendo con el Estado Islámico en el Medio Oriente. Ahora, por supuesto, cualquiera puede abandonar ese comportamiento (y algunos lo hacen) pero muchos otros no. Con la muerte, esta decisión se vuelve permanente.

Un Dios bueno y justo no forzará la bondad en aquéllos que vehementemente se le oponen, pero definitivamente no permitirá que sus deseos depravados sometan a otros por toda la eternidad. Eso simplemente no tiene sentido.

O Dios nos despoja de nuestra libertad (la que nos hace humanos) y permite que todos vayamos al cielo, sin importar nuestro comportamiento y deseos, despojándonos de nuestra identidad, o respetando nuestra libertad, Él permite que escojamos el infierno y protege a aquellos que escogieron la bondad de mayor miseria de la que esta Tierra les ha previsto.

Irónico, ¿no es cierto? Creer en que el infierno existe, hace que el Cielo sea posible y no creer en el infierno hace que el cielo sea imposible. Y no porque exista, quiere decir que Dios es cruel. ¿En qué crees tú?

Recursos sobre el infierno, demonio.

Redacción: María Mercedes Vanegas, PildorasdeFe.net | Con información de: Spiritual Direction

pildorasdefe maria mercedes venegasMaría Mercedes Vanegas, Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD