Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
Categoría: Meditación

Las crisis financieras se han convertido en una pesada carga para muchos. Sigue estos consejos de la Biblia en los problemas económicos

En estos tiempos que corren, marcados por las distintas crisis y los recortes financieras de muchas empresas, los problemas económicos se han convertido en una pesada carga de llevar para la vida de muchas personas, generando situaciones de verdadera angustia y stress. Surgen los problemas económicos, y traen consigo problemas en el Hogar. Es por ello que, investigando en la Biblia, se ha recogido una serie de consejos que podrían ayudar a enfrentar esas crisis de finanzas cuando llegan en el momento menos oportuno.

Como si estuvieran atrapadas en un callejón sin salida, la gente busca una solución que les permita resolver sus necesidades de vida. La experiencia dice que no siempre es fácil.

No hay que desesperar.

Como discípulos de Jesús hemos de llevar nuestros problemas, incluyendo por supuesto los económicos, a la Palabra de Dios. En ella el Señor siempre nos da la respuesta que necesitamos. Leerla, y orarla, bajo la guía del Espíritu Santo, transforma nuestro corazón y nuestra mente. Ella es luz en el sendero, y lámpara para nuestros pasos

"En el peligro invoqué al Señor, y él me escuchó dándome un alivio". (Salmo 118,5)

¿Cómo nos enseña la Biblia a enfrentar los problemas económicos? A continuación 6 consejos muy luminosos de la Palabra sobre este tema tan importante.

6 consejos bíblicos en los problemas económicos

1. Primero lo primero: el Reino de Dios

Jesús es claro, no debemos estar agobiados pensando qué comeremos o cómo nos vestiremos, es decir, como resolveremos el día a día. Él nos pone como ejemplo a las aves del cielo, y a los lirios del campo.

El Padre conoce de antemano lo que requerimos para vivir, por lo que la actitud básica del cristiano es la confianza y el abandono en las manos amorosas de Dios (Mateo 6,25-34).

Sin embargo, hay una condición: que busquemos primero el Reino de Dios y su justicia, es decir, que en nuestra lista de prioridades lo primero para nosotros sea hacer la voluntad de Dios, vivir según la norma del Evangelio, en seguimiento a Jesús de Nazaret "... todo lo demás se nos dará por añadidura" (Mateo 6,33). Esa es su promesa.

2. ¡Trabaja!

La Palabra enseña que el medio normal para ganarse el sustento diario es el trabajo. Este principio rige a toda la estirpe de Adán, que ha de ganarse el pan con el sudor de su frente (Génesis 3,19). Así mismo, el trabajo forma parte de la vocación humana universal: vayan y sometan la tierra (Gen. 1, 28).

La actitud de abandono y de confianza que nos aconseja Jesús no nos exime del deber de trabajar, sumando esfuerzo e inteligencia, para lograr satisfacer las necesidades de vida.

Para un cristiano el trabajar no es un castigo, es un modo de servir a la comunidad y una fuente de bendición: ¡Trabajar no es un castigo!: una teología positiva del trabajo

San Pablo nos da ejemplo, él compartía el oficio de la predicación con el arte de tejer tiendas (Hch. 18, 3). Además nos previene de la tentación de ser negligentes en la tarea, como, aparentemente, ocurría en la comunidad de Tesalónica (2 Tes. 3, 6-7), pues el que no trabaje que tampoco coma, por lo que se nos exhorta a trabajar con sosiego para ganar el propio pan y no ser una carga para nadie (2 Tes. 3, 8-12).

Por cierto, si hemos perdido el empleo, ello no significa que no tengamos trabajo, pues buscar colocarse es ya de por si un trabajo, y bien gordo.

3. Descubre tu talento.

En la parábola de los talentos Jesús nos dice que a cada uno de nosotros se nos han confiado unos dones, nuestra misión es descubrirlos y crecer en ellos para que la gracia se multiplique en los campos de Dios. Como enseña Jesús, salgamos a negociar el talento para que aumente, y recibir aún más (Mateo 25,14-30)

Estoy convencido que está parábola encierra un gran secreto incluso para que prosperemos económicamente: descubrir el propio talento, trabajarlo, ponerlo al servicio redundará en beneficios para nosotros.

Lamentablemente, muchos hacemos como el siervo perezoso de la parábola, escondemos los dones recibidos, los enterramos, y ello se refleja en los resultados que obtenemos.

4. Orar con perseverancia.

Jesús nos enseñó en la oración del Padrenuestro a pedir el pan de cada día (Lucas 11,2-4). De esta manera llevamos a la oración las necesidades económicas para que el Señor nos socorra y provea nuestro sustento. Cuando oramos sabemos que Dios conoce de antemano lo que necesitamos (Mateo 6,8).

Si sentimos que el Señor se toma su tiempo en atendernos, recordemos que Jesús nos exhorta a persistir en la plegaria, como el amigo inoportuno a la medianoche (Lucas 11,5-8) o como la viuda pobre frente al juez injusto (Lucas 18,1-8)

Si tenemos que enfrentar una situación económica que parece insoluble pidamos a Dios el don de la sabiduría (Santiago 1,5), a fin de encontrar una salida al problema que nos agobia. Nunca olvidemos que para Dios nada hay imposible (Lucas 1,37) y que todo es posible para el que cree (Marcos 9,23)

Presentemos al Padre lo que nos preocupa (Filipenses 4,6), y esperemos en su gran misericordia que siempre se manifiesta en el momento oportuno.

5. Comparte tus bienes.

Jesús nos previene de la tentación de acumular tesoros en la tierra, poniendo nuestra confianza en la posesión de los bienes materiales (Mt. 6, 19 y Lc. 12, 13-21) Por lo contrario, su invitación es que compartamos con los demás, especialmente con los más pobres, de lo mucho o poco que tengamos (Mt. 19, 21)

Es una ley del Evangelio, hemos de dar si queremos recibir (Lc. 6, 38). Y aunque creamos que somos tan pobres que sólo podemos ocuparnos de nosotros mismos, siempre tenemos algo que dar a los demás, así sea nuestro tiempo y nuestra atención.

6. Sé agradecido.

Dar gracias a Dios, tanto en la prosperidad como en la escasez, es proclamar nuestra confianza en la fidelidad y el amor de Dios (1 Tes. 5, 18), quien se toma el trabajo de cuidarnos y de proveer a todas nuestras necesidades con largueza (Filipenses. 4,19).

Cuando damos gracias confesamos y reconocemos que Dios es el dador de toda bendición (Santiago 1,17), todo viene de su mano, él dirige nuestra vida según sus designios de amor y misericordia (Rom. 8, 28). La acción de gracias es siempre fuente de nuevas bendiciones, y trae gozo y paz al corazón.

Para terminar, un consejo de oro: Acude a la Virgen María, ello es nuestra abogada e intercesora delante de Jesús, la que adelanta su hora como hizo en las Bodas de Caná (Juan 2,1-12), la que ha creído en el cumplimiento de las promesas divinas (Lucas 1,45) Ella es la madre llena de amor que Jesús nos confió antes de morir en la cruz (Juan 19,25-27)

María, Madre de Misericordia, asístenos en nuestras necesidades, y llévanos siempre a Jesús, el dador y la fuente de toda bendición. Amén.

Oraciones con citas bíblicas en las crisis económicas.

"Jesús mío, Tú me has asegurado que, "ningún padre terrenal le da a su hijo una piedra cuando este le piden pan". O, que "si piden un pez, le dará a su hijo una serpiente", y que "los malos, siendo tan malos y pecadores, saben cómo dar cosas buenasa sus hijos, ¡cuánto más Tú, mi Padre en el cielo, darás buenos regalos a los que te pidan!". (Cfr Mateo 7,9-11) Animado por la promesa de esta confianza, Señor, te pido que me ayudes a resolver mi crisis económica. Envía tu providencia divina sobre este servidor. Suminístrame algún medio financiero con el que pueda solventar mis deudas. Así lo Creo, en tu poderoso Nombre. Amén".

"Sagrado Corazón de Jesús, fuente de divinas gracias y de misericordia plena, actualmente estoy luchando financieramente, pero no me dejaré abatir por esta preocupacion, ni permitiré que mi corazón se llene de ansiedad, debido a que sé que Tú cubrirás todas mis necesidades de acuerdo a las riquezas de Tu gloria en Cristo Jesús. Señor, te ruego traces tus planes de providencia sobre mi economía. Aunque me vea afectado ahora, sé que dispondrá de las cosas que necesito de la mejor manera. Sólo Tú puedes proveerlo de las maneras más misteriosas. Así lo creo. Te agradezco por mi avance financiero, ¡confío en que llegará! Amén".

"Dios colmará con magnificencia todas las necesidades de ustedes, conforme a su riqueza, en Cristo Jesús". (Filipenses 4,19)

"Dios justo y poderoso en obras, te agradezco por lo que eres. Te agradezco por ser el Dios de la Abundancia porque sé que mi milagro financiero vendrá por Tu poder divino a rescatarme de esta crisis económica en la que estoy sumergido y que está afectando a todo mi hogar. Tú eres capaz de bendecirme abundantemente, para que en todas las cosas y en todo momento, teniendo todo lo que necesito, prospere en toda buena obra. Sé que mis finanzas prosperarán en Tus manos, sé que tendré éxito en todo lo que haga. Amén".

"Por otra parte, Dios tiene poder para colmarlos de todos sus dones, a fin de que siempre tengan lo que les hace falta, y aún les sobre para hacer toda clase de buenas obras". (2 Corintios 9,8)

"Padre amado, te agradezco por las pruebas que enfrento aquí en la tierra, porque sé que, a través de ellas, puedo encontrar bendiciones ocultas que me harán crecer en la vida. Te pido que me guíes para tomar decisiones financieras con sabiduría para que pueda alcanzar un milagro que me ayude en los problema económicos que enfrento. Rezo para nunca idolatrar el dinero, sino que pueda servirme de él para cubrir mis necesidades y las de mi familia, lo respete para poder respetar mis riquezas celestiales, Amén".

Recursos sobre enfrentar problemas.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: El Blog de Marcelo

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Puedes compartir toda esta información en tus redes sociales a través de los botones compartir de facebook, twitter, Whatsapp. También puede copiar la Url (Link) de este artículo y compartirlo en su red favorita. Para cualquier otro tipo de copia, reproducción o utilización le invitamos a leer todos nuestros términos legales
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD

FACEBOOK TWITTER WHATSAPP