Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Matrimonio y noviazgo

Esta es la trampa letal que acaba con el matrimonio, pero que puede ser fácilmente obviada y que es mortalmente dañina para la relación

Una trampa letal que puede acabar con el matrimonio.

"Si hubiese escuchado esto hace algunos años, no me hubiese divorciado ahora". No les puedo decir cuán a menudo he escuchado esa frase. Más recientemente, ll fin de semana pasado, después del servicio de alabanza en la iglesia en el centro de Estados Unidos. El sacerdote me había entrevistado para el sermón acerca de Restaurar la Esperanza en el Matrimonio, y me preguntó qué demostraba mi investigación acerca de las acciones más importantes en un matrimonio a realizar, o a evitar. Una de ellas es la que quiero hablarles aqui. Una trampa letal que puede ser ignorada pero quees mortalmente dañina para los matrimonios.

Luego de habernos presentado en esta charla, varias personas nos dijeron que deseaban no haber tenido que aprender estas lecciones por las malas.

La trampa que acaba con el matrimonio.

Aquí les presento una trampa particularmente letal pero que puede ser fácilmente obviada y que puede estar presente ahora mismo en sus matrimonios. Asegúrense de que buscan esta trampa, la desentierren y la destruyan antes de que los destruya a ustedes:

"Nunca, jamás pienses que tu pareja no debería sentirse lastimado por algo que no te lastimaría a ti".

Suena muy trivial. Pero no lo es. Es una de las trampas más comunes, letales y sigilosas por las que un matrimonio puede fracasar. Casi todos nosotros hemos pensado inconscientemente algo como esto:

"Todo lo que hice fue mostrarle dónde no estaba conectando correctamente los cables del televisor. Es decir, ha estado trabajando en eso por una hora y obviamente necesitaba ayuda. Es ridículo que se moleste por eso".

O esta otra:

"Me disculpé por haber llegado tarde a cenar otra vez, pero ella no lo ha podido superar. Se molesta por las cosas más insignificantes".

Estos pensamientos son peligrosos porque nos hacen descartar el hecho de que realmente estamos hiriendo a la otra persona. Y esto es realmente una trampa mortal que poco a poco lleva a la destrucción del matrimonio

Regularmente tendemos a olvidar que somos diferentes. Más específicamente, que hombres y mujeres son diferentes. En muchas maneras, de hecho, ¡nuestros cerebros están programados para ser lo contrario de la otra persona! Escuché a un neurólogo decir que cuando lee una resonancia magnética del cerebro de un hombre y de una mujer, le pareciera estar lidiando con dos especies diferentes.

Y aunque hay algunas excepciones, nuestras necesidades emocionales, inseguridades y heridas divergen también.

Entre los hombres, por ejemplo, muchos hombres tienen una preocupación profunda escondida que no es mayor cosa para la mayoría de las mujeres. Los hombres quieren desesperadamente ser buenos en lo que hacen, hacer felices a sus esposas, sentirse adecuados o competentes. Pero en lo profundo, un hombre se preocupará constantemente de no ser adecuado. De que esté muy cerca de ser confundido por un impostor. Aquí están los sentimientos internos y subyacentes de un hombre. Si su esposa ignora esto, o no le da importancia se convierte en una peligrosa trampa mortal para su relación.

Escribo esto como si él fuese consciente de lo que está pensando, pero no lo es: todos estos sentimientos son subconscientes hasta que se disparan:

"¿Estoy a la altura? Amo tanto a mi esposa. Ella es maravillosa y se merece lo mejor, pero no estoy seguro de saber cómo ser el esposo que ella necesita. Adoro a mis hijos y quiero ser un grandioso padre para ellos. No quiero fallar. Quiero poder proveer para mi familia. Quiero darles todo lo que necesiten, hacer por ellos todo lo que sea necesario, protegerlos de todas las formas en que lo necesiten… pero ¿tengo lo que necesito para esto? Mis amigos Gary y Bill parecen tener todo bajo control; yo quisiera poder ser tan hábil como Gary y un padre excelente como Bill. No quiero decepcionar a mi familia."

Así que cuando tu esposo esté intentando instalar un complicado sistema nuevo de televisión, y no le esté yendo muy bien, él seguramente esté sintiendo que está fallando en lo que está haciendo. Como si no estuviese a la altura. Esto es doloroso. Y cuando llegas tú y le señalas lo que no está haciendo correctamente (tratando de ayudar, por supuesto), lo que en realidad haces, involuntariamente, es decirle: sí, eres ciertamente un fracaso. Gary lo habría hecho mejor.

Nosotras las mujeres no lo pensamos de la misma manera, por supuesto. Pensamos que nuestro esposo está siendo demasiado sensible. En otras palabras: pensamos que él no debería sentirse lastimado por esto. Porque esto no nos lastima a nosotras.

Así que nuestro hombre se molesta. O se rinde. Y luego somos nosotras las que nos molestamos por esto. Nos molestamos porque él se molesta. Todo debido a que no vemos que está lastimado. O no vemos sus molestias como legítimas. Así que ignoramos la verdad. Volteamos los ojos al ver su "ego" y nunca nos damos cuenta: él no tiene un ego. Él tiene un profundo pozo de dudas sobre sí mismo.

Porque fallamos en ver que nuestras acciones le causan legítimamente dolor, fallando en ver la verdad debajo de esto, cometemos el mismo error una y otra vez. Le herimos nuevamente. Él se molesta y se rinde de nuevo. Luego nosotras nos sentimos lastimadas una vez más. Y más pronto aún, es nuestro matrimonio el que sufre. Todo a causa de esta sigilosa trampa mortal que nunca vimos en el matrimonio.

Recursos para matrimonios.

Redacción: María Mercedes Vanegas, PildorasdeFe.net | Con información de: Ask Shaunti´s Blog

pildorasdefe maria mercedes venegasMaría Mercedes Vanegas, Nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y - a ejemplo de San Francisco Javier - misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: Ay de mí si no predico el Evangelio, pues muchos cristianos se dejan de hacer, por no haber personas que se ocupen en la evangelización

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD