Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario, además de mejorar la velocidad y la seguridad del sitio durante su visita. Estas cookies se utilizan para adaptar el contenido de la web a las preferencias del Usuario del Servicio y optimizar el uso del sitio, las cuales permiten que el dispositivo reconozca al usuario y muestre adecuadamente el servicio ofrecido, adaptada a sus necesidades individuales. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Configuración" o en nuestra Política de Cookies en este sitio web. Te invitamos a leer nuestra política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
WHATSAPP
TELEGRAM
Categoría: Celebración del día
Boletín diario del Evangelio de hoy por email
fiesta de la virgen maria madre de la iglesia memoria liturgica

El título de María, Madre de la Iglesia fue otorgado a la Santísima Virgen María por el Beato Papa Pablo VI durante el Concilio Vaticano II. Memoria litúrgica

María, Madre de la Iglesia. Memoria litúrgica.

María, Madre de la Iglesia, es la nueva Fiesta insertada en el Calendario Universal para el rito latino a principios de este año por el Papa Francisco, en un decreto realizado el 11 de febrero de 2018, en el 160 aniversario de la aparición de María en Lourdes y cuya fecha se estableció para el lunes siguiente a Pentecostés. A través de la memoria litúrgica de María, Madre de la Iglesia, los cristianos honramos a María como esa Madre que cuida a todos los que se confían a Jesús.

Fiesta: Lunes siguiente a Pentecostés.

El título de "Madre de la Iglesia" fue otorgado a la Santísima Virgen María por el Beato Papa Pablo VI durante el Concilio Vaticano II. La comprensión de la maternidad de María se ha desarrollado en las décadas posteriores al Concilio Vaticano II, especialmente porque la Iglesia ha reflexionado sobre las enseñanzas del Concilio acerca de María en el capítulo 8 de la Constitución Dogmática sobre la Iglesia (Lumen Gentium).

Sentido maternal de María.

La Madre de Dios debe ser más honrada e invocada por todo el pueblo cristiano bajo este tierno título de María Madre de la Iglesia.

El Papa Francisco desea promover esta devoción para fomentar el crecimiento del sentido materno de la Iglesia en los pastores, religiosos y fieles, así como un crecimiento de la genuina piedad mariana. Parte de lo que se lee en el decreto:

"Esta celebración nos ayudará a recordar que el crecimiento en la vida cristiana debe estar anclado al Misterio de la Cruz, a la oblación de Cristo en el banquete eucarístico y a la Madre del Redentor y Madre de los redimidos, la Virgen que la hace ofreciendo a Dios. Por lo tanto, el Memorial debe aparecer en todos los calendarios y libros litúrgicos para la celebración de la Misa y de la Liturgia de las Horas. Los textos litúrgicos relativos se adjuntan a este decreto y sus traducciones, preparadas y aprobadas por las Conferencias Episcopales, se publicarán después de la confirmación de este Dicasterio. Donde la celebración de la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia, ya se celebra en un día con un rango litúrgico más elevado, aprobado según la norma de la ley particular, en el futuro puede continuar celebrándose de la misma manera".

El decreto refleja la historia de la teología mariana en la tradición litúrgica de la Iglesia y los escritos de los Padres de la Iglesia. En el mismo, dice que San Agustín de Hipona y el Papa San León el Grande (San León Magno) reflexionaron sobre la importancia de la Virgen María en el misterio de Cristo.

"De hecho, el primero (San Agustín) dice que María es la madre de los miembros de Cristo, porque con la caridad ella cooperó en el renacimiento de los fieles en la Iglesia, mientras que el segundo [San León el Grande] dice que el nacimiento de la Cabeza es también el nacimiento del cuerpo, lo que indica que María es a la vez Madre de Cristo, el Hijo de Dios y madre de los miembros de su Cuerpo Místico, que es la Iglesia".

María, Madre de la Iglesia.

La Virgen María entendió mejor que nadie los beneficios de estar unida a los misterios de Cristo. María desea que todos los humanos reciban lo que ella recibió, entonces ella trabaja a través de la Iglesia para darnos a su Hijo.

La Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo, y María es la madre de los miembros de este Cuerpo. En cierto sentido, la Iglesia también puede llamarse madre porque proporciona los sacramentos para sus miembros.

Pero los sacramentos son provistos por los mismos miembros de este Cuerpo: Los sacerdotes engendran la Eucaristía. Los cónyuges engendran los matrimonios. Los obispos engendran sacerdotes. Tomándolo de esta manera, si la Iglesia tiene las características de una madre, en la medida en que da a luz a nuevos cristianos, esta característica se deriva de la maternidad de María.

Desde esta perspectiva, el título "Madre de la Iglesia" se otorga acertadamente a María.

La base bíblica de este título de María, la Madre de la Iglesia, está vinculada a la comprensión patrística de María como la Nueva Eva. Cuando María reunió a la Iglesia primitiva en oración, se manifestó su cuidado materno por la Iglesia. Se puede decir que es un cumplimiento del protoevangelio en el libro de Génesis.

"Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la de ella; él golpeará tu cabeza, y tú le herirás en el talón". (Génesis 3,15)

María se convirtió en la madre de todos los vivos al pie de la cruz de Jesús, su Hijo, cuando Jesús conquistó el pecado y la muerte por su muerte y Resurrección.

Como María, todos los cristianos estamos llamados a estar totalmente configurados con Cristo. Jesús dijo de su madre un elogio muy importante y quedó grabado en las Escrituras: "Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica". (Lucas 8,21)

María es la que nos instruyó: "Hagan lo que Él les diga" (Juan 2,5)

Así como María concibió a Jesús por el poder del Espíritu Santo en la encarnación, así también en Pentecostés, el mismo Espíritu Santo trajo a la Iglesia a la existencia con María presente.

Oración a María, Madre de la Iglesia.

La siguiente es una oración a María, Madre de la Iglesia, realiza por el Papa Francisco en la fiesta de su memoria litúrgica.

¡Madre, ayuda nuestra fe! Abre nuestro oído a la Palabra, para que reconozcamos la voz de Dios y su llamada. Aviva en nosotros el deseo de seguir sus pasos, saliendo de nuestra tierra y confiando en su promesa. Ayúdanos a dejarnos tocar por su amor, para que podamos tocarlo en la fe. Ayúdanos a fiarnos plenamente de él, a creer en su amor, sobre todo en los momentos de tribulación y de cruz, cuando nuestra fe es llamada a crecer y a madurar. Siembra en nuestra fe la alegría del Resucitado. Recuérdanos que quien cree no está nunca solo. Enséñanos a mirar con los ojos de Jesús, para que él sea luz en nuestro camino. Y que esta luz de la fe crezca continuamente en nosotros, hasta que llegue el día sin ocaso, que es el mismo Cristo, tu Hijo, nuestro Señor. (Papa Francisco, conclusión de la exhortación Lumen Fidei, 2013)

Oraciones a María, Madre de la Iglesia.

Puedes también honrar a nuestra Madre del Cielo, Madre de la Iglesia y de toda la humanidad, con estas oraciones especiales.

1. Oración a María, Madre de la Iglesia, por protección.

Oh Dios, Padre de las misericordias, cuyo Hijo Único, mientras colgaba de la cruz, eligió a la Santísima Virgen María, su Madre, para ser nuestra madre también, concédenos, te lo rogamos, para que, con su amorosa ayuda, Tu Iglesia puede ser más fructífera día a día y, exultando en la santidad de sus hijos, para que podamos atraer a ella a todas las familias de los pueblos.

Todo esto te lo pedimos, a través de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un Dios, por siempre y para siempre. Amén (Conferencia de Obispos de los Estados Unidos)

2. Oración a María, Madre de la Iglesia, sé nuestro auxilio.

Oh, Virgen María, la razón primordial por la que eres la Madre de la Iglesia, es que eres la Madre de Dios y la asociada de Cristo en su obra salvadora. Otra razón es que brillas como el modelo de las virtudes para toda la comunidad de los elegidos. Tú ejemplificaste con las virtudes de tu propia vida, las bienaventuranzas predicadas por tu Divino Hijo. Por lo tanto, eres el modelo perfecto para la imitación de Cristo por parte de todos los seres humanos. Alcanza para nosotros las gracias que necesitamos para seguir tu ejemplo. Enséñanos a practicar las bienaventuranzas en nuestra vida, para alegrarnos de ser conocidos como tus hijos, miembros de la Iglesia de Dios. Ayúdanos a trabajar por la unidad de la Iglesia que tu Hijo deseaba en la tierra y por el que ahora rezas en el cielo. Guía a toda la raza humana a reconocer a Cristo Jesús, el único y verdadero Salvador. Aleja de nosotros todas las calamidades provocadas por el pecado, y tráenos esa paz que consiste en la verdad, la justicia, la libertad y el amor. Amén. Virgen María, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros. Amén

Que nuestra Santa Virgen María, siempre nos acompañe en nuestro proceso de conversión, en este camino de lucha espiritual por la salvación de nuestra alma. María, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros los fieles que te amamos y amamos a Dios.

Más sobre la Virgen María.

Conoce más sobre la Virgen María, Madre de la Iglesia, a través de las siguientes publicaciones con las cuales puedes apoyarte en su ternura de Madre.

Santos de la semana

Adaptación y contenido agregado: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de extraída de: Vatican News

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, Venezolano, esposo y padre de familia, servidor, ingeniero y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Contenido publicado en Píldoras de fe - Para compartir de forma correcta este contenido use los botones de compartir en redes sociales disponibles para ello. Lea nuestro aviso para cualquier otra información: Términos legales - Pildorasdefe.net
Canal Oficial de Pildorasdefe en Telegram
Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Pon tus intenciones de oración

Tus peticiones importan, te invitamos a dejar tus intenciones de oración. Estaremos orando por todas tus necesidades. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD