Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Testimonios

Vivir el mensaje de María es una necesidad, así lo era para los sacerdotes que se salvaron de morir por la bomba atómica al rezar el Rosario

Rezar el rosario salvó a estos sacerdotes de morir por la bomba atómica.

El 6 de agosto es una fecha importante en la historia: El fatídico día en que la primera bomba atómica fue lanzada sobre Hiroshima en Japón. Ese día, un lunes, a las 8:15 de la mañana, un bombardero americano B-29, Enola Gay, dejó caer su bomba llamada "Little Boy", que cayó a una altura predeterminada de detonación de unos 1.900 pies sobre la ciudad. Todo quedó devastado, millones murieron. Pero también ocurrió un milagro, una Iglesia, carcana a la detonación, quedó intacta. Y no solo eso, los sacerdotes que estaba en ella resultaron ilesos de la Bomba Atómica, su secreto: el rezo del rosario todos los días y su veneración a María.

Pero también, cada 6 de agosto, se celebra en la Iglesia Católica la Fiesta de la Transfiguración. Conmemorando la ocasión en la cual Cristo, acompañado por Pedro, Santiago y Juan, subió a una alta montaña, tradicionalmente identificada con el Monte Tabor en Galilea, y se transfiguró delante de ellos, de modo que su rostro resplandeció como el sol y sus ropas se volvieron blancas como la luz (Mateo 17, 2)

La palabra griega para transfiguración es metemorphothe, de la que se obtiene la palabra metamorfosis. Así que la transfiguración fue un cambio completo e impresionante en la apariencia de Jesús, ya que su divinidad brilló a través de su humanidad, de una manera que abrumó por completo a los discípulos. Su propósito era prepararlos para la realidad de la crucifixión, de modo que habiendo visto una vez, en algún sentido, su divinidad, fortalecerían su fe. ¿Que tiene que ver la Transfiguración con la Bomba Atómica? Pues que estos sacerdotes se habían configurado con CRISTO a través de María por el rezo del Santo Rosario diario.

La gran tragedia de la bomba atómica.

Aquel día oscuro de la historia, la Bomba Atómica que fue arrojada sobre Hiroshima, explotó con un flash cegador, creando una bola de fuego gigante, que vaporizó prácticamente todo y a todos en un radio de aproximadamente una milla del punto de impacto.

Se calcula que hasta 80.000 personas fueron directamente asesinadas por la explosión, y para finales de año, esa cifra subió considerablemente, debido a las lesiones y los efectos de la radiación. Más de dos tercios de los edificios de la ciudad fueron completamente destruidos.

Un milagro en Hiroshima.

Pero en medio de esta terrible matanza sucedió algo extraordinario: Había una pequeña comunidad de padres jesuitas que vivía en un presbiterio cerca de la iglesia parroquial, que estaba situada a menos de un kilómetro del punto de detonación, bien adentrado en el radio de la devastación total. Y los ocho miembros de esta comunidad escaparon ilesos de los efectos de la bomba.

Iglesia intacta y sacerdotes ilesos en bomba atómica de Hiroshima
[Imagen: Iglesia permanece intacta luego de la bomba atómica de Hiroshima, Japón]

Su presbiterio permanecía de pie, mientras que los edificios alrededor, hasta donde el ojo podía ver, fueron total y completamente destruidos.

El padre Hubert Schiffer, un jesuita alemán, fue uno de estos sobrevivientes, tenía 30 años de edad en el momento de la explosión y vivió hasta los 63 gozando de buena salud.

En años posteriores viajó para contar su experiencia, y este es el testimonio que se registró en 1976, cuando los ocho jesuitas seguían vivos: El 6 de agosto de 1945, después de la misa de la mañana, se sentaron a desayunar cuando, de repente, vieron un destello de luz.

Dado que Hiroshima tenía instalaciones militares, asumió que debía de haber algún tipo de explosión en el puerto, pero casi de inmediato, el Padre contó:

"Una explosión terrible llenó el aire con una gran secuela de truenos. Una fuerza invisible me levantó de la silla, me lanzó por el aire, me sacudió, me golpeó y me dio vueltas y vueltas".

Iglesia y Sacerdotes protegidos por Fátima y el rezo del Rosario.

Una vez que pasó el impacto y el estruendo ocasionado por la bomba atómica, el sacerdote se levantó del suelo y miró a su alrededor, pero no pudo ver nada en ninguna dirección. Todo había sido devastado.

Tuvo algunas lesiones muy leves, pero nada serio, y en efecto los exámenes posteriores de manos de médicos y científicos del ejército estadounidense mostraron que ni él, ni sus compañeros, habían sufrido efectos dañinos debido a la bomba. Junto con sus compañeros jesuitas, el Padre Schiffer creía que habían sobrevivido porque vivían el mensaje de la Virgen de Fátima.

"Vivíamos y rezábamos el rosario diariamente en esa casa".

En realidad hay un precedente bíblico para lo que sucedió a los ocho jesuitas, en el libro del gran profeta Daniel. En el capítulo 3, leemos de los tres jóvenes que fueron arrojados al horno ardiente a las órdenes de Nabucodonosor, pero que sobrevivieron a su calvario e incluso caminaron en medio de las llamas, acompañados por un ángel que parecía un hijo de los dioses.

Milagro en Nagasaki.

Después de este primer bombardeo, el gobierno japonés se negó a rendirse incondicionalmente, por lo que una segunda bomba atómica fue lanzada sobre la ciudad de Nagasaki tres días después, el 9 de agosto.

Nagasaki había sido realmente el objetivo secundario, pero la cobertura nubosa sobre Kokura lo salvó de la obliteración de ese día. La ironía suprema es que Nagasaki fue la ciudad donde se concentraron dos tercios de los católicos en Japón, y así, después de siglos de persecución, sufrieron este terrible golpe al final de la guerra.

Pero en un curioso paralelo a lo sucedido en Hiroshima, el monasterio franciscano establecido por San Maximiliano Kolbe en Nagasaki antes de la guerra, tampoco fue afectado por la bomba atómica que cayó allí.

San Maximiliano Kolbe, bien conocido por su devoción a la Santísima Virgen María, había decidido ir en contra del consejo que le habían dado de construir su convento en el lugar. Cuando la bomba cayó, el convento fue protegido de la fuerza de la bomba por una montaña intermedia. Así que tanto en Hiroshima como en Nagasaki, podemos ver la mano protectora de María en acción.

Apariciones de Fátima.

Las apariciones de Fátima en Portugal tuvieron lugar en 1917, cuando de mayo a octubre tres niños, Francisco y Jacinta Marto, y su prima Lucia dos Santos, vieron a la Virgen seis veces, culminando en el milagro del sol el 13 de octubre, cuando 70.000 personas vieron el sol girar en el cielo y cambiar de color sucesivamente, antes de caer a la tierra de una manera aterradora. Muchos de los presentes pensaban que era el fin del mundo, pero el sol reasumió su lugar en el cielo provocando grandes gritos de alivio.

La esencia del mensaje de La Virgen Fátima se refiere a la conversión del pecado y a un retorno a Dios, e implica la reparación de los pecados propios y los pecados de los demás, así como la ofrenda de sufrimientos y pruebas diarias.

También se centra en la oración y la Eucaristía en Fátima, y ​​en particular en el rosario, así como en la devoción a los Cinco Primeros Sábados, que implica la Confesión, la Sagrada Comunión, el rosario y la meditación durante cinco meses consecutivos con la intención de reparar en Nuestra Señora.

Debemos vivir el mensaje de Fátima.

Es interesante reflexionar sobre el tema de la transfiguración de Jesús que vincula estos diversos acontecimientos. El rostro de Cristo brilló como el sol en el Monte Tabor, y en Fátima, Nuestra Señora trabajó el gran milagro del sol para convencer a la enorme multitud que se había reunido allí que el mensaje que ella le estaba dando a la humanidad era cierto.

Considere también que los pobres de Hiroshima y Nagasaki sufrieron por "soles" hechos por el hombre, explotando en medio de ellos causando una horrible devastación.

Pero en Hiroshima, los ocho jesuitas que vivían el mensaje de Fátima, y ​​particularmente practicaban el rosario diariamente, estaban de alguna manera transfigurados, protegidos por el poder divino de Dios, de los terribles efectos de la bomba atómica.

Seguramente hay un mensaje que encierra la historia de estos sacerdotes que sobrevivieron a la bomba atómica y su iglesia que permaneció intacta: Vivir el mensaje de Fátima, en un mundo cada vez más peligroso, y que sigue amenazado por la guerra nuclear, es una necesidad tan profunda para nosotros como para el Padre Schiffer y sus compañeros. Rezar el rosario cada día puede brindarnos protección de muchas formas.

Sobre el rezo del rosario.

Redacción: Mariel Parra, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic Herald

pildorasdefe woman mujer silueta logo firmaMariel Parra, Tengo siempre presente al Señor: Él está a mi lado, nunca vacilaré. Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro (Salmo 16,8-9)

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD