Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Aprende a orar

Abramos nuestro corazón y compartamos el amor de Dios a través de esta consagración del hogar y la familia al Sagrado Corazón de Jesús

Oración de consagración de la familia y el hogar al Sagrado Corazón de Jesús.

Esta es una oración para consagrar el hogar y la familia al Sagrado Corazón de Jesús, quien arde de deseo en que le amemos con todo nuestro ser. De ese corazón se desprenden innumerables gracias para nuestra vida y Cristo no quiere que nos perdamos ninguna de ellas.

Jesús, el Buen Pastor, quiere cumplir con sus promesas de amor, y es por ello que, desde su Evangelio ya nos había hablado sobre su Sagrado Corazón: "Aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón" (Mateo 11:29). Él cumple también la promesa que se encuentra en Isaías 12:3, "Con alegría sacarás agua de la fuente de la salvación" dándonos agua viva extraída de la fuente de su Sagrado Corazón (cf. Jeremías 2:13, Juan 4:10-16, y Juan 19:34).

San Juan describe en su evangelio, como él "recuesta su cabeza" en el corazón de Nuestro Señor durante la Última Cena. También, en su pasaje evangélico (4,7-16), expone sobre la idea del amor y demuestra para nosotros cómo la alianza hecha entre Dios y Abraham se ha cumplido en el Evangelio. Él nos explica que Dios es amor y es, a través de nuestro amor el uno por el otro, que llegamos a conocer a Dios y servirle. Y así es el corazón de Dios, lleno de un fuego de amor inextinguible por cada uno de nosotros.

Juan nos habla de la importancia del sacrificio de Cristo, "para que tengamos vida a través de Él", y mientras no hemos visto a Dios, Él nos llama a tener fe:

"Nadie ha visto a Dios. Sin embargo, si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor es llevado a la perfección en nosotros".

Esta es una regla simple: amar a los demás como Dios nos ama. Siguiendo este mandamiento, permanecemos con Dios. Este es el mensaje del Sagrado Corazón de Jesús. El día de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, nos recuerda que Cristo nos dio el último ejemplo de amor, depositando su vida por unos y otros, derramando la misericordia de su corazón sobre nosotros.

Cuando aquel soldado perforó el costado de Jesús en la cruz con una lanza, salió sangre y agua.

La solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús nos recuerda la humanidad de Jesús y el significado de su sacrificio. Sufrió, sintió dolor, literalmente dejó su vida y puso su corazón sobre nosotros.

Es nuestro turno de recoger lo que Dios nos ha dado y compartirlo con el mundo. Abramos nuestros corazones y compartimos el amor de Cristo.

Oración de consagración de la familia al Sagrado Corazón de Jesús.

Sagrado Corazón de Jesús, que manifestaste a Santa Margarita María el deseo de reinar en las familias cristianas, hoy queremos reconocer públicamente Tu dominio absoluto sobre nuestra familia.

Deseamos, de ahora en adelante, vivir como Tú lo hiciste; deseamos dejar que esas virtudes se arraigen y prosperen entre nosotros, por medio de las cuales Tú has prometido la paz aquí abajo; desterraremos lejos de nosotros ese espíritu del mundo que Tú maldijiste

Gobierna, por lo tanto, sobre nuestras mentes a través de la simplicidad de nuestra fe y sobre nuestros corazones a través del amor genuino con el cual arderán por Ti, cuya llama se mantendrá viva a través de la frecuente recepción de la Divina Eucaristía 

¡Dígnate, oh Divino Corazón, presidir nuestras asambleas, bendecir nuestras empresas espirituales y temporales, disipar nuestras preocupaciones, santificar nuestras alegrías y aliviar nuestros sufrimientos.

Si alguno de nosotros tuviera en algún momento la desgracia de afligirte, recuérdale, oh Corazón de Jesús, que eres bueno y misericordioso con el pecador penitente.

Y cuando llegue la hora de la separación, cuando venga la muerte a echar la tristeza en medio de nosotros, haremos todo, tanto los que se van como los que se quedan, para estar resignados a tus decretos eternos.

Nos consolaremos con el pensamiento de que llegará un día en que toda la familia, reunida en el Cielo, podrá cantar para siempre Tu gloria y Tu misericordia.

Que el Inmaculado Corazón de María y el glorioso Patriarca San José te presenten esta consagración y la mantengan en nuestras mentes todos los días de nuestra vida. Toda la gloria al Corazón de Jesús, nuestro Rey y Padre. Amén.

Termina ahora con las siguientes oraciones al Sagrado Corazón para confirmar tu devoción hacia el buen Jesús.

Acto para consagrar la familia y el hogar.

Postrados ante ti, Señor Jesucristo, consagramos a tu Sagrado Corazón nosotros mismos y todo lo que nos es querido: nuestros pensamientos, palabras y acciones; nuestras penas, nuestras esperanzas, nuestros parientes y amigos.

Deseamos pertenecerte enteramente, conocer todas las cosas y despreciar los placeres, las riquezas y los honores de este mundo y todo lo que pueda ser un obstáculo a Tu servicio.

Sagrado Corazón de Jesús, enséñanos, con tu ejemplo en el establo de Belén y con toda tu vida, la mansedumbre y la humildad. Enséñanos, por tu agonía y tus sufrimientos en la cruz, paciencia y resignación a la santa voluntad de Dios. Enséñanos, en el misterio de la santa Eucaristía, a admirar tu poder, sabiduría y amor.

Hace trescientos años, le revelaste a Santa Margarita María Tu deseo de recibir el homenaje especial de Tus criaturas. En obediencia a esa súplica divina, míranos a tus pies para consagrar a tu servicio y amar nuestros corazones, nuestra familia y nuestro hogar de manera especial.

Corazón de Jesús, en nombre de María y bajo el patrocinio de San José te consagramos todo nuestro hogar. Como Nazaret, que sea siempre un centro de fe, esperanza, caridad y paz; una colmena de oración y verdadero celo por tu gloria. Guía nuestras vidas, dirige nuestros pasos y sosténnos en todos nuestros caminos. Te consagramos sinceramente todas las pruebas, aflicciones, alegrías y acontecimientos de nuestra vida doméstica.

Te suplicamos que derrames tu bendición sobre cada miembro de esta familia: los que están reunidos aquí y los que están ausentes; los que están vivos y los que están muertos. Con confianza, te los confiamos a Ti. Si, entre ellos, hay alguno que ha perdido Tu gracia y ha afligido Tu amoroso corazón por el pecado, con profunda pena deseamos ahora ofrecerles reparación e implorarles perdón.

Suplicamos Tu misericordia y gracia, también, para cada familia en el mundo entero. Oh Sagrado Corazón, protege la cuna del recién nacido; bendice al niño en la escuela; guía la vocación de los jóvenes; endulza la suerte del que sufre; apoya al anciano; consuela a la viuda; sé un Padre para el huérfano.

Oh, Sagrado Corazón de Jesús, te confiamos nuestra querida nación y a todos los que nos gobiernan.

Oh Jesús, fuente y océano infinito de misericordia, te suplicamos que nos asistas en los sufrimientos y la agonía de la muerte. Únenos, pues, aún más estrechamente a tu corazón y al de tu Madre Inmaculada. Sé nuestro refugio y nuestro lugar de descanso; y cuando nuestras almas hayan emprendido el vuelo para morar para siempre en tu Sagrado Corazón, que volvamos a ver en el cielo a cada miembro de esta familia que ahora deseamos tan fervientemente y unidos consagrar sin reservas a ti. Amén.

Oración de petición al Corazón de Jesús.

Sagrado Corazón de Jesús, fuente de toda bendición, te adoro, te amo y con dolor contrito por mis pecados te ofrezco este pobre corazón mío. Hazme humilde, paciente, pura y totalmente obediente a tu voluntad. Concédeme, Buen Jesús, que pueda vivir en ti y para ti. Protégeme en medio del peligro. Consuélame en mis aflicciones. Dame salud corporal, ayuda en mis necesidades temporales y tu bendición en todo lo que hago. Oh, sangre y agua que brotó del Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, confío en ti. Amén

Recursos sobre el Sagrado Corazón.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD