Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
Política de Cookies y ajustes
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Celebración del día
santos jacinta y francisco marto videntes de la virgen de fatima portugal

Santos Jacinta y Francisco Marto, siendo aún niños aceptaron con humildad su grave enfermedad. Son los videntes de Nuestra Señora de Fátima

Santos Jacinta y Francisco Marto. Videntes de la Virgen de Fátima.

Los Santos Jacinta y Francisco Marto, o Santa Jacinta y San Francisco Marto, fueron dos de los tres niños videntes de la Virgen de Fátima. Jacinta Marto nació el 11 de marzo de 1910, era la hermana menor de Francisco y prima de Lucía. A diferencia de su hermano, Jacinta vio a Nuestra Señora de Fátima durante las seis Apariciones, aunque no siempre escuchó lo que le decían a Lucía. Jacinta y su hermano Francisco fueron beatificados por el Papa San Juan Pablo II el 13 de mayo del año 2000 y canonizados por el Papa Francisco el 13 de mayo de 2017 en Fátima.

Fecha celebración: 20 de febrero.

Martirologio Romano: En Ajustrel, cerca de Fátima, en Portugal, Santa Jacinta Marto, la cual, siendo aún niña de tierna edad, aceptó con toda paciencia la grave enfermedad que le aquejaba, demostrando siempre una gran devoción a la Santísima Virgen María (1920) y San Francisco Marto, que, consumido por una enfermedad, siendo todavía niño, brilló por la suavidad de costumbres, la perseverancia en los sufrimientos y en la fe, y también por la asiduidad en la oración. (1919)

Biografía de Santa Jacinta Marto.

Jacinta de Marto, la séptima hija de la pareja Manuel Pedro Marto y Olimpia de Jesús dos Santos, nació en el lugar de Aljustrel, parroquia de Fátima, el 11 de marzo de 1910. El día 19 del mismo mes recibió la gracia del Bautismo. Sus padres, que eran humildes campesinos y cristianos piadosos, le dieron una educación moral y religiosa de sonido.

Desde temprana edad, Jacinta de Jesús Marto, mostró un gusto por la oración, la preocupación por las verdades de la fe, la prudencia en la elección de las amistades y un espíritu sereno de la obediencia.

De carácter vivaz, extrovertida y alegre, a Santa Jacinta Marto le encantaba jugar y bailar; capturó la simpatía de muchos. Se convirtió, más adelante, en un espléndido modelo de humildad y de generosidad.

Tan pronto como pudo, Jacinta de Jesús Marto comenzó a trabajar pastoreando un rebaño; su hermano Francisco fue el responsable de su supervisión, tan solo era un poco mayor que ella.

A Santa Jacinta Marto le gustaba mucho reunirse con su prima, Lucía de Jesús dos Santos, quien también fue pastora de ovejas. Así, los tres niños, muy unidos pasaban todo el día en esta actividad. Al mismo tiempo que actuaban con diligencia y prontitud, también les quedaba tiempo para jugar y para orar. Además, Jacinta de Jesús Marto junto con su hermano Francisco y su prima Lucía, disfrutaban de las bondades de Dios mostradas en las bellezas de la naturaleza.

Biografía de San Francisco Marto.

San Francisco Marto, nació en Aljustrel, Fátima, el 11 de junio de 1908. Fue bautizado el 20 de junio de 1908. Contaba con apenas 10 años cuando nuestra Santísima Madre se le apareció a él, a su hermana Jacinta, y a su prima Lucía, en su pequeña ciudad de Fátima, Portugal.

Solo Lucía escuchó las palabras de María, pero San Francisco Marto le dijo a sus padres, al párroco, al alcalde de su ciudad y a cualquiera que le preguntara, que él realmente veía a María en cada una de sus visitas y sentía su presencia.

Al igual que su hermana y su prima, San Francisco de Jesús Marto informó que María les dijo que rezaran el Rosario todos los días y que oraran por la conversión de los pecadores.

San Francisco Marto era un niño amable y dulce. La gente dice que una vez le compró un pájaro a un amigo por un centavo. Esto era mucho dinero para un niño pobre en la época de Francisco. Cuando el amigo le dio a San Francisco Marto el pájaro, inmediatamente lo liberó.

Francisco de Jesús Marto se acercó más a María y a Jesús por las visitas de María. Especialmente amaba ir solo a la iglesia y arrodillarse ante el tabernáculo. Él siempre oraba a Jesús en el Santísimo Sacramento.

Apariciones del Ángel y la Virgen de Fátima a Jacinta y Francisco.

Lo que cambió inesperadamente la vida de Francisco y Jacinta Marto, tuvo lugar en 1916: cuando dijeron que se les apareció un ángel tres veces y que les exhortaba a rezar y hacer penitencia para el perdón de los pecados y por la conversión de los pecadores.

A partir de este momento, los pequeños niños Santos Jacinta y Francisco Marto, tomarían cada oportunidad que tenía para hacer lo que el ángel les decía.

Desde el 13 de mayo al 13 de octubre de 1917, Santa Jacinta y San Francisco Marto, junto con su prima Sor Lucía, tuvieron el privilegio de ver varias veces a la Virgen María en el lugar llamado Cova da Iria, cerca de Fátima.

Llenos de alegría y gratitud por el don recibido, responderían inmediatamente con todas sus fuerzas a la exhortación de Nuestra Señora de Fátima pidiéndoles oraciones y sacrificios en reparación por los pecados que ofenden a Dios, y por la conversión de los pecadores.

Al mismo tiempo, dóciles a la acción de la gracia, Jacinta y Francisco dedicaron sus vidas voluntariamente para alcanzar algún día estar en el paraíso.

Espiritualidad de Santa Jacinta.

Santa Jacinta Marto estaba inmersa constantemente en la contemplación de Dios, siempre buscaba una conversación íntima con él. Buscaba el silencio y la soledad de la noche y se levantaba de su cama de madrugada para orar y expresar libremente su amor por el Señor.

En poco tiempo, la vida interior de Santa Jacinta se caracteriza por una gran fe y una gran caridad. Una vez, Santa Jacinta confiesa:

"Yo amo tanto a Nuestro Señor! A veces creo que tengo un fuego en el pecho, pero eso no me quema"

A estos niños Santos Jacinta y Francisco Marto, les encantaba contemplar a Cristo crucificado y se conmovían hasta las lágrimas al escuchar el relato de la Pasión.

Jacinta Marto afirmó entonces ya no querer cometer pecado y no hacer sufrir  más a Jesús. Meditaba mucho sobre la eternidad del infierno, cuya pavorosa visión tanto le impresionó. Una vez exclamó:

"¡Qué pena tengo de los pecadores! !Si yo pudiera mostrarles el infierno!"

Jacinta Marto tuvo una Fe ardiente y una devoción a la Santa Eucaristía, que visitó con frecuencia y durante mucho tiempo en la iglesia parroquial, escondiéndose en el púlpito, donde nadie podía verla y así distraerla de contemplar al Rey de reyes.

Anhelaba con un gran deseo comer el Cuerpo de Cristo, pero no le estaba permitido debido a su corta edad. Sin embargo, eso no le entristeció, ella encontraba consuelo en la comunión espiritual.

Santa Jacinta también honró a la Virgen María, con un amor tierno, filial y alegre, rezaba constantemente el Santo rosario y cada momento del día le ofrecía jaculatorias piadosas.

El sufrimiento anhelado de Santa Jacinta.

El deseo de sufrir de Jacinta Marto se hizo más evidente durante la larga y grave enfermedad que la quejó desde octubre del año 1918 junto a su hermano Francisco.

Los pequeños Santos Jacinta y Francisco Marto se contagiaron de un brote broncopulmonar, a la que llamaron "la gripe española", su salud empeoró poco a poco, por lo que tuvo que soportar la idea de tener que ser operada. Para Santa Jacinta se vuelve un calvario esta enfermedad, ya que le sobreviene una pleuresía purulenta.

Sabiendo que le quedaba poco tiempo, multiplicó sus sacrificios, penitencias y privaciones con el fin de cooperar, en la medida de sus posibilidades, en la obra de la Redención.

Sin embargo, lo que más le costó a Santa Jacinta fue tener que dejar a la familia con el fin de ser tratada en el hospital Reina Estefanía, en Lisboa. Pasó por su mente la idea morir sola, lejos de sus familiares queridos, y acerca de eso dijo:

"¡Oh Jesús mío, ahora usted puede convertir a muchos pecadores, ya que este sacrificio es demasiado grande!".

Muerte de Jacinta y Francisco Marto.

Cuando una epidemia de gripe se extendió por Portugal dos años después, San Francisco Marto se enfermó y murió en el año 1919.

1 año más tarde, el 20 de febrero de 1920, Santa Jacinta Marto también enfermo gravemente y pidió que le impartieron los Sacramentos... Recibió el Sacramento de la Confesión. Esa misma noche, lejos de sus padres, finalmente llegó a la meta de sus deseos, la vida eterna, la Virgen vino a llevársela al Paraíso como lo había prometido.

Jacinta Marto y su hermano Francisco estuvieron enterrados en el cementerio municipal de Fátima, hasta que los trasladaron a la Basílica de Nuestra Señora a principios de la década de 1950.

Los Santos Jacinta y Francisco Marto fueron proclamadas Beatos el 9 de abril de 2000 por el Papa San Juan Pablo II y posteriormente, el 13 de mayo de 2017, fueron canonizados por el Papa Francisco.

Millones de peregrinos visitan el santuario en Fátima todos los años para rezar el Santo Rosario. Santos Jacinta y Francisco Marto ruegue por nosotros.

Sobre Jacinta y Francisco Marto y Fátima.

Santos de la semana

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net
Biografía de Santos - Celebraciones y Fiestas de la Iglesia
Venezolano, esposo y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.
Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para otro tipo de copias: Términos legales - Pildorasdefe.net
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración
Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD