Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Testimonios

Desde joven sufrió por el dolor de la pérdida de un ser querido, hasta que se encontró con su Ángel de la guarda y salvó su matrimonio

El Ángel de la Guarda que salvó mi matrimonio.

Los ángeles son seres espirituales que han estado presentes en la historia de la salvación desde el inicio de los tiempos. Así lo narra la Biblia cuando ya en el Génesis nos habla del ángel caído, antes conocido como Luz Bella y luego (por su rebeldía a Dios) como Satanás.

También nos refiere la Sagrada Escritura la existencia de ángeles fieles a Dios, y colaboradores a la salvación de los hombres. Entre ellos, los ángeles de la guarda, quienes tienen una particular misión.

Llamados también ángeles custodios, resguardan y guían la vida de los hijos de Dios. Así se testimonia por ejemplo en el relato de los Hechos de los Apóstoles (12, 1-11), cuando san Pedro, apóstol, fue salvado de la muerte gracias a la intervención directa de un ángel guardián.

El ángel guardián de James.

La certeza de su existencia y acción bien la conoce James DiBello, quien narra en estas líneas aquella experiencia. Este descendiente de italianos nos lo cuenta desde Indiana, Estados Unidos, refiriendo a su libro testimonial "The angel who saved my marriage".

James inicia destacando que creció en una familia "intensamente" católica, donde vivían la fe en que estos seres espirituales lo custodiaban siempre. De hecho, su abuela siempre les inculcó poner un "lugar extra en la mesa para nuestro ángel de la guarda en los días de fiesta… ella decía que era una forma de dar las gracias al ángel y acudir a él todos los años".

En otra ocasión, estando en la escuela, las monjas nos hablaban de ellos y en la misa, cedíamos el paso a nuestro ángel de la guarda antes de ocupar un lugar en la banca. Una de las primeras oraciones que aprendí, decía:

"Ángel del Señor, mi amado guardián, a cuyo cuidado me confía el amor de Dios, no te apartes de mí en este día para dirigirme y cuidarme, para iluminarme y guiarme. Amén".

Muerte no aceptada y crisis espiritual.

Pero esta cálida relación espiritual cambió a sus catorce años, en plena adolescencia, cuando sufrió con la fatal enfermedad de Frank, su hermano menor, de forma insoportable.

James veía que Frank desde los 8 años se cansaba con facilidad cada vez que jugaban y la piel se le estaba llenando de moretones de la nada.

"Para alegrarlo, le enseñé a andar en mi bicicleta. Sin embargo, al poco tiempo ya no tenía fuerzas para pedalear, y pasaba más tiempo en el hospital. No lo sabía entonces, pero padecía de leucemia".

Recuerda James que el momento más amargo lo vivió con sus padres, quienes un día llegaron llorando del hospital con la triste noticia de la muerte de Frank.

"En el responso, el sacerdote que les acompañaba nos dijo que «el ángel de Frank se lo había llevado al cielo. Me sentí tan desolado, que lloré hasta que ya no me quedaron lágrimas»…"

"Tan pronto como se me secaron los ojos, una enorme furia empezó a crecer dentro de mí, como si fuera una pieza de metal que de tanto calentarla se funde.

¿Por qué no me dijeron mis padres que Frank iba a morir?, ¿cómo pudo permitir esto el ángel? Odié al ángel de Frank. ¡Qué cosa tan estúpida eso de creer en los ángeles!, concluí".

Tanto fue el enojo, dice, que se peleó con medio mundo y perdió a un amigo con quien se tranzó a golpes. Por más que lo intentaban calmar, la voluntad de James mantenía una "ira incontrolable" a flor de piel, y añade…

"Cuando mi abuela me hablaba de los ángeles, yo le daba la espalda. Al otoño siguiente, en el día de mi cumpleaños, no puse el cubierto adicional en la mesa".

Lo que el éxito del mundo esconde.

El deporte fue un buen canal para desahogarse, dando rienda suelta a la agresividad en el futbol americano y la lucha libre, llegando a ser incluso un destacado deportista. De sus reales motivaciones sólo él sabía.

Siendo un perfeccionista ascendió en el trabajo y luego conoció a Marie, quien se transformó posteriormente en su esposa. Pero la alegría de formar familia y centrar las energías en ello, se opacaría por la rabia que acarreaba desde la adolescencia.

"Cuando terminé la universidad, mi rabia seguía intacta. Trabajaba para una compañía de importaciones-exportaciones y literalmente vivía en mi oficina días enteros. Como era de esperarse, al llegar a casa estaba demasiado cansado como para prestarle atención a Marie y a nuestros tres hijos".

Si bien los éxitos profesionales les permitían un buen pasar económico, la crisis explotó trayendo el conocido fantasma de la pérdida familiar.

"Era un fin de semana de Pascua, ya avanzada la noche, cuando Marie entró en el cuarto de trabajo que tenía en casa y me dijo: "James, voy a dejarte. Creo que voy a divorciarme. Nuestro matrimonio es un desastre y ya estoy cansada de que mi marido me excluya completamente de su vida. Ya me llevé a los niños a casa de mi madre y ahora voy a reunirme con ellos".

La partida de Marie lo dejó atónito, sin poder pronunciar palabras. Se hundió en la desolación y a la impotencia; sentimientos que ya recordaba. Casi entraba en la depresión. "Era como si Frank se volviera a morir y de nuevo me enterara cuando era demasiado tarde".

La voz del Ángel de la Guarda.

Reaccionó con lo que conocía: rabia, la que luego se tradujo en voladuras de objetos que tenía al paso, como un huracán.

"En el último gabinete había una pila de platos que yo había usado de niño. Al verlos, se me vinieron a la mente mil recuerdos de mi hermano y me entraron ganas de llorar. Los puse sobre la mesa de la cocina y los lancé, uno por uno, contra el lavaplatos.

Pero cuando llegué al último plato, no pude levantarlo. Estaba pegado a la mesa. Lo intenté con ambas manos, pero ni así lo pude despegar. Ahí me quedé, jadeante y sudoroso; las manos me sangraban porque había roto un vaso con ellas. De pronto quedé paralizado cuando oí el eco de una voz cerca de mí:

"James, haz un sitio en la mesa para mí".

Aunque era una voz de mujer, amable y compasiva, no pudo evitar sentir escalofríos.

"Me senté y lloré hasta que me dolió la cabeza y se me acabaron las lágrimas. Cuando al fin me puse de pie para lavarme la cara, parecía que había pasado un huracán en la cocina. Y al mirar aquel único plato restante, volví a escuchar la voz, aquella voz tan hermosa, como la de una soprano que cantara por lo bajo... "¿Quién eres?", pregunté con gran asombro...

"Tú me conoces, James, pon un sitio para mí en tu mesa".

Aunque estaba muy agotado, la voz insistió lo suficiente para que James comprendiera de quién se trataba.

"Cuando terminé, hablé sin parar al ángel de mi vida por horas. No puedo pretender que lo vi en la mesa, pero sentí aquella presencia y me decía que mi ira se había ido. En ese momento, por fin pude cambiar mi vida".

Mientras recuperaba la conciencia, intentó levantar por última vez el plato y lo hizo sin dificultad.

"Lo coloqué en el extremo de la mesa donde yo acostumbraba sentarme. Alrededor de él puse cuchillo, tenedor y cuchara, una servilleta y una taza de aluminio que había sobrevivido a mi arrebato. Por último, acerqué una silla. Me senté y me quedé un largo rato mirando el cubierto que había puesto, y me invadió la más increíble sensación de paz.

Entonces, incliné la cabeza y repetí la oración que había aprendido junto con mi hermano: "Ángel del Señor, mi amado guardián…".

Avisos desde el cielo que salvan.

Estaba sólo en la casa cuando sorpresivamente escuchó que la cerradura de la puerta se movía. Era Marie, quien, también alertada por "una voz", según le contó, acudió para ayudar a su esposo. Ella me dijo llorando:

"No podía dormir, era como si estuviera escuchando una voz que me decía una y otra vez: James te necesita, Marie. Así que vine".

Con emoción, James relata que ella le hizo curaciones. Luego ordenó y limpió el caos, pero sin decir alguna palabra, "hice el intento de ofrecerle disculpas, pero ella meneó la cabeza".

Solamente le dirigió la palabra a James cuando quiso salir de una duda. "Me preguntó por qué había roto todo lo de la cocina y luego había tomado la molestia de poner un cubierto en la mesa". Cuando terminé de contarle, se quedó pensativa… y me dijo "en efecto, te ves diferente. Ya no parece haber tensión en ti".

Asombrado, James le pidió que ese cubierto continuara siempre en la mesa de su comedor.

"Si mi ángel no hubiera venido anoche, no sé qué hubiera hecho. Quiero seguir recordando algo que supe de niño, pero que había olvidado".

Aunque aquellos extraños sucesos ocurrieron una noche hace más de 40 años, James y Marie reconstruyeron su matrimonio.

"Nuestros hijos tienen sus propias familias, así que ahora disfrutamos de nuestros nietos en la tierra y de uno que nos espera en el Cielo. Dejé mi empleo para poner un negocio propio y todas las noches pongo un cubierto en la mesa, con el viejo plato y la taza de aluminio abollada, los cubiertos y las servilletas.

Representan un compromiso con Dios y una forma de decirle a mi Ángel de la Guarda que siempre será bien recibido en mi mesa".

Los Ángeles de la guarda.

Según la tradición cristiana, cada una de las personas tiene un ángel guardián, que nos acompañan desde el momento en que nacemos hasta el momento de nuestra muerte, y permanece a nuestro lado en cada momento de nuestra vida.

En el Antiguo Testamento, podemos leer que Dios está rodeado por una verdadera corte de figuras celestiales que lo adoran y realizan acciones en su nombre. Incluso en estos libros antiguos, hay frecuentes referencias a los ángeles enviados por Dios como protectores de las personas y los individuos, así como mensajeros.

En los Evangelios, Jesús nos invita a respetar incluso a los más pequeños y humildes, en referencia a sus ángeles, que los vigilan desde el cielo y contemplan el rostro de Dios en todo momento.

El Ángel de la Guarda, por lo tanto, está vinculado a cualquiera que viva dentro de la gracia de Dios. Los Padres de la Iglesia, como Tertuliano, San Agustín, San Ambrosio, San Juan Crisóstomo, San Jerónimo y San Gregorio de Nisa, sostenían que existía un ángel de la guarda para cada persona, y aunque no existía todavía una formulación dogmática sobre esta figura, ya durante el Concilio de Trento (1545 - 1563) se afirmaba que cada ser humano tenía su propio ángel.

Recursos sobre el Ángel de la Guarda.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Portaluz.org

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD