Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Matrimonio y noviazgo
matrimonio esposos juntos felices abrazados fondo montanas cielo azul

Lograr tener un matrimonio feliz y para siempre es posible. Hay consejos que se deben practicar para lograr esa relación para toda la vida

8 consejos para tener un matrimonio feliz y para siempre.

Tener un matrimonio feliz y para siempre es la ilusión que tienen muchas parejas. Y, alcanzar este deseo principal de tener un matrimonio feliz y para siempre es posible si se siguen algunos consejos en la relación.

En el matrimonio siempre hay que estar atentos para no dejar entrar esas pequeñas situaciones que puedan alterar la paz de la relación.

Muchas veces hay trampas disfrazadas de silencio que apartan a los esposos y crean abismos en su comunicación. Tal es el caso de una televisión encendida permanentemente; la puerta de la habitación conyugal que nunca se cierra para los niños; una agenda repleta de actividades sociales y profesionales.

8 consejos para un matrimonio feliz y para siempre.

Estos poderosos consejos para tener un matrimonio feliz y para siempre deben verse, más bien, como unas reglas de oro que los esposos siempre deben tener en cuenta al momento de luchar por un matrimonio feliz y una relación sana. He aquí algunas:

1. No dejar entrar la ira.

La ira es un sentimiento de enojo muy grande que debemos, a toda costa, controlar y sanar.

En tu matrimonio, tienes que tener la fortaleza y el dominio propio para controlar la ira que sentimos cuando estamos discutiendo.

La ira es un enemigo que poco a poco, si se lo permiten, puede ir mermando la relación hasta la etapa de la indiferencia. Nunca permitan que la ira se adueñe del corazón de ninguno de los dos si quieren optar por un matrimonio feliz y para siempre.

2. Nunca gritarse.

Está demostrado que los gritos afectan la psiquis de la persona que lo recibe. Puede crear frutraciones que la persona reprime y que con el paso del tiempo puede terminar afectando su salud.

Tener siempre educación y respeto ante todo. El grito es una forma agresión contra el cónyuge, independiente de lo que se diga.

Los gritos expresan descontrol, enojo, falta de paciencia y tolerancia al encontrarse con las diferencias. Además, los gritos pueden socavar la dignidad de tu pareja. No se griten nunca.

3. Pedir disculpas. Admitir errores.

Para muchos el pedir disculpas equivale a una humillación o está expresando una gran debilidad.

Pero lejos de todo esto, pedir disculpas es de valientes, es una persona realmente grande en valores, pues reconoce su pequeñez, que es un ser humano con debilidades y defectos y que lucha cada día por superarse.

4. Señalar defectos con amor.

Si resulta doloroso aceptar los propios defectos, más difícil es que nos los señalen. Ten cuidado en cómo expresas a tu cónyuge esa pequeña falta que te incomoda.

Debemos ser delicados y compresivos para criticar o decir algo negativo al otro. Recordemos que todos tenemos defectos y virtudes, y neustros defectos no son los que nos definen.

5. No dar entrada al descuido o apatía.

En el matrimonio debe existir una sana exigencia. Siempre tenemos que buscar lo mejor para la persona que amamos, aunque a veces sea necesario exigirle.

Cuando no amamos, nos da igual si la persona se supera o no. Siempre sean apoyo el uno para el otro. No den lugar a la apatía o la indiferencia que son asesinos crueles de los matrimonios.

Si quieres tener un matrimonio feliz y para siempre es el momento de estra atento a las necesidades del otro y jamás se descuiden en esto.

7. Ningún problema sin resolver.

Conservar siempre la humildad para hablar, para aceptar la culpa que nos corresponde en cada desacuerdo.

Olvidar los resentimientos y rencores, confiar en la pareja y prepararse para el perdón. Nunca se vayan a la cama sin solucionar un problema o una diferencia que hayan tenido en alguna discusión.

8. Detalles con el cónyuge

Todos los días, cada uno de los esposos, deben cuidar los detalles que tienen el uno con el otro, los mismos que a veces se pierden con los años por la cotidianidad.

Si comienzan a faltar los detalles, el matrimonio comienza a vivir en automático, ralentizado según las circunstancias aburridas y no por el amor verdadero

Además de estos 8 consejos a seguir para tener un matrimonio feliz y para siempre, hay uno que, aunque te lo estemos presentando al final, es uno de los más importantes en el matrimonio.

Orar juntos, involucrar a Dios

Participar de la celebración de la Santa Misa juntos y en familia, orar todos los días el uno por el otro, cultivar su vida sacramental (confesión y comunión frecuente), leer juntos la palabra de Dios y meditarla, son un regalo maravilloso que pueden hacer para su propio matrimonio.

Recordemos lo que nos dice Dios: "La cuerda de 3 hilos no se rompe fácilmente" (Eclesiastés 4,12) Esto haciendo alusión a que, si tienen a Dios en su matrimonio, nada podrá detenerlos como esposos. Esperamos que estas sencillos consejos te ayuden a tener un matrimonio feliz y para siempre y a vivir plenamente tu relación con la persona que más amas.

Recursos para matrimonios.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: LaFamilia.info
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD