Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Devociones y oraciones

Quinto día de la novena al Santo Padre Pío de Pietrelcina. Día 5. A San Pío le gustaba que las almas quedaran bien limpias en la confesión

Novena al Padre Pío de Pietrelcina. Día 5. Mártir de la confesión.

La Novena a San Pío de Pietrelcina para el día 5 cuentan un poco la vida de este pequeño fraile que reza en el ministerio de la confesión. Él sentía un gran amor por las almas y quería que todos limpiaran sus impurezas a través del confesionario.

Conociendo al Padre Pío.

El día del Padre Pío comenzaba a las 2:30 de la mañana cuando él se levantaba para comenzar sus oraciones y hacer su preparación para la misa. Él era capaz de llevar a cabo un apostolado muy ocupado con tan solo unas pocas horas de sueño cada noche y una cantidad de comida que era tan pequeña (300-400 calorías al día) que sus compañeros sacerdotes declararon que esa no era suficiente comida para mantener incluso a un niño pequeño con vida.

Entre misa y confesiones, la jornada de trabajo del Padre Pío duraba alrededor de 19 horas. En muy raras ocasiones abandonó el monasterio y nunca tuvo incluso un día de vacaciones de su agotador programa, en 51 años. Nunca leyó el periódico o escuchó la radio. Él advirtió a sus hijos espirituales en contra de mirar la televisión.

En su monasterio en San Giovanni Rotondo, vivió el espíritu franciscano de pobreza con desprendimiento de sí mismo, de las posesiones, y de todo tipo de comodidad.

Siempre tenía un gran amor por la virtud de la castidad, y su comportamiento fue modesto en todas partes y con todas las personas. En su vida, el Padre Pío reconcilió a miles de hombres y mujeres de nuevo a su fe a través del Sacramento de la Reconciliación

Novena al Padre Pío de Pietrelcina.

A continuación te presentamos el modo de rezar la novena al Padre Pío para el día 5. Sigue el orden que mostramos.

1. Oraciones iniciales.

Señal de la Cruz.

Por la señal de la Santa cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición.

Jesús, mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos, he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar, y confío en que, por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén.

2. Meditación para el día 5 de la novena al Padre Pío.

Para la reflexión del quinto día de la Novena, vamos a meditar sobre el amor del Padre Pío a la confesión. Él fue un mártir del confesionario

Podemos resumir el ministerio sacerdotal del padre Pío, en dos polos luminosos: el altar y el confesionario. En el altar se inmolaba con Cristo en la cruz y en el confesionario repartía la infinita misericordia del Señor.

En el confesionario el padre Pío desempeñó su paternidad con fuerza y ternura. Era severo y exigente con los penitentes curiosos e hipócritas. Era inflexible con los pecados contra la vida, los pecados de la blasfemia y la trasgresión del precepto de la misa festiva. No era raro que cerrara la ventanilla del confesionario en las narices de los penitentes o les gritara: ¡Fuera de aquí, desgraciado!. Sus explosiones eran fuertes vibraciones de su espíritu para romper ciertas barreras y sacudir ciertos corazones empedernidos.

El Papa Juan Pablo II, en la canonización del padre Pío, dijo: "Aunque aquel singular confesor trataba a los peregrinos con aparente dureza, estos, tomando conciencia de la gravedad del pecado y sinceramente arrepentidos, volvían casi siempre para recibir el abrazo pacificador del perdón sacramental".

Un penitente tres veces despedido del confesionario y, finalmente absuelto, comentaba: "Ahora sí que he llegado a comprender la gravedad de mis faltas". Hasta este momento nadie había sacudido mi indiferencia, como ahora lo ha hecho el padre Pío. Ahora comprendo mejor y le agradezco a Dios que se haya servido para ello del pulso firme y, al mismo tiempo, paternal del padre Pío

¡Cuánto le costaban al padre Pío las confesiones! Solía decir: ¡Si supieran cuánto cuesta un alma!. Las almas no se dan como regalo: se compran. ¡Ustedes no saben lo que le costaron a Jesús!. Ahora y siempre hay que pagarlo con la misma moneda.

3. Oración del quinto día de la Novena.

Dios todopoderoso y lleno de bondad, que nos has dado en san Pío de Pietrelcina un modelo de sacerdote consagrado al ministerio de la penitencia, concédenos, por su intercesión, convertirnos a ti de todo corazón y recibir tu misericordia abundante. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Frase del Padre Pío.

"No se debe volver ni con el pensamiento ni en la confesión a los pecados ya acusados en confesiones anteriores. Por nuestra contrición Jesús los ha perdonado en el tribunal de la penitencia… Con un gesto de infinita generosidad ha rasgado, ha destruido, las letras de cambio firmadas por nosotros al pecar, y que no habríamos podido pagar sin la ayuda de su clemencia divina... Yo no me puedo resignar a tener a las almas más de ocho días alejadas de la confesión".

4. Oración final de la novena al Padre Pío.

San Pío de Pietrelcina, te rogamos en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que eleves nuestras súplicas al Padre amado, para que fortifique y mantenga en la santidad a todos los Sacerdotes, religiosos, religiosas y a todos los fieles de la Iglesia. Tú que sufriste los embates de Satanás, que con la fortaleza de la oración y el escudo de la fe lo reprendiste en el nombre de Cristo, te rogamos intercedas por nosotros para que, con la fuerza y el poder del Espíritu Santo, el Señor nos otorgue las gracias suficientes para también hacerle frente, pues, como león rugiente, se encuentra atacándonos y tendiéndonos trampas constantemente para alejarnos de la Gloria de Dios. Amén.

5. Novena al Sagrado Corazón de Jesús.

Para concluir con la novena al Padre Pío, debes dirigirte ahora a este espacio para rezar la Novena al Sagrado Corazón de Jesús que el mismo San Pío de Pietrelcina rezaba cada día.  

Novena al Padre Pío completa.

A continuación puedes acceder a todos los días de la novena al Padre Pío para que puedas rezarla en todo momento.

Para el quinto día de la novena al Padre Pío presentamos la bondad de este fraile por medio de su sacrificio en el confesionario. La confesión para él era como un mecanismo para llevar más almas al Cielo, por eso le dedicaba tantas y tantas horas al día. Estamos tan llenos de sufrimientos y preocupaciones que a veces nos olvidamos que podemos encontrar sanación a nuestros males a través de la confesión. A través de la novena a humilde fraile capuchino, podemos encontrar fe y esperanza para atravesar todas las pruebas de la vida.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD