Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
dos personas abrazandose con mucho amor perdon

El perdón es un enseñanza central del cristianismo. Parece prácticamente imposible, tiene sus dificultades, lleva tiempo y viene del corazón

El perdón tiene sus dificultades, toma su tiempo y viene del corazón.

El perdón es bien conocido como la enseñanza central del cristianismo. Parece tanto eminentemente deseable como prácticamente imposible.La enseñanza de Jesús en el "Padre Nuestro", su parábola del siervo despiadado y su encuentro con Zaqueo ponen de manifiesto lo serio de esta enseñanza. Pero aún así, nos encontramos con algunas Dificultades para perdonar. Sabemos que el perdón lleva tiempo y viene del corazón, y que es un acto liberador. Pero es algo en que se debe trabajar. James McPolin explica:

María trabajaba en una panadería que habíamos construido en nuestro centro parroquial de América Latina para mujeres que buscaban empleo. Me di cuenta de que, a veces, parecía triste. Entonces, un día, mientras charlábamos juntos, ella me explicó por qué se sentía triste.

Unos años antes, los militares llegaron a la calle donde vivía y sacaron a los jóvenes de sus hogares. Asesinaron brutalmente a las dos hijas de María. Se había sentido triste desde entonces:

"He intentado durante años perdonar a los que mataron a mis hijas, pero nunca pude hacerlo".

Orando al Padre Nuestro.

Le resultaba tan difícil orar al Padre Nuestro: "Y perdónanos nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden".

Con lágrimas en los ojos, María dijo: "Por un tiempo renuncié a pronunciar la oración. Fue hace poco que decidí comenzar a orar de nuevo. Creo que estoy empezando a perdonar ahora".

En escenas de gran brutalidad, el espíritu de perdón de María me tocó profundamente. Cada año, en Navidad, la recuerdo porque es una fiesta de paz, perdón y reconciliación. La paz es un mensaje importante de la Navidad.

La lucha por el perdón.

Más cerca de casa, en el Norte, escuchamos muchas historias sobre las luchas de muchas personas con el perdón. Debido al asesinato de su hermano, una mujer dice:

"En cuanto a las personas que lo mataron, no puedo perdonarlos. Nunca podré perdonarlos. Tal vez realmente lo sentían y lo mostraron, pero igual no estoy segura de ello".

Un hombre dice sobre el asesinato de su padre:

"Sentí amargura y odio hacia los que mataron a mi padre, todos tenemos sangre en nuestras manos. Cuando se trata de pensamientos de venganza, siento que he puesto todo detrás de mí".

En el camino a la Iglesia.

Recientemente leí un libro llamado Adventures in Reconciliation (Aventuras en la Reconciliación). Lleva la historia de una mujer, Bernadette Power, llamada "Asesinato en el camino a la Iglesia". Su marido fue asesinado a tiros justo a su lado, su hija recibió un disparo en el ojo y su hijo otro en el muslo:

Durante años luché, muchas veces perdí la cabeza. Pero yo sabía en mi corazón que Jesús no se había alejado de mí. Nunca había visto el rostro del hombre que asesinó a Mickey, pero seguí orando y diciendo:

"Señor, quienquiera que sea, muéstrale la misericordia que me has mostrado a mí".

Todo lo que sé es que, en fe, mi oración es:

"Señor, si él va delante de ti, ten misericordia de él".

Viviendo las palabras de Jesús.

Bernadette Power representa a todos aquellos que luchan por vivir las palabras de Jesús: "Bienaventurados los misericordiosos porque recibirán misericordia".

Si perdonas a los demás, también el Padre celestial los perdonará. Encontramos que las palabras de la Escritura son más convincentes cuando nos encontramos con personas que las pusieron en práctica.

Jesús enseña que el llamado a perdonar a otros está basado en el perdón de Dios. En la parábola del siervo despiadado describe a un empleado que recibe el perdón de su capataz pero que no se lo concede a los demás.

Esta es una crítica de aquellos que se basan en la misericordia de Dios y no ofrecen nada de sí mismos (Mateo 8).

Un espíritu perdonador.

Cuando un cristiano dice: "Perdónanos nuestras ofensas", también debe ser capaz de decir: "Como nosotros también hemos perdonado a los que nos ofenden". Un espíritu perdonador es aquel que tiene la actitud con la cual acercarse a Dios por misericordia: Perdona y serás perdonado.

No puede haber ningún límite en perdón para aquellos que han experimentado la gracia ilimitada y la compasión de Dios. Ninguno de los seguidores de Jesús debe mantener la cuenta de las ofensas que han recibido de otros al menos que, por supuesto, no tengan ninguna objeción de que Dios tenga una cuenta de todas las suyas.

Además, tal perdón debe venir del corazón, no debe ser un show sólo para demostrar. La parábola del siervo también hace hincapié en la calidad de la compasión, a menudo enfatizada por Jesús en la palabra y la acción:

"¿No tendrías misericordia de tu compañero esclavo, como yo tuve misericordia de ti?"

Dificultades para perdonar.

El perdón es quizás la más difícil de las exigencias que hace nuestro Señor en los evangelios. Recientemente estuve presente en un seminario internacional sobre la reconciliación. Había africanos presentes que participaron en las discusiones en Rwanda después del genocidio.

La pregunta se planteó fue si era demasiado esperar que la gente perdonara en tales situaciones. Algunos dijeron que perdonar es un don de Dios y que uno necesita ser sanado por Dios para perdonar. Otros dijeron que el perdón no es sólo complicado, también es posible e imposible al mismo tiempo.

La enseñanza de Jesús en los evangelios muestra que a sus seguidores se les pide que la tomen. Podemos llamar el perdón como un momento de gracia, pero el esfuerzo humano que requiere puede ser inmenso. El poder de perdonar sigue siendo uno de los poderes más impresionantes de un ser humano, así como del ser divino. El perdón parece posible e imposible.

El perdón toma tiempo.

Estoy seguro de que muchas personas tienen recuerdos especiales de momentos importantes de perdón, por ejemplo, el de Gordon Wilson, cuya hija fue asesinada en el bombardeo de Enniskillen el domingo de la Remembrance (1987) y que fue capaz de perdonar a sus asesinos inmediatamente después.

No muchos son capaces de hacer esto. Tampoco la invitación de Jesús a perdonar nos pide perdonar de inmediato. María dijo que le tomó mucho tiempo perdonar.

Para nosotros, el perdón a veces puede ser un proceso lento y oscuro que a veces puede parecer imposible. El proceso normal de duelo toma tiempo e implica diferentes etapas: Negación, ira, negociación y aceptación gradual.

Alguien ha escrito que muchos no podrían orar el Padre Nuestro sin cambiar las palabras a algo como: "Perdónanos nuestras ofensas, no como nosotros perdonamos a otros, sino como queremos poder perdonar a otros", es decir, en la forma en que los perdonas. A veces el perdón viene lentamente, pero al final Dios nos pide que perdonemos y necesitamos pedirle a Dios su perdón.

No podemos alejarnos del hecho de que Dios nos invita a perdonar como Él perdona. Puede tardar mucho tiempo. Podemos encontrarnos aprisionados en amargura y resentimiento, incluso destruidos como seres humanos, hasta que perdemos nuestra enemistad y nos reconciliamos con Dios y con aquellos que pueden habernos hecho daño.

El ejemplo de Jesús.

Nos anima no sólo por el llamado de Jesús a perdonar, sino también por su ejemplo. En su ministerio da perdón incluso cuando aquellos que ofenden no se arrepienten. Está claro que perdonó a sus enemigos cuando claramente no se habían arrepentido, como cuando dice desde la cruz:

"Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen".

Jesús invita a Zaqueo, el rico recaudador de impuestos, a la mesa con él antes de que se arrepienta. Hay otros ejemplos de personas que fueron perdonadas, aunque todavía no habían dado ninguna señal de arrepentimiento.

Esto no significa que el perdón de Jesús restablezca la relación con el pecador sin ninguna respuesta. Lo que muestra es que Jesús no se rinde ante nadie.

Vemos en Jesús un cuadro de un Dios que está ansioso por tomar la iniciativa y reparar las relaciones rotas. Al mismo tiempo, no debemos suponer que el perdón era fácil para Jesús.

A veces lo vemos enojado en los evangelios, pero su ira es a menudo una expresión de su compasión. Finalmente, su espíritu de compasión y perdón aparece en sus parábolas sobre la misericordia y la compasión.

Recursos sobre el perdón y perdonar.

Redacción: Mariel Parra, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic ireland
Tengo siempre presente al Señor: Él está a mi lado, nunca vacilaré. Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro (Salmo 16,8-9)
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD