Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

Oración / Devociones y oraciones

Novena al Padre Pío. Día 5: El mártir del confesionario

 
 
   
 
 
 

Padre Pío de Pietrelcina recibió los estigmas el 20 de septiembre de 1918 y los llevó por 50 años. Vivió una vida llena de santidad y amor

 

El día del Padre Pío comenzaba a las 2:30 de la mañana cuando él se levantaba para comenzar sus oraciones y hacer su preparación para la misa. Él era capaz de llevar a cabo un apostolado muy ocupado con tan sólo unas pocas horas de sueño cada noche y una cantidad de comida que era tan pequeña (300-400 calorías al día) que sus compañeros sacerdotes declararon que esa no era suficiente comida para mantener incluso a un niño pequeño con vida.

Entre misa y confesiones, la jornada de trabajo del Padre Pío duraba alrededor de 19 horas. En muy raras ocasiones abandonó el monasterio y nunca tuvo incluso un día de vacaciones de su agotador programa, en 51 años. Nunca leyó el periódico o escuchó la radio. Él advirtió a sus hijos espirituales en contra de mirar la televisión.

En su monasterio en San Giovanni Rotondo, vivió el espíritu franciscano de pobreza con desprendimiento de sí mismo, de las posesiones, y de todo tipo de comodidad.

Siempre tenía un gran amor por la virtud de la castidad, y su comportamiento fue modesto en todas partes y con todas las personas. En su vida, el Padre Pío reconcilió amiles de hombres y mujeres de nuevo a su fe a través del Sacramento de la Reconciliación

Novena al Padre Pío de Pietrelcina

Todas estas oraciones puedes encontrarlas en el Primer día de esta Novena

Meditación para el Quinto día

"Padre Pío: mártir del confesionario"

Reflexión: Podemos resumir el ministerio sacerdotal del padre Pío, en dos polos luminosos: el altar y el confesionario. En el altar se inmolaba con Cristo en la cruz y en el confesionario repartía la infinita misericordia del Señor.

En el confesionario el padre Pío desempeñó su paternidad con fuerza y ternura. Era severo y exigente con los penitentes curiosos e hipócritas. Era inflexible con los pecados contra la vida, los pecados de la blasfemia y la trasgresión del precepto de la misa festiva. No era raro que cerrara la ventanilla del confesionario en las narices de los penitentes o les gritara: ¡Fuera de aquí, desgraciado!. Sus explosiones eran fuertes vibraciones de su espíritu para romper ciertas barreras y sacudir ciertos corazones empedernidos.

El Papa Juan Pablo II, en la canonización del padre Pío, dijo: "Aunque aquel singular confesor trataba a los peregrinos con aparente dureza, éstos, tomando conciencia de la gravedad del pecado y sinceramente arrepentidos, volvían casi siempre para recibir el abrazo pacificador del perdón sacramental".

Un penitente tres veces despedido del confesionario y, finalmente absuelto, comentaba: "Ahora sí que he llegado a comprender la gravedad de mis faltas. Hasta este momento nadie había sacudido mi indiferencia, como ahora lo ha hecho el padre Pío. Ahora comprendo mejor y le agradezco a Dios que se haya servido para ello del pulso firme y, al mismo tiempo, paternal del padre Pío

¡Cuánto le costaban al padre Pío las confesiones! Solía decir: ¡Si supieran cuánto cuesta un alma!. Las almas no se dan como regalo: se compran. ¡Ustedes no saben lo que le costaron a Jesús!. Ahora y siempre hay que pagarlo con la misma moneda.

Oración

Dios todopoderoso y lleno de bondad, que nos has dado en san Pío de Pietrelcina un modelo de sacerdote consagrado al ministerio de la penitencia, concédenos, por su intercesión, convertirnos a ti de todo corazón y recibir tu misericordia abundante.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén

Palabras del Padre Pío:

"No se debe volver ni con el pensamiento ni en la confesión a los pecados ya acusados en confesiones anteriores. Por nuestra contrición Jesús los ha perdonado en el tribunal de la penitencia… Con un gesto de infinita generosidad ha rasgado, ha destruido, las letras de cambio firmadas por nosotros al pecar, y que no habríamos podido pagar sin la ayuda de su clemencia divina".

"Yo no me puedo resignar a tener a las almas más de ocho días alejadas de la confesión".

Todos los días de la novena:

 
 
Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

 
 
 
 
 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook      Twitter      WhatsApp     Google     
 
 

Artículos de interés

 
 
imagen de la virgen de guadalupe san juan diego tilma de guadalupe radiografia blanco negro
 
virgen de guadalupe misterio figuras en los ojos
 
papa francisco mirando hacia abajo misa vaticano
 
matrimonio pareja jombre mujer felices y pareja triste
 
virgen de guadalupe estatua con flores alrededor
 
 
mujer con manos unidas en oracion orando imagen virgen de guadalupe estatua
 
 
 
 
 
Tuit reciente del Papa:
 
 
 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco mirando pensando haci abajo
 
- Lo más leído -
 

Una asombrosa historia de terror atada al poder del Santo Rosario

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

9 consejos para ir a Misa con los hijos y enseñarles su gran valor

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Por qué el demonio odia tanto a María y por qué tú deberías amarla

Una oración especial para sanar mi relación con María