Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe
nuestra senora de fatima vision de infierno poder de rezar el santo rosario

Con Nuestra Señora de Fátima conocimos el poder del Rosario. Además la Virgen reveló la visión del infierno que mostró a los niños para animarlos a rezarlo

Nuestra Señora de Fátima revela el infierno y el poder del Rosario.

A los niños videntes de la Virgen de Fátima se les dio una visión terrorífica de lo que sufren las almas en el infierno; pero también se les mostró el camino al cielo. Además Nuestra Señora de Fátima también les dio a conocer el verdadero poder del Santo Rosario y cómo influye en la conversión de los pecadores y en la paz del mundo.

Fátima y la visión del infierno.

Cuando Nuestra Señora de Fátima se apareció ante los tres pastores en Fátima en 1917, les permitió tener una visión que asustaría a cualquier niño (o a cualquier adulto). Ellos vieron ante ellos un vasto mar de fuego, y en él, muchas almas atormentadas.

Era una imagen espantosa, que la hermana Lucía comentó más tarde, diciendo: "Esta visión solo duró un momento, gracias a nuestra buena Madre Celestial, quien en su primera aparición prometió llevarnos al cielo. Sin eso, creo que habríamos muerto de terror y miedo".

El Catecismo de la Iglesia Católica afirma la existencia del infierno, pero habla de un castigo más severo que ser quemado en la eternidad. La enseñanza de la Iglesia afirma la existencia del infierno y su eternidad. Inmediatamente después de la muerte, las almas de los que mueren en un estado de pecado mortal, descienden al infierno, donde sufren los castigos del infierno, el fuego eterno.

Uno de los principales castigos del infierno es la separación eterna de Dios, en quien solo el hombre puede poseer vida y felicidad, por la cual él fue creado y por lo cual él que anhela. Esta explicación que da el catecismo es el por qué debemos tener miedo del infierno. Debemos temer la perspectiva de pasar la eternidad separada del Dios que nos ama tanto.

¿Cómo es el infierno?

Si bien es cierto que los niños vieron el infierno representado como un mar de fuego, la Hermana Lucía señaló cómo los que estaban en el infierno estaban sufriendo de una inmensa desesperación.

El infierno es un lugar de absoluta desolación, un lugar solitario, no es para nada la fiesta de pecadores que todos pueden imaginar.

Dante escribió sobre este aspecto del infierno en su "Infierno". En contraste con un "vasto mar de fuego", él lo describe como un lago de hielo. En particular, Satanás está hundido hasta la cintura en el hielo y se ve llorando: "El Emperador del Reino doloroso, Desde su pecho salió del hielo. Con seis ojos lloró, y bajó tres barbillas Gimió las gotas de sus lágrimas y sus mentiras sangrientas". (Canto XXXIV)

En vez de un lugar de quema perpetua, se ve como un lugar de oscuridad, frío y lleno de desesperación. La imagen de Dante del infierno destaca la realidad de la separación eterna de Dios, algo terrible y extremadamente solitario. En esta representación del infierno, es un lugar donde gritas, pero nadie oye tus gritos. Un lugar donde deseas estar al lado de alguien, pero nunca puedes moverte.

La buena noticia es que Nuestra Señora de Fátima no simplemente mostró esta visión a los niños para asustarlos. Quería que supieran por qué debemos esforzarnos por evitar el infierno y por qué debemos hacer todo lo que podamos para correr hacia el cielo trayendo con nosotros a todos los que conocemos.

El camino al Cielo.

La Santísima Virgen María de Fátima ofreció un camino que llevaría a las almas al abrazo celestial: "Has visto el infierno a donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón".

Nuestra Señora enseñó a los niños a acercarse a su Inmaculado Corazón para salvar sus almas de alejarse de Dios.

Ella recomendó practicar las devociones de los 5 primeros Sábados, ofreciendo sacrificios personales y también haciendo una oración adicional durante el Rosario.

La oración de Fátima.

Nuestra Señora de Fátima, también dijo que cuando recemos el Santo Rosario, decimos después de cada misterio: "Oh Jesús mío, perdónanos, sálvanos del fuego del infierno. Lleva todas las almas al cielo, especialmente a los más necesitados".

Esta oración, conocida como la oración de Fátima, es más comúnmente orada como: "Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos de los fuegos del infierno, lleva todas las almas al cielo, especialmente las más necesitadas de tu misericordia, Amén". Esta oración les recordaba a los niños su visión del infierno, despertando en ellos un deseo de salvar almas cada vez que rezaban el Rosario.

La oración resume nuestra vida cristiana, reconociendo nuestra necesidad del perdón personal, pero también dirigiendo nuestros esfuerzos para ayudar a los que nos rodean a alcanzar las alegrías del cielo.

Nuestra Señora de Fátima nos recuerda que debemos desear que todas las almas lleguen al cielo, incluso a nuestros enemigos. Nunca deberíamos desear que alguien pase la eternidad separada de Dios. Al final, cuanto más nos acercamos al corazón de María, más nos acercaremos al corazón de Jesús. Como escribió San Luis María de Montfort: "La devoción a María es la manera más segura, más fácil, más corta y más perfecta de acercarse a Jesús".

Más sobre la Virgen de Fátima.

Adaptación por Qriswell Quero, PildorasdeFe.net. Con información de: Philipkosloski.com
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD