Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

ORACIÓN

-

APRENDE A ORAR

-

ORACIONES CRISTIANAS

-

ORACIONES CATÓLICAS

La batalla de la oración: No pierdas el ánimo si fallas

 
 
   
 
 
 

La oración nunca ha sido fácil para mí, lo que evita que me rinda es que la oración no es sobre mí, sino de responder la invitación de Dios

 

¿Te resulta difícil la oración? ¿Crees que libras una batalla? También a mí. Seré honesto y diré que orar nunca ha sido fácil para mí y aún tengo días en los que fallo miserablemente.

Lo que evita que me rinda es saber que la oración no es acerca de mí, sino acerca de Dios. Es acerca de responder a Su invitación de amor y hacer todo cuanto podamos para vencer los obstáculos que se nos presentan.

La oración es una lucha y el campo de batalla está en nuestros corazones. ¿Nos rendiremos y escaparemos o lucharemos hasta que el último suspiro salga de nuestros cuerpos?

La oración no sucede de la noche a la mañana.

Las relaciones se desarrollan con el tiempo y requieren de mucho esfuerzo para mantenerlas. Yo no conocí a mi esposa y luego le propuse matrimonio el mismo día. Necesité de tiempo para desarrollar nuestra amistad primero.

Incluso después de la boda no podía desistir y dejar de hablarle a mi esposa repentinamente y no volver a invitarla a salir. Si lo hacía, nuestro matrimonio dejaría de existir.

Es lo mismo con la oración. No podemos esperar que la oración sea perfecta y que nunca experimente dificultades. Incluso los santos lucharon con la oración a lo largo de todas sus vidas. La oración requiere de gran esfuerzo y debe crecer con el tiempo.

El Catecismo usa palabras más fuertes y nos instruye a comprometernos en la batalla en medio de nuestras dificultades,

"Este combate debe hacer frente a lo que es sentido como fracasos en la oración: desaliento ante la sequedad, tristeza de no entregarnos totalmente al Señor, porque tenemos "muchos bienes" (cf Mc 10, 22), decepción por no ser escuchados según nuestra propia voluntad… La conclusión es siempre la misma: ¿Para qué orar? Es necesario luchar con humildad, confianza y perseverancia si se quieren vencer estos obstáculos". (Catecismo de la Iglesia Católica, 2728)

En algunas ocasiones esta batalla ocurre en contra de nuestra propia naturaleza humana, a como el Catecismo explica:

"Mirado positivamente, el combate contra el ánimo posesivo y dominador es la vigilancia, la sobriedad del corazón". (Catecismo de la Iglesia Católica, 2730)

El enemigo más común durante la oración son nuestras tendencias pecaminosas y nuestra falta de virtud.

La oración y el ejercicio físico.

Dominar el levantamiento de pesas y carreras de largas distancias toma tiempo y esfuerzo. No puedo ir afuera y simplemente correr una milla y esperar convertirme en un corredor de clase mundial.

Debo comenzar lentamente y luego gradualmente incrementar mi velocidad por varios meses y años antes de dominar este deporte.

Es lo mismo con la oración. Tal a como Jim Beckman dijo:

"Tampoco la vida espiritual viene naturalmente. ¿Cómo es que tanta gente puede superar lo que aparenta ser infinitos obstáculos para entrenar, pero cuando un obstáculo se presenta para orar o en las disciplinas espirituales la mayoría parece flaquear? Considero que si vamos a triunfar en el viaje espiritual, necesitamos lidiar con nuestra espiritualidad un poco más a como lo hacemos con nuestro horario para ejercitarnos". (Dios, Ayúdame: Cómo crecer en la oración, página 112)

No debemos cesar de orar cuando un obstáculo o distracción se nos presente. La oración no será fácil y no debemos esperar ser perfectos o recibir revelaciones divinas de un arcángel.

Santa Teresa de Ávila explicó los diferentes niveles de la oración en términos de un "Castillo Interior". Nosotros no comenzamos inmediatamente en la "Séptima Morada", sino que trabajamos para acercarnos a Dios desde afuera, comenzando en la "Primera". Es muy importante recordar esto ya que pondrá nuestra vida de oración en perspectiva.

Sobre todas las cosas, debemos luchar y seguir luchando. Lo peor que podemos hacer es darnos por vencidos. Cuando lo hacemos, el Enemigo de nuestras almas sale victorioso.

¡Sigamos el estandarte de Cristo y luchemos contra los numerosos obstáculos de este mundo!

 
 
 
Adaptación y traducción por María Mercedes Vanegas, del artículo publicado en: Philipkosloski.com, autor: Philip Kosloski

pildorasdefe maria mercedes venegasMaría Mercedes Vanegas, Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización

 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Déjanos tus comentarios

Artículos de interés

 
 
mayo mes de la virgen maria poderoso rezo del santo rosario dia
 
mano de hombre leyendo la biblia reflejo de luz en hojas enemigos del alma
 
papa francisco camina plaza vaticano mira hacia abajo
 
mano de hombre y mujer sosteniendo corazon corazones rojos fondo blanco
 
mujer sentada triste recostada de pared blaco y negro senora de la sonrisa depresion
 
 
manos orando juntas en la oscuridad en iglesia asientos
 

Oraciones en Videos

 
hombre sentado en un muelle de espalda mirando hacia el lago
 
persona sentado en las rocas orilla de playa mirando hacia el mar
 
mujer mirando hacia el mar en el atardecer reflejo del sol ocaso
 
mujer sosteniendo un flor amarilla en sus manos
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco levanta su brazo para saludar a los fieles demonio es como serpiente
 
- Lo más leído -
 

La aparición de la Sagrada Familia en Fátima y su mensaje para el mundo

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Santa Rita de Casia. Patrona de los casos imposibles

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

El milagro de la Virgen de Fátima al esposo que no quería tener más hijos

Virgen de Fátima: un vínculo especial que comparten los 3 últimos Papas