Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Caminando en la fe

Algunos Santos eran propensos a la ansiedad, pero fueron capaces de superar sus miedos. Te dan consejos para combatir y superar la ansiedad

Consejos de los Santos para superar la ansiedad.

Combatir y superar la ansiedad en estos tiempos que vivimos con muchas ocupaciones y angustias, es un proceso que todos llevamos. Los Santos fueron como nosotros, ellos tuvieron que superar la ansiedad y también superar sus miedos. Ninguno de nosotros escapa de esta realidad, pero con la ayuda de Dios podemos superar y vencer la ansiedad que intenta gobernarnos. Sigue estos consejos de los santos para enfrentar la ansiedad y no dejarte gobernar por preocupaciones

"No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús". (Filipenses 4, 6-7)

Los Santos y la ansiedad.

Algunos santos fueron muy propensos a la ansiedad y preocupaciones como lo somos cualquiera de nosotros. Pero, al poner su confianza en la presencia y el cuidado del Señor, fueron capaces de superar sus miedos.

Algunos de estos temores eran relativamente menores, como los que enfrentó la Beata Elena de Udine, que, durante un período de angustia, se aterrorizaba incluso por los ruidos fuertes.

Otros eran serios temores, como los enfrentados por San Agustín de Canterbury, quien fue abad de un monasterio en Roma. En el año 596, fue elegido por el Papa San Gregorio Magno para dirigir un grupo de cuarenta monjes en un viaje misionero a Inglaterra. (Había algunas comunidades cristianas dispersas allí, pero sus habitantes en general eran paganos e incivilizados)

San Agustín y sus compañeros partieron, pero al llegar a Francia, ellos estaban asustados por las historias de las peligrosas aguas del Canal Inglés y el temperamento feroz de las tribus anglosajonas.

Dejando a sus compañeros allí, San Agustín se apresuró a volver a hablar con el Papa Gregorio, quien animó al preocupado misionero y lo envió de vuelta a su camino, después de decirle: "El que quiera subir una altura elevada debe ir por pasos, no por saltos".

San Agustín regresó donde estaban los otros misioneros; cruzaron en Inglaterra y experimentaron un gran éxito en la difusión del Evangelio.

Se dice que la frase "No teman" aparece en la Escritura 366 veces - una para cada día del año (incluso para los años bisiestos). Ciertamente necesitamos un recordatorio continuo que nos dé aliento para el camino; la vida puede ser difícil y menudo llena de ansiedades, grandes y pequeñas.

La ansiedad en la Biblia.

Jesús le dijo a Santa Marta, a diferencia de su hermana María, que estaba "ansiosa y preocupada por muchas cosas" (Lucas 10,41).

Marta aceptó esta corrección en su corazón y aprendió a confiar en el Señor, tanto es así que más tarde, incluso mientras lamentaba la muerte de su hermano Lázaro, fue capaz de reconocer a Jesús como la resurrección y la vida (Juan 11,24-27)

La hermana de Marta, Santa María Magdalena, de igual manera reconoció el poder de Cristo en esta ocasión; ella era uno de los pocos seguidores de Cristo que, el Viernes Santo, se atrevieron a proclamar su lealtad a él públicamente manteniéndose a los pies de la cruz (Juan 19,25), y por su coraje y devoción fue recompensada al ser el primer testigo de la resurrección (Juan 20,11-18)

Todos los cristianos estamos llamados a ser una fuente de fuerza y ​​valor para otros. Una santa que entendió bien esto fue Santa Catalina de Siena, que - siglos antes que las mujeres fueron reconocidas como iguales a los hombres - utilizó su enorme influencia para guiar los asuntos de Papas y Reyes.

El papado había encontrado hostilidad y desagrado en Roma y se había refugiado en la ciudad francesa de Aviñón. Este arreglo "temporal" se extendió, en detrimento de la Iglesia. Santa Catalina finalmente convenció al tímido Papa Gregorio XI a dejar Aviñón y regresar a Roma.

Consejos de Santos para superar la ansiedad.

Otra mujer de fortaleza y coraje fue a principios del siglo III mártir Santa Perpetua, una joven mujer noble (y, presumiblemente viuda) que había dado a luz a un hijo pequeño. Después de ser arrestada como cristiana con algunos compañeros, ella llevaba un diario en la cárcel. Ella escribió:

"¡Que día tan horrible! ¡Calor terrible, debido a las multitudes y trato áspero por los soldados! Para coronar esto, me atormentaba la ansiedad por mi bebé… Sufrí esta ansiedad durante muchos días, pero obtuve permiso para que mi bebé permanezca en la cárcel conmigo, y me sentí libre de mi angustia y ansiedad por él, a la vez recuperé mi salud y mi prisión se convirtió en un palacio para mí. Preferiría haber estado allí que en cualquier otro lugar".

Santa Perpetua, su compañera Santa Felicita y otros varios cristianos fueron mutilados por animales salvajes y luego condenados a muerte por la espada; según la leyenda, el verdugo estaba tan sacudido por valiente actitud de Perpetua que ella misma tuvo que guiar su espada a su cuello.

En comparación con lo que sufrieron los mártires, las cosas que nos preocupan pueden parecer insignificantes, pero Dios nos ofrece los mismos dones de valor y fuerza que sostuvieron a los mártires en sus pruebas. Hay un refrán que dice:

"El valor es el mismo temor que ha dicho sus oraciones".

De hecho, la oración es la clave para superar la ansiedad, ya que nos asegura la presencia de Dios y nos recuerda nuestra necesidad de confiar en su fuerza y no en la nuestra. Como decía San Juan María Vianney, "Dios manda a orar, pero Él nos prohíbe preocuparnos".

Esta actitud de confianza se aplica incluso a nuestros encuentros con el mal.

Santa Teresa de Ávila señala que cada vez que los malos espíritus fallan en aterrorizarnos o disuadirnos de hacer el bien, pierden fuerza, y el alma los domina más fácilmente. Si el Señor es poderoso y ellos son esclavos, ¿qué daño pueden hacerle a los que son siervos de tan gran Rey y Señor?"

Nada nos puede pasar sin el conocimiento y el permiso de Dios nuestro Padre, y Él es capaz de organizar todas las cosas para nuestro bien. Nosotros, por nuestra parte, sin embargo debemos evitar la especulación inútil; como nos dice San Francisco de Sales:

"Es más que suficiente recibir los males que vienen sobre nosotros de vez en cuando, sin anticiparlos con la imaginación."

Según San Jerónimo, enfrentar nuestros miedos y hacer nuestro deber a pesar de ellos, es una forma importante de tomar nuestra cruz; por lo tanto, podemos asegurarnos a nosotros mismos que en nuestros esfuerzos por ser valientes, en realidad estamos sirviendo a Cristo.

Santo Tomás Moro entendió muy bien esto, ya que desde su celda escribió a su hija:

"Yo no voy a desconfiar de Él, Meg, aunque me sienta debilitado y al borde de ser superado por el miedo. Recordaré cómo San Pedro en una ráfaga de viento comenzó a hundirse a causa de su falta de fe, y voy a hacer lo que él hizo: un llamado a Cristo y orarle a Él en busca de ayuda. Y luego, yo confiaré en que Él pondrá su santa mano en mí y que en los mares tempestuosos me sostendrá de ahogarme".

Como se dio cuenta este santo, debemos mantener nuestro enfoque en Cristo, no en nosotros mismos; una vez nos volvemos a Jesús con confianza, estamos dispuestos a seguir el consejo de San Francisco de Sales:

"Si usted sinceramente desea ser liberado de algún mal, o alcanzar a algún bien, por encima de todas las cosas, calma y tranquiliza tu mente, y calma tu juicio y voluntad; luego, silenciosa y gradualmente persigue tu objetivo, adoptando los medios adecuados "

Jesús nos ofrece su paz (Juan 14,27); si la aceptamos y usamos su gracia, nada nos podrá derrotar.

Frases de Santos para combatir y superar la ansiedad.

"Nada te turbe, nada te espante todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta sólo Dios basta" (Santa Teresa de Ávila)

"Deja de escuchar a tus miedos. Dios es tu guía y tu Padre, Maestro y Esposo. Abandónate a ti mismo en el seno divino de su buena y santa voluntad. Sigue con tus ejercicios espirituales y sé fiel en la oración". (San Pablo de la Cruz)

"La ansiedad es el mayor mal que puede venir al alma – excepto el pecado… Cuando nuestro corazón está preocupado y perturbado en sí mismo, pierde la fuerza necesaria para mantener las virtudes que había adquirido. Al mismo tiempo, pierde los medios para resistir las tentaciones del enemigo, que luego utiliza sus máximos esfuerzos para, como se suele decir, pescar en río revuelto" (San Francisco de Sales)

Consejo de un Santo sobre la ansiedad.

San Pablo de la Cruz nos da un gran consejo que puede ayudarnos a combatir y derrotar la ansiedad:

"Cuando notas que tu corazón se está alejando incluso un poco de la paz interior que proviene de experimentar con fe viva la presencia divina en el alma, detente y examina cuál puede ser la causa de esta ansiedad. Tal vez es un poco de preocupación en relación con tu casa o tus hijos, o alguna situación que no se puede cambiar en la actualidad. Entiérralo en la voluntad amorosa de Dios. Recuerda siempre que nada puede ocurrir sin el conocimiento y permiso del Señor, y como Padre amoroso, Él nunca te abandonará ni te olvidará"

A veces la ansiedad no es meramente un problema espiritual, sino que es causado por un trastorno mental. Si sufres de un caso severo de ansiedad o ataques de pánico, consulta a tu médico, quien puede sugerirte algún  tratamiento apropiado para ti.

Lecturas bíblicas recomendadas en momentos de ansiedad

  • Mateo 6, 25-34
  • 1 Corintios 7,32

Oración para superar la ansiedad.

Dios todopoderoso, que conoces nuestras necesidades antes de que las pidamos, y nuestra ignorancia para pedir, libra a tus siervos de todo pensamiento de ansiedad por el mañana. Concédenos experimentar la alegría por todos tus buenos dones y confirma nuestra fe, para que mientras buscamos Tu Reino, no suframos por la falta de ningún bien. Danos fuerza para superar la ansiedad y cualquier otro terrible mal o carga que que nos esté impidiendo crecer en tu amor y sentirnos protegidos por Ti. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Recursos sobre la ansiedad, estrés.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Catholic Exchange

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD