Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

ORACIÓN

-

APRENDE A ORAR

-

ORACIONES CRISTIANAS

-

ORACIONES CATÓLICAS

3 razones por las que hoy tienes que tomar la decisión de perdonar

 
 
   
 
 
 

Perdonar no es un acto mágico, no es que alguien mueva el botón del control y ya todo es diferente. Perdonar es un proceso

 

¿Cómo podríamos decir que amamos a Dios si en vez de amar a nuestros hermanos, guardamos rencores contra él?

El perdón y la reconciliación es uno de los boletos principales para llegar a ser parte del reino que Jesús nos ha mostrado. Nos lo hizo recordar también en la oración del Padrenuestro: "perdónanos como nosotros perdonamos"

A veces se falla en esto, y es donde debemos pedir la intervención de Dios en nuestra vida para que nos transforme y nos haga seres capaces de pedir perdón con humildad a aquellos que nos han dañado o hemos dañados, porque reconciliándonos con ellos, encontramos la reconciliación con Dios, la restauración de su gracia y de su amor en mí.

Habrás oído decir una frase que dice: "El perdón no es un sentimiento sino una decisión" y te preguntarás ¿cómo puedo yo decidir perdonar, si yo siento esto o esto otro...?

Jesús también nos confirmó que perdonar es una decisión, aunque de otro modo, Él nos dijo en el evangelio de Mateo (5,23-24)

"Si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda"...

¿Nos dimos cuenta? Jesús, dijo: "ve a reconciliarte con tu hermano", en ningún momento dijo: "ve si primero sientes que los puedes perdonar y luego reconcíliate con tu hermano", tampoco dijo: "ve si crees que el otro se merece tu perdón y reconcíliate con él"...

El perdón no es una cuestión que depende de nuestros sentimientos, es una decisión.

3 razones para tomar la decisión de perdonar

Perdonar no es un acto mágico, no es que alguien mueva el botón del control y ya todo es diferente. Perdonar es un proceso. No es un sentimiento, es una decisión que implica acciones concretas y constantes en la vida.

No siempre el perdón es fruto de que ya no siento nada en el corazón ante la persona que me ha fallado; hay momentos en que decido perdonar a pesar de que me sigue doliendo, a pesar de que sigo con ira y con dolor contra esa persona que me dañó.

Muchas veces el perdón no es la consecuencia sino la causa de la paz, es decir, hay veces en las que te perdono porque siento paz en mi corazón a pesar de lo que me hiciste y otras en las que te perdono para sentir paz. Por eso, hoy quiero invitarte a tomar la decisión de perdonar y te propongo tres razones para hacerlo:

1.- Perdonando vas a encontrar la paz que en este momento tienes perdida.

Podrás recuperar la serenidad y armonía que esa acción te quitó. Es el momento de recuperar la serenidad y armonía que esa acción te quitó.

Es el momento de recuperar ese estado en el que produces más, tienes mejores relaciones interpersonales y puedes soñar con mayor libertad.

2.- La justicia no está en tus manos.

Tu sufrimiento, tu ardor, tu dolor, tu rabia, tu rencor no garantizan que la otra persona pagará por lo que hizo, eso no está en tus manos.

Es más, ni siquiera un acto de venganza te da lo que has perdido. Querer desquitarte te pone en el mismo nivel de la persona que te ofendió. Por eso, lo mejor es perdonar.

3.- Dios siempre nos da una nueva oportunidad

Te invito a que les San Lucas 15,11-32, y si Dios lo hace con nosotros, que le hemos fallado tanto en nuestro camino de vida, más estamos nosotros invitados a hacerlo con los demás, a abrir el corazón de par en par y esparcir ese hermoso regalo que es el perdón

Oración de sanación y perdón

Señor Jesús, en este momento te pido que toques el corazón de este pecador que se siente herido y que necesita perdonar, sé Tú quien a través de mí, perdones a aquellos que me han hecho daño.

Dame tu paz y tu bondad, oh mi Dios y desintegra para siempre todo vestigio de dolor que esté latente en mi alma.

Y a ti, dulce Madre María, que fuiste siempre dócil a la palabra de tu Hijo y meditabas en silencio cada cosa en tu corazón, encamina hoy mis pasos, para que obre según la voluntad del Señor.

A través de las inspiraciones del Espíritu Santo, recuérdale siempre a mi corazón que amar, perdonar y servir es el camino para llegar a la felicidad plena.

Amén.

 
 
 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
tercer domingo de cuaresma arrepentimiento conversion
 
novena a san jose custodio de la sagrada familia estatua nino jesus en brazo
 
billetera hombre vacia sin dinero
 
mural san jose padre de familia sostiene a jesus bebe nino jesus
 
hombre con manos juntas rezando en oracion como rezar
 
 
san jose novena dia  verdaderos y sinceros catolicos
 

Oraciones en Videos

 
hombre sentado en un muelle de espalda mirando hacia el lago
 
persona sentado en las rocas orilla de playa mirando hacia el mar
 
mujer mirando hacia el mar en el atardecer reflejo del sol ocaso
 
mujer sosteniendo un flor amarilla en sus manos
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
hombre sosteniendo rosario con su mano fondo negro
 
- Lo más leído -
 

6 consejos que te da la Biblia para enfrentar los problemas económicos

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Oración a la Coraza de San Patricio contra asechanzas del mal y fuerzas oscuras

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Feliz Pascua de Resurrección. Cristo vive ¡Aleluya, aleluya!

Fiesta de la Divina Misericordia. Segundo Domingo de Pascua.