Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario
Respetamos tu privacidad. Tus datos son guardados de forma segura. Consulta nuestra política de privacidad
     

CONOCE TU FE

-

APRENDE SOBRE TU FE

-

FE CATÓLICA

-

DEFIENDE TU FE

El gran mensaje revelado en el Tercer Secreto de Fátima.

 
 
   
 
 
 

Se cumplen 100 años desde las apariciones de Fátima y en este artículo compartimos la importancia del mensaje del Tercer Secreto revelado

 

Hace 100 años, el 13 de octubre de 1917, las multitudes se juntaron frente a una pequeña aldea portuguesa algo polvorienta que estaba a poco de hacerse famosa en todo el mundo.

En esos tiempos se decía que, el día trece de cada uno de los últimos cinco meses, Nuestra Señora de Fátima supuestamente había aparecido ante tres niños en edad escolar primaria: Los hermanos Francisco (9) y Jacinta (7), y su prima Lucía (10). Nuestra Señora, se rumoreaba, había prometido una especie de gran final en su última aparición que tomaría octubre.

En consecuencia, decenas de miles se vertieron en Fátima. Algunos querían creer. Como Lucía luego recordó con cierta vergüenza, muchas almas humildes se arrodillaron en presencia de los tres niños, pidiendo curas, conversión y muchos tipos de favores de Nuestra Señora.

Pero otros, tal vez muchos de ellos, vinieron, en esa resonante frase bíblica, a burlarse y menear la cabeza. Los cínicos y duros hacks que cubrían el jamboree para el periódico anticlerical, O Século, no sorprendieron a nadie al estar entre los segundos.

Los eventos completos del día son difíciles de resumir, pero el título de O Século del día 15 de octubre de 1917 hace un buen trabajo:

"¡IMPRESIONANTE! CÓMO EL SOL DANZA EN FÁTIMA A MITAD DEL DÍA.

Apariciones de la Virgen. ¿En qué consistió el signo del cielo? Muchos miles de personas hablan sobre un milagro. Guerra y paz".

A pesar de todo, se ha estimado que alrededor de 70.000 personas estaban allí para ver el sol bailar en el cielo. Comparada con la mayoría de las tardes, tales acrobacias celestiales serían difíciles de superar en una lista de "las cosas más impresionantes que hayan sucedido jamás" de Buzzfeed. Sin embargo, este no es el caso.

El tercer secreto de la Virgen de Fátima.

Una vez más, de acuerdo con Lucía, Nuestra Señora también reveló a los niños lo que se conoce como el tercer secreto, o quizás más precisamente, la tercera parte del secreto de Fátima. Aquí lo tenemos en sus palabras:

Vimos a un ángel con una espada flamígera en su mano izquierda. Destellando, arrojó llamas que parecían incendiar el mundo, pero murieron en contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba hacia él desde su mano derecha:

Apuntando a la tierra con su mano derecha, el Ángel gritó a gran voz:

"¡Penitencia, penitencia, penitencia!"

Y vimos en una inmensa luz que es Dios, algo similar a cómo las personas aparecen en un espejo cuando pasan frente a él, un obispo vestido de blanco, y tuvimos la impresión de que era el Santo Padre.

Le seguían otros obispos, sacerdotes, hombres y mujeres religiosos que subían por una empinada montaña, en la parte superior de la cual había una gran Cruz de troncos ásperos como de un alcornoque con la corteza, antes de llegar allí el Santo Padre atravesó una gran ciudad en ruinas que temblaba con cada paso, afligido por el dolor, oró por las almas de los cadáveres que encontró en su camino.

Al llegar a la cima de la montaña, de rodillas al pie de la gran Cruz, fue asesinado por un grupo de soldados que le dispararon balas y flechas, y de la misma manera murieron uno tras otro los otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, también diversos laicos de diferentes filas y puestos.

Debajo de los dos brazos de la Cruz había dos ángeles, cada uno con un aspersorio de cristal en la mano, en el que recogían la sangre de los mártires y con ella salpicaban las almas que se dirigían hacia Dios.

Conexiones con Fátima.

Cuando San Juan Pablo II fue casi asesinado el 13 de mayo de 1981, inmediatamente sintió una conexión con Fátima. Incluso mientras estaba en el hospital, pidió que le trajeran el texto de la tercera parte del secreto.

Más tarde, diría que, si bien su asesino disparó para matarlo, era como si alguien estuviera guiando y desviando esa bala.

Pero esperen un minuto. Si la aparición hubiera sido una predicción exacta del futuro, entonces no podría haberse referido a San Juan Pablo II, ¿no? Después de todo, el Papa Juan Pablo no fue asesinado. Y su supuesto asesino, Mehmet Ali Agca, no era un grupo de soldados que le dispararon balas y flechas.

¿Prediciendo eventos futuros?

De hecho, esta es precisamente la pregunta que la Congregación para la Doctrina de la Fe abordó al hacer público el Tercer Secreto en 2000.

Cuando entonces, el cardenal Ratzinger anotó en su comentario teológico adjunto, las visiones proféticas de Fátima, como los pasajes apocalípticos de Sagrada Escritura, no describen fotográficamente los detalles de eventos futuros, la imagen que vieron los niños no es en modo alguno una vista previa de un futuro en el que nada puede ser cambiado. Más bien, la visión habla de peligros y de cómo podemos salvarnos de ellos.

En esencia, esto significa que el valor perdurable de Fátima, o cualquier revelación privada, es su relevancia para aumentar la fe de la Iglesia.

Esto significa que el propósito principal de las apariciones no estaba en su capacidad para predecir la historia, sin embargo, con precisión pueden haberlo hecho.

Llamado de conversión y penitencia.

En cambio, apuntan hacia una preocupación más fundamental. Esto es, como lo expresó el Cardenal Sodano al anunciar la liberación del Secreto, el llamado de Nuestra Señora de Fátima a la conversión y la penitencia, que emitió a comienzos del siglo XX, sigue siendo oportuno y urgente hoy en día.

O, como dijo el Ángel más ingenioso, aunque fielmente haciendo eco de la Voz de su Maestro:

"¡Arrepiéntete! ¡Arrepiéntete! ¡Arrepiéntete!"

 
 
Adaptación y traducción por Mariel Parra, del artículo publicado en: Catholic Herald, autor: Catholic Herald

pildorasdefe woman mujer silueta logo firmaMariel Parra, Tengo siempre presente al Señor: Él está a mi lado, nunca vacilaré. Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro (Salmo 16,8-9)

 
¿Te gustó lo que leíste? Compártelo en tus redes sociales
 
 
   Facebook       Twitter       WhatsApp   
 

Artículos de interés

 
 
escapulario de la virgen del carmen monte carmelo cruz
 
escapulario marron con cruz amarilla en la parte de atras del cuello de una chica
 
papa francisco cara triste manos cabeza padre bebe migrantes ahogados
 
pareja de esposos juntos mirandose de frente sonriendo de forma tierna dia
 
novena a nuestra senora virgen del carmen dia
 
 
sagrado corazon de jesus dia  la comunion reparadora
 
 

Twitter del Papa Francisco

 

Noticias del Papa Francisco y la Iglesia

 
 
papa francisco sentado escritorio hablando por video mensaje abuso de menores
 
- Lo más leído -
 

9 cosas que debes conocer sobre el Escapulario de la Virgen del Carmen

El poderoso significado liberador de la Cruz y Medalla de San Benito

Oración para vencer la tristeza, el pesimismo y ayudar a sanar la depresión

La poderosa oración que está transformando los matrimonios

Novena a la Virgen del Carmen por la paz y la salud del cuerpo y alma

La Virgen del Carmen. Nuestra Señora del Escapulario. Patrona de los Carmelitas