Utilizamos Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Lee la política de privacidad
FACEBOOK
TWITTER
TELEGRAM
Categoría: Papa Francisco

Papa Francisco: La posibilidad de que el enfermo pueda abrir su corazón a los demás sobre su condición y necesidades, ayuda a la curación

Papa Francisco: El amor abre la puerta a la curación del enfermo.

El Papa Francisco reiteró la dimensión humana del cuidado de los enfermos, diciendo que cada paciente es una persona que se define por mucho más que sus datos clínicos. "La cercanía del amor lo que abre la puerta a la esperanza y también a la curación del enfermo", expresó el Papa, diciendo además que "cuando una persona enferma siente que está siendo tratada como una persona única, el resultado es una mayor confianza en el equipo médico y una mayor esperanza de un resultado positivo". Esto fue parte del mensaje expresado por el Santo Padre a los participantes en la reunión mundial anual de la Sociedad Internacional de Cáncer Ginecológico (IGCS).

Dirigiéndose a todos los participantes del evento, el Papa Francisco subrayó la importancia de forjar vínculos de solidaridad y apoyo entre los pacientes que sufren patologías graves, sus familiares y el personal médico.

Originalmente planeada para llevarse a cabo en Roma, Italia, la reunión IGCS 2020 se está llevando a cabo digitalmente del 10 al 13 de septiembre, debido a la pandemia Covid-19. La misión de la Sociedad, que cuenta con más de 1.000 miembros que representan a más de 80 países, es mejorar el cuidado de las mujeres con cáncer ginecológico en todo el mundo a través de la educación y la formación y la sensibilización del público.

Fundada en 1985, la Sociedad Internacional de Cáncer Ginecológico promueve la investigación y la educación "para mejorar el cuidado de las mujeres con cáncer ginecológico en todo el mundo", según lo que describe su sitio web.

La cercanía del amor abre puerta a la sanación

El Papa Francisco alentó a los participantes a concentrarse en el cuidado integral de los enfermos, ofreciéndoles confianza, esperanza y amor en todas las etapas de la atención, incluso en los casos en que el tratamiento es esencialmente paliativo.

Además, el Papa Francisco expresó que "es precisamente la cercanía del amor lo que abre la puerta a la esperanza y también a la curación".

Al respecto de esto, el Papa Francisco indicó que, "a menudo se afirma, y con razón, que una buena relación con el personal sanitario es en sí misma parte de la cura.

"La posibilidad de que el enfermo pueda abrir su corazón a los demás sobre su condición y necesidades, y también de llorar con confianza, abre horizontes, ayuda a la curación o al menos trae alivio a los enfermos terminales", afirmó el Papa Francisco, 

El Papa Francisco también lamentó que "la dimensión humana del cuidado de los enfermos se deje con demasiada frecuencia a la amabilidad del médico individual, en lugar de considerarse parte integrante de los servicios que ofrecen los centros de atención de la salud."

Sin limitaciones para construir relación con el enfermo.

Con respecto a  las preocupaciones financieras, el Papa Francisco dijo que "estas no deben anular la necesidad de construir relaciones con los pacientes enfermos. Si bien se necesitan importantes recursos financieros para la investigación, debe lograrse un equilibrio sólido entre diversos factores para que siempre se dé prioridad a las personas, en este caso, a las mujeres que padecen enfermedades graves.

"En este sentido", dijo el Papa Francisco, "se debe elogiar a las diversas organizaciones sin fines de lucro que colocan a los pacientes en el centro, asistiendo a sus necesidades, respondiendo a sus legítimas preguntas y permitiendo a aquellos que, debido a la fragilidad de su condición personal, económica y social, no pueden hacer oír su voz".

"El personal sanitario que las atiende diariamente también debe asegurarse de que puedan realizar su trabajo en condiciones dignas", indicó el Papa.

La muerte es parte de la vida.

Para concluir con su discurso, el Papa Francisco dijo a todos los participantes de la reunión que, las mujeres que cuidan y tratan, nos recuerdan la precariedad de nuestra existencia, nuestra necesidad de unos a otros, la vanidad del egocentrismo y la realidad de la muerte como parte de la vida misma.

"Mientras nos recuerda nuestra necesidad de confiarnos a Dios, la enfermedad también nos recuerda la importancia de la cercanía, y de nuestra necesidad de ser vecinos unos de otros, como enseñó Jesús en la parábola del Buen Samaritano", dijo para concluir el Papa Francisco.

Sobre estar enfermos y la enfermedad.

Redacción: Qriswell Quero, PildorasdeFe.net | Con información de: Vatican News

pildorasdefe qriswell quero firma autorQriswell Quero, venezolano, esposo fiel y padre de familia, ingeniero en electrónica y misionero de la fe. Comprometido con el anuncio del Evangelio. Creyente sólido de que siempre existen nuevos comienzos. Quien a Dios tiene nada lo detiene.

Apoya a Píldoras de Fe Nuestro portal se sostiene de tu generosidad. Ayúdanos a seguir llegando a más personas. Dona ahora
Déjanos tus comentarios
Tus palabras importan, te invitamos a dejar tus comentarios sobre este tema, los leemos contínuamente. (Espera un momento que se cargue el sistema de comentarios)

RECURSOS DE UTILIDAD